x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

07
Abr
2016
Masterchef 4: Batallas por el delantal; Andreína, Richard y Flor, fuera; y unas gemelas, Esmeralda y la Teniente O´Neall entran en la cocina PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El programa comienza con un capítulo de presentación de los concursantes

Continúa la “semana fantástica” del reallity en la tele española, y lo hacía anoche con el estreno de Masterchef 4, una edición que se presentaba con quince concursantes que apuntan maneras para hacer muy grande esta nueva temporada. Y es que, como es habitual, el alto nivel, tanto de juego como de cocina, dejó fuera del concurso algunos perfiles que hubieran dado mucho que hablar de haber entrado en el concurso.

Así, el programa comenzaba con el casting final en Toledo, donde los mejores de entre 20.000 personas que se presentaron lucharon por la cuchara de madera. De ellos treinta llegaron hasta la fase final, dentro de la cocina, y con el formato de “batalla” que tan buenos resultados ha dado en otros países. Así, por parejas, tríos o cuartetos competían por los delantales, lo que dejó fuera a perfiles muy potentes que enseguida incendiaron las redes sociales.

De tal forma, Richard, un filipino que no paraba de hacerle ojitos a Jordi y llevaba zapatillas a lo Barei, se quedaba fuera del juego; exactamente igual que Flor, una peruana que confesaba haber entrado en el programa para llevarse los electrodomésticos que regalan a los concursantes (por supuesto, el programa se los regaló aunque no entrase). También se pierde el juego Andreína (con n, que no tiene ninguna relación con Belén), una modelo venezolana que se convertía en “chica Interviú” hace unos meses; y Mónica, una modelo sevillana cuya carta de presentación invitaba a soñar con lo que podría dar en el concurso: mujer de Alfaro y amiga de la presentadora.

Tampoco entraban una madre y su hijo, el protagonista de la nueva temporada de “Allí Abajo” (un británico que abandonó las islas tras enamorarse de una vasca), y Mauro, un argentino que derritió a la presentadora, pero no los corazones del jurado.

Pero dentro del concurso sí hay perfiles que auguran un gran futuro, como las gemelas jerezanas Raquel y Virginia, dos clones casi perfectos de Rosa de España que van en pack (por cierto, es curioso que en dos noches consecutivas hayamos conocido a dos parejas de concursantes que por cumplir el mismo perfil hasta son del mismo lugar: amas de casa, jerezanas y muy parecidas físicamente).

Emilia viene a ocupar el hueco dejado por Maribel, Encina o Santiaga, es decir la “abuelita” que reivindica la cocina tradicional; mientras que Pablo nos recordó al maestro de las chaperoninas (es ingeniero y deconstruye la comida antes de servirla). Por cierto, la edición decidió comenzar a vendernos una carpeta entre él y Reichel que veremos hasta donde nos lleva. Ella es una hermitaña que vive con su novio alejada de la civilización.

Pero las verdaderas protagonistas de la noche, al menos en redes sociales, fueron Aniuska, la Teniente O´Neall valenciana y, sobre todo, Esmeralda. Aniuska, profesora de Educación Infantil que ha sido atleta de élite (quedó tercera en los Campeonatos de España universitarios del año pasado), parece obsesionada con la comida sana, aunque desde luego ella no la practica tal y como contaba. Tiene todas las papeletas para convertirse en “villana”, si bien su aspecto y forma de ser la puede hacer caer bien al público. Veremos como la enfoca el programa.

Esmeralda, por su parte, tiene todas las papeletas para convertirse en la estrella de la edición. Es una mujer que cree en la fuerza del Universo y que, anunciaba, no le había contado a nadie que estaba en Masterchef para que lo descubriesen al verla en televisión (me pregunto cómo les habrá explicado su desaparición durante tres meses).

También forman parte del casting Daniel, un chico de Huelva cuyo look a lo hipster le hace parecer alemán; Juan, un chico de veinte años que tiene toda la pinta será el Fabián de esta temporada; David, un cántabro extremadamente nervioso que augura grandes momentos en la cocina; Ángel, un mecánico valenciano que tuvo que emigrar a Reino Unido; Natalia, una modelo rusa que se perfila como villana; Rocío, madre de trillizos y directora de cátering de El Bulli; José Luis, un pintor albaceteño que nos hará recordar al gran Cerezo; y Salva, presidente de una Asociación de Moros y Cristianos en Alicante.

Y con todos estos ingredientes solo falta que comiencen a hervir, algo que, todo apunta, va a ocurrir desde la próxima semana (en las entrevistas previas la productora ha anunciado que en el primer programa uno de ellos abandonará al no ser capaces de superar la presión del concurso. Viendo el cásting, lo cierto es que son varios los candidatos, pero veremos que ocurre).

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















ChoniEncuesta

A Todo Color








Noticias Relacionadas