x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

20
Abr
2016
Pekín Express 6: abandono Nacho y Quintín; el pescado de la discordia; y Quintín da explicaciones en Twitter PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Los desconocidos abandonan por “motivos médicos” salvando a madre e hija in extremis

24 horas después de que resucitase el laurismo (esta vez con una concursante de Top Dance como protagonista indiscutible), tocaba volver a Pekín, y lo hacíamos para vivir una noche cargada de sorpresas, giros de guión y con un final totalmente inesperado. Y es que el protagonista indiscutible de la edición (para bien o para mal, así ha sido) abandonaba el concurso por “motivos médicos” arrastrando con él a su pareja. Anoche decíamos adiós a un Quintín que ha ocupado demasiado foco en estos tres capítulos, y sin el que la edición no va a tener tan fácil mantener el nivel.

El Víctor Sandoval de Sri Lanka comenzaba el capítulo completando el perfil que le ha convertido en objeto de dardos envenenados por parte de los tuiteros. Después de la polémica despedida de una de las casas donde habían pedido alojamiento, Quintín comenzaba el capítulo de anoche haciendo trampas (y negándolo), no sabiendo contar, y, enfrentándose a su compañero después de que los demás los convirtiesen en “ovejas negras”.

Como es de suponer, Nacho comenzó a no entender un papel de Quintín que ha ido in crescendo a lo largo de los tres capítulos, y que saltaba por los aires en una noche para no olvidar. Aunque acabaremos enterándonos (ya hay alguna versión circulando por Twitter), ni el programa ni los dos protagonistas querían dar explicaciones de lo ocurrido, limitándose a un escueto “abandono por motivos médicos” que dejaba volar la imaginación.

Eso sí, a las pocas horas Quintín lo contaba todo a través de su Twitter, y lo hacía para afirmar que los “problemas médicos” fueron, en realidad, la petición del programa de que abandonase el concurso: “Durante el concurso en ningún momento me quejo de la carrera o de mi participación. Me veía fuerte y capaz de llegar muy lejos, pero por equis motivos se me prefiere fuera, deduzco”, afirmaba el concursante (si queréis leer la explicación completa de Quintín, la tenéis debajo de este post).

Y es que Quintín ha dado exactamente lo que el público buscaba (el público, no el programa), y ese es el motivo por el que fue elegido a través de Internet: entró para liarla y convertirse en un personaje icónico del concurso. El problema está en que parece que ni Quintín ni el programa se lo contaron a la víctima propiciatoria, un Nacho arrastrado por el peor handicap de la edición que, tras estallar, se veía obligado a abandonar el concurso.

Pero Quintín no fue el único handicap de la etapa. Sonia e Ylenia, la madre y la hija que llegaron últimas en la etapa anterior, comenzaban ésta con una dificultad añadida: debían transportar durante toda la etapa dos cajas de pescado podrido de ocho kilos de peso. A pesar de todo, el peso no fue el problema, sino el nauseabundo olor que les hizo prácticamente imposible encontrar medio de transporte.

Desesperadas, y después de saber que iban en última posición, decidían abandonar su handicap y llegar a la meta sin él, lo que, en circunstancias normales, les hubiese costado la expulsión inmediata. Pero este capítulo no fue normal, y el abandono de los desconocidos salvaba in extremis a Sonia e Ylenia, que comenzarán la próxima etapa con una penalización muy importante (el próximo capítulo es una gymkhana, así que un nuevo handicap no tendría sentido).

Los terceros protagonistas de la noche fueron Blanca y Pepe, en especial el aristócrata al que los nervios del juego estuvieron a punto de llevarle al límite, protagonizando una fuerte bronca con su compañera de viaje que terminaba con el robo del bolso de Blanca. Eso sí, como los volcanes acaban volviendo a la calma tras la erupción, los aristócratas decidían colarse en una boda a sabiendas de que iban en última posición.

Esta tercera etapa, y penúltima, por Sri Lanka, comenzaba con un juego de inmunidad en el que primos, desconocidos e influencers debían pescar al estilo de los pescadores del lugar. Eso sí, como esto no es Supervivientes, los pescados que debían atrapar flotaban al estilo de los de la feria haciendo que la prueba no se eternizase. Tal vez por eso de los peces flotaban, Quintín cogió uno con la mano intentando colarlo como pescado. Obviamente la Pedroche se dio cuenta de la trampa y le obligó a tirarlo. El desconocido volvía a la carga bajándose del pedestal cuando llevaba cuatro peces, y obviando que debía conseguir cinco. Al final los primos se alzaban con la victoria, y el vaso de la paciencia de Nacho comenzaba a rebosar.

Tras la Asamblea que convertía en “ovejas negras” a Quintín y Nacho comenzaba una segunda parte en la que los primos decidieron complicar el final de la etapa a tres parejas: las pulpeiras, Blanca y Pepe y Quintín y Nacho debían llegar a pie hasta una Biblioteca donde debían encontrar la dirección de la meta, mientras los demás viajaban en bici.

Al final, y tras muchas vicisitudes, eran la ex pareja vasca los que se alzaban con la victoria, mientras que madre e hija llegaban últimas y se salvaban gracias al abandono de Quintín y Nacho. Y de abandono en abandono, esta misma noche otro concursante de reallity abandonará el juego por razones inesperadas. Esta vez será en Masterchef, que promete una noche cargada de emociones.


 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color








Noticias Relacionadas