x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

05
Abr
2015
Domingo de Resurrección Alcalá 2015: La Virgen de la Salud y su Hijo se encontraron tras más de cuatro horas de procesión PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Sociedad Alcalá
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Javier BelloPalomas y una saeta acompañaron el momento en que las dos imágenes se situaron frente a frente

La Cofradía del Resucitado ya dotó de entidad propia la Procesión del Encuentro complutense el año pasado, y en esta ocasión decidieron hacerlo aún más espectacular: tras casi cuatro horas y media de procesión, y bajo un Sol de justicia, la Virgen de la Salud y el Resucitado se encontraron en una Plaza de los Santos Niños totalmente abarrotada mientras eran lanzadas palomas y una saeta se elevaba a los cielos de Alcalá.

La Cofradía del Cristo Resucitado y la Virgen de la Salud, vestidos de azul y blanco, como corresponde a unos Hermanos pertenecientes a los Cuerpos de Emergencia, cerraban la Semana Santa de la localidad de la misma forma que la comenzaron, por todo lo alto.

La nueva Procesión fue madrugadora. A eso de las ocho de la mañana dejaba, con las dos tallas juntas, la Catedral complutense para comenzar un largo recorrido de más de cuatro horas por las calles del centro. A eso de las doce de la mañana, y tras llegar a la Plaza de Palacio, la Virgen y su Hijo se separaron para emprender el último tramo por separado.

Él, por la calle San Juan, y Ella, por la calle San Felipe Neri. A las doce y media, ambas tallas llegaban ante una Catedral llena de vecinos para celebrar el último acto de la Semana Santa de Alcalá: Las imágenes se encontraron en la Plaza de los Santos Niños, donde la Virgen perdía su velo negro mostrando un espectacular manto blanco mientras sonaban las campanas de la Magistral, eran lanzadas palomas al viento, y una saeta cantada desde un balcón cercano aumentaba la solemnidad del momento.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















Mitula





A Todo Color








Noticias Relacionadas