x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

10
Jul
2011
Rubalcaba, o la increíble capacidad de hacer de la necesidad virtud PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Editorial
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

2011-07-10

Desde ayer por la tarde, Alfredo Pérez Rubalcaba es, oficialmente, el candidato socialista. Una candidatura que no ha sido un camino de rosas: Rubalcaba debería, según los Estatutos de su partido, haberse presentado a unas primarias para alcanzar la condición de candidato, pero una concatenación de hechos “fortuitos” le ha evitado pasar por ese mal trago que podría haberle quitado la corona del liderazgo socialista.

Y es que, recordemos, Rubalcaba era el candidato perdedor, según las encuestas, contra Carmen Chacón, pero la renuncia, más  o menos, de la Ministra le facilitaba la vida. A continuación, se abrió un proceso de presentación de candidatos, en el que, a pesar de las más que evidentes trabas puestas a los rivales, uno de ellos se quedó muy cerca de conseguir los avales necesarios, pero, a pesar de las protestas de muchos afiliados, no se tuvo en cuenta, y Rubalcaba fue proclamado único candidato a ser candidato.

Y es que “Alfredo P”, desde ayer “R”, es un político con suerte. Tiene una curiosa capacidad de conseguir darle la vuelta a la opinión pública con sorprendente facilidad: A pesar de haber estado en el núcleo duro del Gobierno de Felipe, el caso GAL le salpicó poco, y todo apunta a que, a pesar de haber sido el Ministro del Interior del Caso Faisán, también se irá de rositas, al menos hasta que alguien se decida a investigar. Y es que Alfredo es mucho Alfredo.

“R” es capaz de sacarse de la manga un Estado de Alarma para apagar una huelga, de meter en la cárcel a una tonadillera para que no se hable de la crisis, o de desmontar Marbella en pleno juicio por el 11-M. Y todo sin mancharse, porque Alfredo tiene una sorprendente capacidad para hacer de la necesidad virtud.

Esto, que para otros puede ser fortuito, en el caso de Rubalcaba es su principal activo como político. El vídeo de presentación de su candidatura decía que era racional y reflexivo, dos adjetivos que en Alfredo adquieren otro nivel completamente diferente. Rubalcaba es capaz de, cuando Europa le obliga a quitar el canon digital, montar una gran operación contra la SGAE para convertirse en adalid de las causas perdidas, estrategia que, por cierto, continuaba ayer con su discurso de presentación: reforma electoral y gravamen para los banqueros, para los que dicen que “No les representan”. Y es que se busca, de forma bastante descarada, la conexión del nuevo proyecto con el de los indignados, si bien, con ciertos cambios que no dejan de ser importantes.

La reforma electoral que planteaba Rubalcaba ayer, a la alemana, es un sistema mayoritario disfrazado, en el que el PSOE, si sabe dividir bien las circunscripciones, puede garantizarse casi la mitad de los votos. El “resto nacional” sirve para disfrazar el sistema, y favorecer a los aliados tradicionales, es decir Izquierda Unida. ¿Y quién sería el gran perjudicado? Efectivamente, el Partido Popular, que vería como sus feudos históricos pierden fuerza electoral, frente a lugares como Cataluña, Sevilla, o Bilbao.

En cuanto al impuesto sobre los banqueros, no tendría nada que ver con la Tasa TOBIN que piden los del 15-M, sino más bien sería un impuesto sobre el beneficio, que repercutiría directamente sobre el cliente de la entidad, y que, además, favorecería la economía sumergida.

Pero Alfredo lo venderá como que él es un político abierto a las sugerencias y que no tiene nada que ver con el Gobierno anterior, curiosamente ese del que era Vicepresidente. Y es que, el propio vídeo de presentación lo deja bastante claro: la palabra Rubalcaba aparece impresa sobre lo que parece un dossier. ¿Por qué será?

 

Vídeo de Presentación del candidato

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















ChoniEncuesta

A Todo Color








Noticias Relacionadas