29
Ago
2011
Los frágiles apoyos de Bartolo Imprimir
Lente de Aumento - Análisis
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El último Pleno mostró un cambio de tendencia en las posiciones de la Oposición Municipal

Bartolomé González no va a tener fácil gobernar esta legislatura. La cercanía de posiciones entre UPyD y PSOE en la localidad complica, y mucho, las decisiones que pueda tomar el alcalde durante los próximos años de gobierno local. Y es que Bartolo consiguió la alcaldía gracias a la abstención de UPyD, una abstención que, al, al menos en apariencia, haber cambiado por la toma de postura junto al PSOE le complica la legislatura.

Y es que, con esta nueva alianza, probablemente temporal, al alcalde popular sólo le quedan dos opciones para conseguir una legislatura tranquila: aceptar absolutamente todas las peticiones de la oposición, o entregarse en brazos de España 2000.

La primera opción es muy peligrosa de cara a vender gestión a sus vecinos en las próximas elecciones. Un gobierno maniatado y en manos de sus rivales políticos no tiene más remedio que vender talante, porque no puede tomar decisiones. Esta posición sería tremendamente beneficiosa para UPyD, y, sobre todo, el PSOE, pues podrían sacar adelante sus programas electorales sin el riesgo de quemarse que conlleva la función pública: Bartolo pone la cara, pero ellos son los que gobiernan.

La segunda opción podría ser un suicidio político a largo plazo, pero una forma de salir de una situación que podría complicarle la vida a muy corto plazo. Pactar con un partido como España 2000 garantizaría la gobernabilidad del municipio, pero tendría serios costes electorales para el PP, salvo que supieran venderlo como única salida posible.

A priori, pactar con un partido como España 2000 no beneficia una imagen de talante y apertura, pero, si se vende como la única opción para gobernar frente a una oposición “irresponsable”, puede dar un buen rédito electoral: el PP robaría votos a España 2000, y garantizaría un voto cautivo que tendería a radicalizarse al notar la existencia de un frente común. Sin embargo, las propuestas de España 2000 sin duda serían difíciles de defender en la contienda política complutense.

Así las cosas, y de confirmarse la nueva alianza entre magentas y socialistas, a Bartolomé González le espera una legislatura bastante más complicada de lo que preveía antes de las elecciones.