x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

22
Oct
2015
Gran Hermano 16 (GH 16): Expulsión Ivy, Vera o Han; Suso y Sofía roban comida; y Marina rompe la relación de Han y Aritz PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El programa anuncia para esta noche el penúltimo secreto y la posible elección del primer finalista

Parece que esta última semana de tranquilidad dentro de la casa (además del hundimiento de las audiencias) ha provocado que el programa acelere su recta final. Así esta noche uno de los concursantes puede convertirse en el primer finalista, se desvelará el penúltimo secreto (probablemente una repesca en la que regresen Raquel y Maite), y los concursantes volverán a nominar en el confesionario.

Y es que todo apunta a que, si la audiencia no remonta, ésto se acaba dentro de un mes (la semana que viene, gala Halloween y entrada de los repescados; la siguiente, gala de sorpresas de familiares (con expulsión de uno de los vértices del triángulo); y las dos siguientes, semifinal y final), y todo por no entender que la audiencia exigía una evolución del concurso y que no se quedase estancado en un esquema con el que llevamos cuatro años. Pero no han querido enterarse y así estamos como estamos, con un programa que languidece, haciendo mínimo tras mínimo, y con unos concursantes que, por mucho que se esfuercen dentro de la casa, son ninguneados por un programa obsesionado con una carpeta que solo existe en su imaginación.

E insisto, no es porque los concursantes no den juego, pues con el fin de la prueba parecen haber despertado de su letargo reviviendo una trama que permanecía en stand by desde hace unos días. Los robos de comida de Suso (lleva robando comida desde que comenzaron a perder pruebas, lo que demuestra el grado de compañerismo del sujeto) estallaban por los aires en dos noches memorables, pues, tras haber arrastrado al lado oscuro a Amanda y Han, esta vez escogió como cómplices de su juego a Sofía y Vera.

El error por parte de los tres fue intentar inculpar a los “habitantes de la otra casa” dejando un rastro de comida hasta las puertas secretas. Como los demás no son idiotas, enseguida vieron que algo no casaba, y decidieron poner una trampa (la operación lena de Niedzela) a los “ladrones fantasma”, una trampa en la que cayó Vera sin dudarlo. Al verse descubierto, el catalán no dudó en delatar a sus compañeros, provocando una guerra abierta en la casa y la venganza de un Aritz que decidió cocinar un bizcocho sólo para los que no habían comido. Como consecuencia, todo apunta a que Sofía y Vera saldrán nominados esta noche (el tercero puede ser Suso, Marina o Aritz), y lo harán en una gala en la que Jorge Blass se encargará de participar en el juego de inmunidad.

Así terminaban 48 horas en las que la relación de Aritz y Han dio una nueva vuelta de tuerca, y terminaba en una casi ruptura anunciada. Tras lo ocurrido el viernes pasado, ambos se distanciaron, pero hasta el lunes por la noche la situación no saltaba por los aires. Era Marina la encargada de separarles de forma total haciendo que Aritz reconociese que fuera de la casa no trataría a Han como lo hace dentro de la casa.

La consecuencia fue automática: el 48 horas contaba lo ocurrido y, por primera vez, mostraba al Han dictador (en las redes lo llaman Kim Jong Han), provocando una subida de su porcentaje de expulsión automática (punto y medio en menos de media hora). Este alto porcentaje (un 11,9%, frente al 24,5% de Vera, y el 63,6% de Ivy), provocaba una nueva bronca entre Aritz y el chino durante la conexión en directo.

Después de ganarse de nuevo a la audiencia humillando al programa en directo (criticaba que la prueba de la coreografía sólo buscaba el morbo del beso entre dos concursantes, algo que es totalmente cierto), Aritz se mostraba bastante cabreado porque el chino no le escogió como defensor a la hora de hacer los alegatos de los tres nominados. Al día siguiente confesaba a Marina que debe alejarse de Han porque no le aporta nada, y saca una parte de sí mismo que va a perjudicar a ambos.

Más cosas. Carolina ha encontrado un nuevo fantasma en la casa, y no es otro que el padre de Suso; y Sofía confesaba un terrible episodio de su pasado que Maite confirmaba en el plató. El 48 horas, además, sirvió para darles la prueba por superada, y para que un privilegio a Amanda le desmontase el papel en directo (la concursante tuvo la posibilidad de conocer lo que los otros pensaban de ella, y lo único que le dolió fue un comentario en el que cuestionaban su personaje). Por aquello del “excusatio non petita”, Amanda se desenmascaraba ante la audiencia, perdiendo así toda posibilidad de una victoria que vuelve a estar totalmente abierta (si el programa no decide cargársela, ahora mismo el maletín podría ser de Niedzela).

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas