x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

07
Jun
2021
Comienza el juicio contra el hombre que mató a su pareja y la guardó en el congelador en Alcalá PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Sucesos Alcalá
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El Fiscal pide veinte años de cárcel por los delitos de asesinato, profanación de cadáveres y estafa

Si el caso que conmocionó Alcalá hace más de dos años parecía truculento, las conclusiones provisionales del Fiscal lo convierten en algo espeluznante. Así, según la investigación, el acusado de matar a su novia y cortarla en trozos para meterla en un congelador, se hizo pasar por ella tras el asesinato para romper sus relaciones sociales y hacerla “desaparecer” sin levantar sospechas.

Hoy comienza en la Audiencia Provincial el juicio, con jurado popular, en el que Manuel se enfrenta a una petición de condena de veinte años de cárcel por los delitos de asesinato, profanación de cadáveres y estafa.

Según cuenta el Fiscal, la relación con Daria comenzaba en el verano de 2014 y duró tres años en los que parecía que los veinte años de diferencia entre ambos no eran un obstáculo para su amor. Pero en septiembre de 2017, la joven rusa decidía poner punto y final a la relación, a pesar de lo cual continuaron viviendo juntos en una habitación alquilada de una antigua autoescuela reconvertida en vivienda en la calle Camino de Santiago de Alcalá.

La ruptura complicó mucho la convivencia, hasta llegar a su punto culminante en la madrugada del 6 de octubre. Según cuenta el Fiscal, Daria llegaba a la casa a las cuatro de la madrugada, tras salir del pub en el que trabajaba, y ambos comenzaban una fuerte discusión que terminaba con Manuel mordiéndole en el brazo y propinándole un fuerte puñetazo que hacía que la chica quedase herida de gravedad. Tras comprobar lo ocurrido, Manuel cogía un cuchillo de la cocina y asestaba dos puñaladas por la espalda a la joven, tras lo que cortaba en siete partes el cuerpo y lo escondía en un arcón congelador al que rodeaba de ambientadores.

Al día siguiente de la muerte de la chica, el hombre de 42 años, pedía el cambio de contraseñas de las cuentas de redes sociales de la mujer, además de vincular su cuenta de WhatsApp a otro teléfono. Precisamente desde este nuevo teléfono escribía al propietario de la vivienda para pedirle perdón por el escándalo de la noche anterior (le contaba que el perro había perseguido a un ratón por la casa), e informarle de que abandonaba la casa para marcharse a Madrid, dejando a Manuel a cargo del alquiler. En los días siguientes utilizaba Facebook y WhatsApp para enviar mensajes a los contactos sociales de su ex con el fin de romper sus relaciones y hacerla “desaparecer” de forma definitiva.

Más de un año después, el 31 de diciembre de 2018, la madre adoptiva de Daria denunciaba su desaparición, iniciándose una investigación que terminaría el 8 de febrero con la detención de Manuel. Además de la pena de prisión, el Fiscal pide 240.000 euros de indemnización para los padres de Daria y siete mil para cada una de sus hermanas en concepto de responsabilidad civil.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas