x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

22
Sep
2018
La histórica discoteca Paladium de Coslada, a punto de ser derribada PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Coslada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Junto a ATTICA y Bachatta, fue símbolo de la música en el Corredor en los 90

Tan sólo unas semanas después de que la discoteca ATTICA del Puente de San Fernando fuese derribada, el último icono de la cultura de club que quedaba en la Zona Este está a punto de seguir su camino, y es que, tras nueve años de abandono, los dueños de la discoteca Paladium de Coslada han decidido demolerla.

Y es que, según desvelaba el diario ABC, parece que están dispuestos a recuperar el proyecto presentado al Ayuntamiento de Coslada en 2009 para cambiar el uso comercial y de ocio por residencial, con la intención de construir un bloque de viviendas de seis plantas.

Pero la historia de la discoteca comienza en 1990, cuando se construye un impresionante edificio de corte griego en pleno barrio de Los Ríos. Enseguida la nueva discoteca se convierte en referente para todo Madrid, sobre todos por los espectaculares focos instalados en la puerta que proyectaban un haz de luz hacia el cielo cosladeño.

Dentro, cinco salas diferentes con ambientes distintos: 5 continentes, Sala de Palcos, Sala Principal, Sala Kchondeo y Terminal 5 y un elemento que se convertirá en el distintivo de la discoteca, el megatrón, una ráfaga de humo blanco lanzado sobre los que llenaban la pista de baile.

A finales de los 90 Paladium se convirtió en lugar obligado de visita para los jóvenes de todo Madrid, hasta el punto de poner en marcha la sesión “light” más concurrida de España, Xkandalo, de seis de la tarde a doce de la noche, que conectaba con la sesión nocturna, Splass, hasta las seis de la madrugada.

Si todos los fines de semana acudía gente de Madrid a Coslada, una vez al año la ciudad se convertía en capital del clubbing nacional, con colas kilómetricas que colapsaban el municipio. Se trataba de la Fiesta de la Fresa, que recibía a personas de toda España durante más de doce horas.

Pero mantener semejante entramado no era facil, y, tras la demonización de la “Ruta del Bakalao”, Paladium comenzó su declive. En 2001 la sala superior (que tenía hasta una piscina) se transformaba en un restaurante y la inferior, en un pub, dejando las tres intermedias para el baile. Tras varios cambios de nombre, dos concursantes de Gran Hermano compran el local en 2005, abriendo la llamada Mao Mao Beach en la sala principal e intentando realquilar para fiestas la azotea. Intentando, pues, tras la aprobación del Plan General que pretendía derribar la discoteca, el propio Ayuntamiento de Coslada impidió la reapertura en verano de 2008. La sala principal correría la misma suerte, cerrando sus puertas con una gran fiesta de despedida en diciembre de 2008 que se convirtió en un gran evento mediático al contar con la presencia de muchos concursantes de Gran Hermano.

Tras esta despedida Dennis y David venden la discoteca al Grupo Kapital, que sólo celebra una última fiesta en mayo de 2009 antes de cerrar para siempre la mítica Paladium. Desde entonces, el local ha estado abandonado, siendo objeto de un incendio hace algo menos de un año, y comenzando un lento declive que terminará dentro de unos meses con el derribo de la última representación del clubbing en el Corredor.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































A Todo Color



































Noticias Relacionadas