x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

14
Abr
2016
Masterchef 4: Expulsión Aniuska y su bomba de sangre; Jordi, el ufólogo; y Raquel traiciona a su hermana PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

David se perfila como serio aspirante a la victoria y con distancia sobre los demás

Después del capítulo dedicado al casting, ya hemos entrado en harina, y lo hacíamos anoche con el primer programa con expulsión de Masterchef 4, una expulsión no exenta de polémica de uno de los perfiles más potentes de la edición. Y es que los nervios y el miedo al fracaso se han llevado por delante a una Teniente O´Neall que ha sido una auténtica bomba (de sangre). Pero vamos por partes, que hay mucho que contar (el programa terminó casi a la una, después de dos horas y media de emisión sin publicidad).

La noche comenzaba con sorpresa: por primera vez en las cuatro ediciones que llevamos pudimos ver la casa donde van a convivir los concursantes durante tres meses (espero que sea una pista de que nos van a enseñar algo de convivencia, que es indispensable para entender algunas cosas que luego ocurren en la cocina), y continuaba con una prueba con aire de “deja vú”, nada menos que la de cocinar con los alimentos que había en su nevera antes de entrar en el concurso (“deja vú” porque fue una prueba de Top Chef). Eso sí, aquí hubo un giro de tuerca que la hizo mucho más interesante, como fue el retorno de quince concursantes de anteriores ediciones, lo que nos permitió vivir un “duelo de alcachofas” entre Maribel y Esmeralda; cómo Fabián pasaba el testigo a Juan; o juntas, en una misma cocina, a Maribel, Churra y Encina.

Sin embargo, como los protagonistas eran otros, después de un rato en las cocinas los ex concursantes dejaban a sus compañeros para que terminaran los platos. Y aquí ya comenzó a verse cómo va a evolucionar el juego en las próximas semanas, con un David con serias posibilidades de ganar el juego (siempre y cuando Jordi no esté cerca para ponerle nervioso); y un Salva que se posiciona como el rey de las “guarrindongadas” tras presentar un plato inenarrable.

Esta primera prueba también sirvió para abrir una de las tramas en continuidad que más juego van a dar esta temporada, como es la rivalidad Madrid-Barça entre Rocío y Samanta por el trono definitivo del mundo del catering. Esta vez Rocío no estuvo a la altura presentando una ensalada muy sencilla, y la chef no dudó en saltarle a la yugular. Tampoco estuvo a la altura Pablo, el ingeniero de estructuras, que presentó una lubina cruda.

Así las cosas, el primer capitán de Masterchef 4 fue David, que, tras romper con su novia después de pedirle matrimonio en directo, escuchaba los consejos de Mateo para presentar unos espectaculares chipirones rellenos.

Con David por encima de los demás, los concursantes viajaban hasta Barcelona, en concreto al Monasterio de Montserrat, para dar de comer a representantes de la cultura catalana como Sergio Dalma, Carme Ruscalleda o Macaco. Divididos en dos equipos debían realizar un menú de cuatro platos para ochenta comensales, y aquí ya comenzaron a verse los típicos problemas que nos dejan las pruebas de exteriores: los rojos se pasaron toda la prueba preparando albóndigas; mientras que a los azules se les atragantaron unas alubias con butifarra que terminaron pegándose. Al que también se le atragantó el pasado fue a un Jordi Cruz que, al recibir la visita de su familia, vio como saltaba a la luz uno de sus secretos mejor guardados: cuando era pequeño se dedicaba a buscar OVNIs por las noches.

Al final, estos errores le pasaron factura al equipo azul, convirtiendo a David en ganador tras demostrar que también sabe dirigir un equipo (lo he dicho antes, ojo a este chico, porque tiene todas las cualidades de los ganadores, y las ha demostrado en el primer programa).

De tal forma, siete concursantes debían enfrentarse a la prueba de expulsión, pero el concurso decidió comenzar a explotar otra de las tramas que se van perfilando: la relación entre las dos gemelas de Jerez. Aprovechando que una de ellas había sido capitana, le dieron la posibilidad de salvar a uno de sus compañeros de la expulsión, y Raquel no tuvo la menor duda: después de dudarlo unos minutos, optaba por salvarse a sí misma dejando a su hermana en la prueba de expulsión. Por suerte para ambas, Virginia no lo hizo mal y ambas continúan en el juego.

Pero el comienzo de la prueba, cocinar con maíz como plato principal, también dejaba un nuevo drama que venía fraguándose desde el comienzo del capítulo: Aniuska, al ver como no había ganado ninguna de las dos pruebas anteriores, se planteaba el abandono y volver al atletismo. La Teniente O´Neall sacaba fuerzas de flaqueza anunciando que no se iba a rendir, aunque la decisión de David de que cocinase algo dulce terminó por romperla de nuevo. Sin saber por donde empezar, Aniuska se metía en la cocina para hacer un bizcocho, si bien terminó haciendo una auténtica masacre en la cocina. Su bomba de sangre terminó manchándolo todo además de ser una bomba, pero de azucar.

La otra candidata al abandono (aunque anunciaron que sería en este capítulo, parece que será la semana que viene), es Emilia, que también lloró en cada una de las pruebas. La concursante más mayor del cásting decidía reinventar la prueba haciendo un solomillo en el que el maíz no fuera más que un aderezo. Ésto, que debería haberle costado la expulsión, le dejaba al borde de la salida debido al plato de Aniuska.

El resto de nominados, José Luis, Rocío y Daniel, superaban sin dificultad el trámite dejando la primera expulsión entre Emilia y Aniuska. La atleta, así, dejaba las cocinas, tal y como había predicho su abuela (dando ánimos), y lo hacía con otro cambio importante en la edición: los concursantes ya no pasan por el saloncito para repasar su paso por el programa, sino que dejan el delantal y se marchan, justo como ocurre en el resto del mundo. El motivo es que todos los expulsados pasarán por un programa especial emitido en directo en la web de TVE en el que responderán a las preguntas de la audiencia.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color








Noticias Relacionadas