x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

07
Dic
2019
El soterramiento de la M-30 gana el premio del Colegio de Ingenieros de Caminos PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridEs el premio número 14 que se lleva el proyecto

El proyecto de soterramiento de la M-30 (actual calle 30) y creación de Madrid Río ha recibido el III Premio Nacional Ciudad y Territorio Albert Serratosa 2019 que conceden el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y la Fundación Caminos por su contribución a un desarrollo sostenible, a medio y largo plazo, de la ciudad de Madrid.

Asimismo, el galardón premia la excelencia, tanto en su diseño como en su planificación y realización y reconoce a las administraciones, empresas y profesionales que, con sus decisiones, inversiones y actividades, hayan logrado llevar adelante estos trabajos.

El soterramiento de la M-30 y Madrid Río, iniciados en el año 2003, es una combinación de dos obras de extraordinaria envergadura, realizadas en las márgenes del río Manzanares a su paso por la ciudad que dieron lugar a una nueva estructura lineal en la ciudad: el parque Madrid Río.

Para mejorar la circulación y crear nuevas zonas verdes en superficie fue necesario el soterramiento mediante túneles de la vía de circunvalación M-30. El proyecto se encuadró dentro del Programa de Infraestructuras para la Mejora de la Movilidad y en concreto en el Proyecto de Reforma y Gestión Integral de la M-30.

La M-30 era una vía permanentemente colapsada, incómoda para los usuarios y con un elevado nivel de accidentes, además de que suponía un efecto barrera entre diferentes zonas de la ciudad. La obra se desarrolló en dos fases, la primera con la construcción de los túneles, lo que eliminó el tráfico en superficie en el año 2007 y una segunda fase que término en el año 2011 en la que se construyó lo que hoy se conoce como Madrid Rio.

La construcción de los túneles permitió generar nuevos espacios verdes en la ciudad que se convirtieron en el actual parque Madrid Río. La recuperación del río ha creado un espacio de disfrute de un entorno natural y un elemento de conexión entre diferentes barrios. Se plantaron más de 35.000 árboles autóctonos adultos, más de 2.000 árboles de pequeño porte y alrededor de 400.000 arbustos relacionados con la flora presente en la geografía madrileña.

El proyecto ha recibido ya 14 premios nacionales e internacionales que han valorado sus ventajas tanto medioambientales como de movilidad.

Las empresas proyectistas de las obras fueron, entre otras, Proser Ingeniería; Técnica y Proyectos (Typsa); Ginprosa; Intecsa-Inarsa; Prointec y el consorcio formado por Burgos & Garrido, Porras La Casta, Rubio & Alvarez-Sala y West 8. Por su parte, las constructoras fueron Corsan-Corviam; Sacyr; Acciona (Necso Entrecanales Cubiertas); Ferrovial Agroman; FCC Construcción; Dragados y OHL.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas