x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

08
Feb
2015
Condenan a una empresa de Ajalvir por “mala práctica en la vigilancia de la salud” PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Ajalvir
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Tendrán que indemnizar con casi 77.000 euros a un trabajador que sufre enfermedad pulmonar

La Sección 5ª de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en sentencia de 19 de enero de 2015, condena a una empresa de Ajalvir y a la aseguradora con la que trabaja, al abono de 76.880 euros como indemnización y mantiene la sentencia del Juzgado de lo Social Nº 26 de Madrid, donde se condenó a la empresa a abonar 81.776,4 euros en concepto de daños y perjuicios y a la Sociedad de Prevención a abonar 4.891,4 euros en concepto de indemnización por incapacidad temporal y por "entender la responsabilidad junto a la empresa de esta situación". La sentencia se basa en la mala práctica que durante años hizo que el trabajador J. R. C. perdiera su salud, según explica CCOO en un comunicado

El trabajador prestaba sus servicios en una empresa de estampaciones desde 1998. En 2001, empieza a presentar síntomas de neumonía de repetición. En 2002, es diagnosticado en el Hospital Ramón y Cajal de “fiebre por humo de metales” producida por inhalación tóxica de humos de soldadura, que posteriormente deriva  en neumonitis. Desde 2004, el trabajador es reconocido por el servicio de prevención, que en cada informe que emite hace constar que es “apto con limitaciones”, debido a dicha patología. En 2009, la empresa cambia de propietario y el servicio de prevención de criterio y considera al trabajador “apto sin ningún tipo de limitación”. En marzo de 2010, la empresa ordena al trabajador a volver a su puesto de trabajo de soldador montador.

En diciembre de ese mismo año, después de haberse negado la empresa a cambiar de puesto al trabajador y empeorando éste de forma considerable, la mutua de accidentes de trabajo inicia el proceso de propuesta de invalidez que es reconocida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, como incapacidad permanente para su profesión habitual.

"La arbitrariedad de esta situación es investigada por la Inspección de Trabajo a instancias de CCOO de Madrid y la resolución que dicta el inspector actuante en agosto de 2001 es la base que ha servido para que el sindicato judicializara el proceso que ha culminado con las condenas a la Empresa y a la Sociedad de Prevención. 
La sentencia deja claro que, como consecuencia de la mala praxis del Servicio de Prevención, la empresa lo coloca en su puesto habitual de soldador exponiéndole a humos de soldadura, y esta situación deriva en una enfermedad pulmonar, que no sólo incapacita al trabajador para su profesión habitual sino que también le genera muchas dificultades y restricciones para su vida familiar y personal. Se trata de una sentencia novedosa que evidencia claramente que la responsabilidad de la prevención de riesgos laborales no sólo es del empresario, sino también de los servicios de prevención. CCOO de Madrid estamos empeñados en exigir responsabilidades a todos, a los empresarios para que cumplan con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y a los que, como en este caso, con un “trabajo mal hecho” provocan que los trabajadores enfermen", explica el sindicato.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















A Todo Color








Noticias Relacionadas