20
Oct
2015
Gran Hermano 16 (GH 16): Suso y Marta fingen una pelea, Niedzela se ríe de Vera, y Sálvame desenmascara a Aritz Imprimir
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Desesperado, el programa intenta despertar el juego metiéndoles alcohol

Lo habíamos advertido, y el programa simplemente hizo caso omiso: sin Quique la casa iba a estar completamente muerta, sin actividad, sin juego y con los concursantes todo el día durmiendo, y es que Quique se ha llevado con él todo lo que dio vida a la casa en la última semana: la actitud de Suso, la relación de Han y Aritz y los pactos de nominación.

Absolutamente todo ha desaparecido de una casa en la que los habitantes hibernan más que viven. Por eso, y porque, con lo ocurrido en la casa no se cómo van a rellenar las cuatro horas de gala de esta noche, el programa se lanzaba a una medida desesperada (por cierto, la misma que provocó el muy desagradable episodio de los gemelos y Susana que tanto dio que hablar hace dos ediciones): dar alcohol a los concursantes y hacerles jugar al “Juego de la Verdad”. Esto, que en circunstancias normales hubiera revolucionado la casa, simplemente pasó sin pena ni gloria en un concurso que, y es lo peor que le puede ocurrir, ya tiene favoritos y un ganador.

Tal vez por eso la cadena (no se sin con la connivencia o no de la productora, aunque lo dudo), decidía cambiar de estrategia, y comenzar a destruir la imagen de un Aritz al que, hasta ayer, vendían como el gran favorito. Si recordáis, Aritz se había desvelado el pasado viernes como un auténtico reggaetonero contando sus hazañas sexuales e intentando ligarse a Niedzela, lo que provocó la ruptura total de relaciones con Han (ya ni duermen juntos, ni se pasan el día abrazados. Sólo se dirigen la palabra para discutir), pero como el programa escondió descaradamente lo ocurrido esa noche, el vasco salió como favorito para descubrir un nuevo secreto de la casa (por cierto, en una gala humillada por el debate entre Albert Rivera y Pablo Iglesias).

Como se estaba empezando a producir una ruptura de tal calibre entre lo que realmente ocurría en la casa y lo que se emitía en las galas, la cadena ha decidido poner en marcha un Plan B que explique el por qué Aritz va a ser expulsado con un porcentaje importante a pesar de ser el más favorecido por el programa. Y la clave se llama Claudia. Ayer Sálvame (y esta tarde Claudia estará en plató) desvelaba la identidad del secreto mejor guardado de Aritz, la chica con la que está saliendo desde hace dos años. Claudia, en una breve conversación, contaba que asistía estupefacta a la actitud de su novio dentro de la casa, además de reconocer que el Aritz de GH no tiene nada que ver con el real.

Así la imagen perfecta de Aritz saltará por los aires pudiendo tener una excusa para, si la relación Suso-Sofía remonta (cosa improbable), hacerle salir de la casa cuanto antes para convertir a Sofía en protagonista de la edición y virtual ganadora; o para, en caso contrario, poder meter a la propia Claudia como concursante o invitada para ver la reacción de Aritz (y la de Han, que también es para verla). Esta situación, con una Sofía totalmente amortizada, daría el maletín, sin duda, a Han convertido en una nueva Paula once meses después.

Pero, y no lo olvidemos, el que ha provocado todo ésto ha sido el propio Aritz, perdiendo por completo su papel en una noche de borrachera, y haciendo que todos los astros confabulados para que ganase el programa, decidiesen darle la espalda.

Si la entrada de Claudia se hubiese producido antes del pasado viernes, hubiese provocado una auténtica revolución en la relación de Han y Aritz, con el vasco nadando entre dos aguas e intentando no mojarse en exceso; pero como la noche del viernes existe, aunque Aritz quiera pensar que no, la entrada de la supuesta novia provocaría todo lo contrario: Aritz se pasaría el día con ella aumentando un aislamiento a Han que el resto de la casa ya ha comenzado a hacer.

Y mientras esto ocurre fuera de la casa, dentro la cosa sigue terriblemente aburrida (Marta y Suso se inventaron una discusión cuando sabían que estaban en directo para tratar de dar algo de juego). Marta y Niedzela empiezan a preparar las nominaciones, aunque están convencidas de que Vera será expulsado; y por la noche Niedzela comenzaba a reirse de Vera provocando una reacción de sus carpeteras muy negativa (recordemos que Vera ha sufrido bullying, y esta imagen, de Niedzela y después el resto de la casa riéndose de él en su cara, no le va a hacer ningún bien a la artista de circo).