x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

24
Mar
2016
Gran Hermano VIP 4 (GH VIP 4): Expulsión Carlos Lozano, Fran o Alejandro; comienza la recta final; y se disuelven los mosqueteros PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La cadena decide cortar por lo sano tras los paupérrimos resultados del programa del martes

Se acabó. Después de aguantar un mes largo en el que los únicos que han dado juego han sido los “mosqueteros”, la cadena decidía poner punto y final a la agonía de una edición que no ha funcionado ni en audiencias, ni en repercusión, ni (y es la clave) en recaudación por votos. La “decisión” de la cadena de entregarle el juego a las “lauristas” desde las primeras semanas, además de centrarlo todo en una trama que no dio de si lo esperado, provocaba que la inmensa mayoría de la audiencia se desenganchase de un GH VIP que no pasará a la historia.

El programa intentaba resucitar con la entrada de Fran y el encumbramiento de Carlos, pero, tras el “cepillogate” tampoco parece que vaya a servir de mucho para mantener el interés. Ahora las broncas impostadas de los “mosqueteros” con una Laura Matamoros nadando entre dos aguas, y Dani y Laura Campos haciendo vídeos graciosos son lo único que ocurre, por lo que la cadena decidía dar carpetazo definitivo a la edición algo antes de lo esperado (y desde luego, mucho después de lo que debería).

Y es que las cifras de audiencia del pasado martes son, simplemente, inaceptables: el programa previo (lo que llaman “express” para maquillar los datos alargando las galas hasta la madrugada), se quedaba con un paupérrimo trece por ciento de share, y eso que enfrente no tenía ni al Hormiguero (era un resumen de los mejores momentos), ni a “El Caso” (la serie no comenzó hasta las diez y media).

Si a esto se le suma que, en toda la edición, y especialmente en esta votación, no está habiendo una participación masiva (para que luego digan que no se ser diplomática), tenemos todos los ingredientes que provocaban la decisión tomada en la tarde de ayer: el programa se despide, como mucho, en dos semanas, y esta misma noche comienza la final con la entrega de teléfonos y la apertura de líneas.

Así, y tras la expulsión de Fran o Carlos (no es por asustar a nadie, pero el porcentaje alto puede ser el de Carlos), comenzará la final en la que Laura Matamoros tendrá que enfrentarse a, al menos, tres piedras en su camino a la victoria: salga quien salga, los otros dos “mosqueteros” tendrán un enorme refuerzo de cara a la victoria, en especial un Alejandro, que, si no abandona, podría ser el candidato perfecto; la alianza con Laura Campos puede ser peligrosa para ambas, pues comparten público, y podrían anularse mutuamente, sobre todo tras la edición que está recibiendo la ganadora de GH 12 en los programas; y el apoyo constante de Sálvame puede volverse en contra de “su” ganadora desde el primer día (sorprendente, pues, por si no lo sabéis, el representante de Laura es alguien a quien suelen machacar tarde sí y tarde también en el programa que se emite en horario infantil...).

Eso sí, si Carlos no se va esta noche (el programa va a hacer todo lo posible por salvarle, pero los votos están ahí), la guerra final entre lauristas y carlistas está a punto de comenzar, y veremos quien tiene más tropas...

Pero al margen de lo que vaya a ocurrir a partir de ahora, esta última semana ha vuelto a lo mismo de siempre: Alejandro, Fran y Carlos enfrentados entre sí en unas peleas más guionizadas que las del programa anteriormente citado. Los tres saben cuando hay programa y conexión en directo, y no dudan en usarlo, haciendo que la edición siga avanzando a trompicones y de gala en gala.

Así el pasado domingo, y cuando ellos pensaban que estaban en directo, estallaba una auténtica guerra entre los mosqueteros. Los tres desenfundaron las espadas y comenzaron su batalla dialéctica. El problema está en que a Carlos, una vez más, se le fue de las manos e hizo un comentario muy desafortunado sobre la novia de Fran (por cierto, fue a raíz de este comentario cuando comenzó a subir su porcentaje de votos).

Tras escucharlo, Fran y Alejandro decidieron alejarse de él mientras comenzaban a preparar su venganza: Fran diría que había escuchado gritos del exterior para provocar el abandono de Carlos. Eso sí, su aliado no tardaba en traicionarle (otra vez) y corría al confesionario para anunciar que se sentía muy mal y quería abandonar (no se por qué, Alejandro cada vez me recuerda más a Ismael Beiro...).

Por supuesto, el míster se quedó, aunque el martes, de nuevo en directo, tuvo un gran enfrentamiento con Laura que provocaba el ataque final: los mosqueteros pactaban sacar a la palestra a la hija de Kiko con los dos que sobreviviesen, sabiendo que era su última oportunidad de acabar con ella (pobres ilusos, los tentáculos del Big Brother son muy largos).

Y así llegamos a esta noche, con la expulsión de Fran o Carlos sobre la mesa, y el comienzo de una final en la que, todo apunta, Laura no tendrá tan fácil ganar el programa como esperaba ella (y su representante) desde el comienzo del juego...

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color








Noticias Relacionadas