x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

16
Ago
2011
Lapsus linguae PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Editorial
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Los psicólogos definen un lapsus linguae como un “error o tropiezo involuntario e inconsciente al hablar”, es decir, una traición del subconsciente que nos hace decir aquello que solamente pensamos, y que, en circunstancias normales jamás diríamos en alto.

 

Hace unos días el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba tenía uno de estos lapsus. El candidato afirmaba que “las próximas elecciones serían las primeras desde 1977 sin rastro de ETA”. La afirmación, tremendamente arriesgada, solamente puede implicar dos posibilidades: o bien Rubalcaba tiene una bola de cristal, tal vez la misma a la que consulta cuales son las medidas económicas que se guarda para cuando sea presidente, o bien, tiene contactos que le confirman que ETA se estará quietecita durante la próxima campaña electoral.

Si la primera opción es peligrosa para la estabilidad del Estado, la segunda es tremendamente inquietante. Para no ser mal pensados, lo más probable es que el señor Rubalcaba tenga información conseguida a través del sistema SITEL, a pesar de haber sido ilegalizado por la Unión Europea hace casi dos años, información que, de ser usada con fines partidistas supondría un nuevo error en la campaña de comunicación del que aspira a ser Presidente del Gobierno.

Un nuevo error que vendría a sumarse a otros muchos cometidos en los últimos días. El político de raza, el que mentía sin pestañear, el que era capaz de vender lo que fuera necesario, ha dejado lugar a una persona sin ganas, con una excesiva prepotencia y que parece no tener la menor intención por luchar, tal vez, porque ya de por perdida la batalla, o tal vez, porque ya la de por ganada, que siendo Rubalcaba nunca se sabe.

Ha demostrado prepotencia al hablar de tener la fórmula que acabe con la crisis, pero negarse a darla a conocer antes de las elecciones; al ningunear al que, a pesar de estar de vacaciones, todavía es el Presidente del Gobierno, y, por tanto, líder del Partido Socialista; y más recientemente, al intentar alejarse de las medidas puestas en marcha por el Gobierno del que hasta hace un mes era el número dos, en lugar de pedir perdón por los más que evidentes errores cometidos, sobre todo, en materia económica.

Y es que el candidato es incapaz de ilusionar ni siquiera a los suyos: Renovación se escribe, para el PSOE, con R de Rubalcaba, lo que da una clara idea del más que evidente declive en el que ha entrado el Partido que una vez fue referente y símbolo ideológico de la gran mayoría de los españoles.

Y no es que el PP esté mucho mejor, pues para ellos Renovación se escribe con la misma R que Rajoy, lo que da una clara idea de por qué los políticos son percibidos como el tercer problema que afecta  a los españoles.

Volviendo a Rubalcaba, y al lapsus linguae que da nombre a este editorial, Rubalcaba afirmaba que esta sería la primera campaña sin ETA, una afirmación que esconde, no uno, sino dos lapsus, a cada cual más inquietante. En primer lugar, no es cierto que esta será la primera campaña en la que ETA no se haga visible: la campaña de 2004, que terminó con la victoria contra pronóstico de Zapatero, no tuvo la participación de ETA en ningún momento de la campaña, o al menos, eso dice la versión oficial, que, o bien olvida el candidato socialista, o bien no quiere recordar, él sabrá el porqué. Pero lo más inquietante es que en su alocución, el socialista afirma que la próxima será una campaña sin ETA, en ningún momento alude a que será una campaña sin atentados… Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Y es que el lapsus linguae suele dar pistas muy concretas de qué planea sobre el subconsciente de aquel que lo comete, aunque, a veces, sea sólo fruto de la casualidad.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















ChoniEncuesta

A Todo Color








Noticias Relacionadas