x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

23
Dic
2020
PP y Cs aprueban los Presupuestos de Madrid con el apoyo de VOX PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridLas cuentas entrarán en funcionamiento el próximo 1 de enero

La ciudad de Madrid comenzará el año 2021 con un presupuesto de 5.066 millones de euros y una rebaja de impuestos de más de 128 millones. Se trata de unas cuentas comprometidas con la sostenibilidad, centradas en lo social, diseñadas para impulsar la actividad económica y la recuperación del empleo y reforzar los servicios públicos.

Así lo ha ratificado el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, tras dar luz verde al segundo presupuesto y el tercer paquete de medidas fiscales del equipo de Gobierno presidido por el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís.

Estas cuentas han salido adelante con la aprobación de 85 enmiendas, 16 de ellas transaccionales consensuadas por los cinco grupos políticos. Además, se han aprobado otras 38 del PP y Cs, 29 de Vox y 2 del PSOE. De todas ellas, 45 no han tenido votos en contra y 24 han contado con el respaldo de todas las formaciones políticas.

Una cuentas que en palabras de la titular del Área de Gobierno de Hacienda y Personal, Engracia Hidalgo, “se sustentan en cinco pilares básicos: el realismo en los ingresos; la sensatez en los gastos; la solidaridad real y efectiva con las familias, empresas, pymes y autónomos, especialmente con aquellos sectores más afectados por la pandemia; la prestación de unos servicios públicos de calidad y, por último, la  estabilidad para atraer inversión, contribuir a mantener y generar empleo y sentar las bases del crecimiento económico y la prosperidad futura”.

Es un presupuesto elaborado en un contexto económico de absoluta incertidumbre y que, en lo referente al marco legal, ha seguido las directrices marcadas por la UE de activar la cláusula de salvaguarda del Pacto de Estabilidad y suspender las reglas fiscales para facilitar la salida de la crisis.

El presupuesto de gastos del Ayuntamiento asciende a 5.066 millones de euros, un 8,1 % más que en 2020. “Este es un presupuesto volcado en las personas y en los negocios y empresas que más están acusando el impacto de la crisis del coronavirus”, ha señalado Hidalgo.

La delegada ha destacado que el gasto social crece un 14 %, por encima de la media del presupuesto, hasta alcanzar los 942 millones de euros. Sobresalen las partidas destinadas a los mayores que alcanzan los 302 millones de euros; la de familia e Infancia con 51,9 millones, que posibilitará, entre otras medidas, impulsar por primera vez la beca infantil, un programa que contará con un presupuesto de 3,3 millones de euros para que todas aquellas familias que no sean admitidas en la red pública por falta de plazas tengan un apoyo económico.

Además, el programa de Integración Comunitaria y Emergencia Social se incrementa un 27 % hasta alcanzar los 144,6 millones de euros, donde tiene cabida la Tarjeta Familias que permitirá dar una respuesta digna y eficaz a quienes necesitan ayuda para alimentos o bienes de primera necesidad. Las cuentas municipales incluyen 19 millones de euros para esta iniciativa, una cantidad que se incrementará vía remanente para atender todas las necesidades.

Por otra parte, en materia de vivienda, el presupuesto alcanza los 194,2 millones de euros (un 17,1 % más). La partida destinada a Conservación y Rehabilitación de Vivienda asciende a 70,8 millones (un 16 % más) y para la promoción de Vivienda se destinan 119,4 millones (un 18 % más) con el objetivo de impulsar la rehabilitación de los edificios residenciales en los distritos del sur de Madrid: Carabanchel, Villaverde, Vicálvaro, Puente de Vallecas y Villa de Vallecas, así como la adquisición de viviendas para reforzar el mercado público de pisos de alquiler.

Otro de los ejes sobre el que se asientan las cuentas municipales del próximo año es el de dinamizar la actividad económica para contribuir al mantenimiento del empleo, para lo que, a través de la Agencia para el Empleo, destinarán 53 millones a mejorar la empleabilidad de las personas desempleadas y favorecer su intermediación laboral.

Asimismo, se dotará de liquidez a los autónomos y pymes mediante líneas de avales, reduciendo y optimizando el periodo de pago a proveedores, devolviendo las fianzas y depósitos que no sean imprescindibles. Además, se apoyará al sector industrial con 5,7 millones de euros y, a través del programa Relanza, se creará una línea de ayudas a autónomos que contará con un crédito inicial de tres millones de euros.

Otra de las señas de identidad del proyecto del presupuesto para el próximo año es su marcado perfil inversor, fundamental para fomentar la cohesión social y la competitividad e incentivar el crecimiento económico. El capítulo 6 crece un 52 % hasta alcanzar los 488 millones de euros y si se añade la inversión en el sector público, asciende a 748 millones de euros. Además, a estas cantidades se sumarán más de 223 millones a financiar por la incorporación de remanentes durante el ejercicio 2021, con lo que la inversión para el próximo año alcanzaría los 1.000 millones de euros.

El presupuesto de los 21 distritos de la ciudad incrementa su gasto un 9,1 %, un porcentaje superior a la media, con el que sobrepasa los 770 millones de euros. Los nueve distritos del sur y este de Madrid incluidos en el Plan SURES aumentan su presupuesto casi el doble que la media de los 12 distritos restantes y 2,5 puntos más que la media total. Los distritos que más crecen son Villa de Vallecas un 17,4%, Latina un 16,9 %, San Blas-Canillejas un 13,7 % y Villaverde un 12,3 %.

Por otra parte, se reforzarán los servicios de limpieza viaria y de mantenimiento de zonas verdes, cuyas anualidades alcanzarán los 282 millones de euros (+45 %) y 116 millones (+63 %), respectivamente. También se incrementará el personal adscrito a emergencias, servicios sociales y atención al ciudadano. Además, se impulsará la sostenibilidad en la ciudad a través de obras como el Nudo Norte, los aparcamientos disuasorios o el inicio de la ejecución del Bosque Metropolitano.

Estamos ante un presupuesto coherente con los Acuerdos de la Villa, que permite avanzar en su ejecución en el próximo ejercicio e incluye una dotación de más de 500 millones de euros para la implantación de medidas recogidas en ese documento con un gran impacto económico.

La previsión de ingresos no financieros para 2021 es de 5.020 millones, 164 millones menos que en el presupuesto de 2020 (3,2 %). La nueva modificación de ordenanzas incluye una rebaja de impuestos y tasas de más de 128 millones de euros. Se rebaja el tipo general del IBI del 0,479 % al 0,456 %, lo que supondrá un ahorro de alrededor de 48 millones de euros para los ciudadanos.

Además, se aprueban bonificaciones del 25 % en el IAE, IBI y la tasa de residuos urbanos para los sectores afectados, que se incrementan hasta el 50 % para el sector hotelero, fuertemente castigado por la pandemia.

También se bonifica el 100 % de la tasa de dominio público, conocida como la tasa de terrazas, que afecta también a mercadillos, puestos aislados o quioscos de prensa gratuita y que se extiende a las reservas de espacio de aparcamiento de los hoteles. Además, se incluyen otras medidas para impulsar las energías renovables o el transporte público.

El análisis del presupuesto permite comprobar que el capítulo 1 crece en 81 millones hasta alcanzar los 1.671, 8 millones de euros, como consecuencia del incremento retributivo del 0,9 % marcado por el Estado (los sueldos del alcalde, vicealcaldesa, concejales y cargos directivos se congelan). Además, se incluye la dotación de cerca de 700 vacantes, el nombramiento de 300 nuevos funcionarios en prácticas para la policía municipal, así como la incorporación de 40 plazas de bomberos y el refuerzo del personal en varias áreas por las contingencias de la COVID-19 (asuntos sociales, Samur y Línea Madrid).

El capítulo 2 de bienes y servicios asciende a 2.157 millones de euros, donde se incluyen, entre otros, los contratos para limpieza viaria por una cuantía de 244,5 millones; así como 224,4 millones para la recogida y tratamiento de residuos; 80,1 millones para el Parque Tecnológico de Valdemíngomez y el Servicio de Ayuda a Domicilio presupuestado en los 21 distritos, que alcanza los 212,9 millones de euros, un 7,3 % más.

El capítulo 3 dispone de un crédito de 117,9 millones de euros, 13 millones menos que este año, de los cuales 100,9 son intereses de operaciones financieras y los 17 restantes corresponden a intereses de demora.

El capítulo 4 recoge las nuevas líneas de ayudas al comercio derivadas de la pandemia implementadas por el Área de Economía, Innovación y Empleo y la Tarjeta Familias.

El capítulo 5, Fondo de Contingencia, pasa de 18 millones a 25,7 millones para atender necesidades no previstas inicialmente durante el ejercicio, en unos momentos llenos de incertidumbre como en los que nos encontramos.

El capítulo 6 alcanza los 488,6 millones, un 52,7 % más que en 2020 para financiar 665 proyectos. Una cuantía que se verá incrementada con la incorporación de más de 220 millones del remanente de tesorería durante la ejecución del presupuesto.

El capítulo 7, que incluye las inversiones realizadas por las empresas municipales, asciende a 190 millones de euros, un 13,3 % más. También se incluyen las ayudas de vivienda por importe de 69,7 millones de euros, un 15,3 % más, y 26,8 millones para las ayudas vinculadas a la Estrategia 360.

Por último, la aportación del Ayuntamiento al total de las empresas públicas municipales para 2021 asciende a 360,3 millones de euros, lo que supone un incremento de 11,2 millones respecto a 2020 y el de los organismos autónomos sube un 6,1 %, 19,2 millones de euros, hasta alcanzar los 336 millones de euros. El presupuesto del Ayuntamiento de Madrid para 2021, incluyendo a los organismos autónomos y las empresas públicas, es de 6.314 millones de euros

El Pleno municipal celebrado este miércoles en Cibeles ha aprobado el proyecto inicial del nuevo Reglamento Orgánico del Consejo Social de la Ciudad de Madrid. El texto propuesto se articula en una parte expositiva, 20 artículos divididos en tres capítulos, una disposición derogatoria y tres disposiciones finales. Su antecedente normativo es el Reglamento Orgánico del Consejo Director de la Ciudad, aprobado por Acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Madrid de 28 de septiembre de 2004, que no llegó a tener un funcionamiento efectivo y que quedará derogado con la aprobación de este.

Mediante su futura aprobación se cumple con la citada Ley de Bases de Régimen Local,  por la que se establece la obligatoriedad de que exista un Consejo Social de la Ciudad integrado por representantes de las organizaciones económicas, sociales, profesionales y de vecinos más representativas, siendo sus funciones básicas, además de aquellas otras que determine el Pleno, la emisión de informes, estudios y propuestas en materia de desarrollo económico local, social, planificación estratégica y los grandes proyectos urbanos.

Por otro lado, permitirá a la ciudad establecer las líneas estratégicas para abordar los retos venideros, tanto desde el punto de vista de la planificación estratégica en los ámbitos ambiental, de sostenibilidad, de transformación digital, urbanístico y de movilidad, como aquellos que se han puesto de manifiesto recientemente derivados de la situación de crisis sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19.

La aprobación de este reglamento no supone la creación ni supresión de órganos directivos y puestos de trabajo, ni afecta a las atribuciones de los diferentes órganos del Ayuntamiento de Madrid. No obstante, tendrá cierta incidencia en la organización municipal por implicar la creación de un nuevo órgano colegiado en el que se requiere la participación de representantes municipales.

En cuanto a su funcionamiento, no supondrá un mayor coste para el presupuesto municipal ya que, por un lado, no se prevé el abono de dietas o indemnizaciones a sus miembros y, por otro, los medios materiales y personales de apoyo al órgano serán proporcionados por el área competente en materia de participación ciudadana a través de sus propios medios.

En palabras de Silvia Saavedra, concejala del Área Delegada de Coordinación Territorial, Transparencia y Participación Ciudadana, durante su intervención en la sesión plenaria, “este Consejo Social de la Ciudad no les costará ni un céntimo a los madrileños. Se erigirá en suerte de Consejo de Sabios, en el que tendrán cabida todos los agentes sociales de la ciudad: universidades, sindicatos, asociaciones empresariales, patronal, asociaciones vecinales y expertos que trabajarán en diversos grupos para abordar las cuestiones medulares de Madrid” porque “detrás de una gran ciudad hay un gran Consejo, un Consejo de verdad”.

El Ayuntamiento de Madrid contará por primera vez con un Observatorio contra la LGTBIfobia como servicio propio, que acompañará a “una verdadera política LGTBI” que girará en torno a varios ejes: la primera línea de subvenciones de libre concurrencia para el desarrollo de proyectos de protección y promoción de los derechos de este colectivo, un programa de familias LGTBI y la lucha contra el acoso escolar. Así lo ha anunciado en el Pleno del Ayuntamiento el delegado del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte.

“El observatorio contra la LGTBIfobia trabajará para la obtención de datos e información acerca de la situación social que viven las personas LGTBI y llevará a cabo una labor de atención y acompañamiento a las víctimas de agresiones y delitos de odio por LGTBIfobia”, ha explicado Aniorte. Hasta ahora, estas tareas se realizaban mediante un convenio de subvención nominativa a una entidad LGTBI.

La Dirección General de Innovación y Estrategia Social del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social canalizará la recogida y el análisis de los datos de la situación de violencia o discriminación que pueda sufrir el colectivo “con el fin de enriquecer la información que hasta ahora teníamos”, ha añadido el delegado.

Por otro lado, el área social también asumirá la labor de atención psicosocial y jurídica y el acompañamiento a las víctimas de agresiones y delitos de odio, incluido en las labores del Observatorio, para evitar la revictimización y contribuir a la denuncia de este tipo de delitos.

“También trabajaremos para concienciar a la sociedad sobre los derechos de las personas LGTBI, fomentando actitudes de respeto e impulsaremos redes de colaboración con el tejido social e institucional del municipio de Madrid”, ha explicado Aniorte.

La creación del Observatorio contra la LGTBIfobia complementa una política LGTBI integrada por la primera línea de libre concurrencia de 225.000 euros para el desarrollo de proyectos del colectivo LGTBI, que sustituye a las subvenciones nominativas que se daban hasta ahora y que aumenta su financiación un 6 %.

Además, el área que dirige Aniorte impulsará un programa de apoyo integral a familias LGTBI que se desarrollará en los centros de apoyo a las familias y que abordará cualquier circunstancia a la que se enfrente una familia LGTBI. “Se trata de que las familias LGTBI también formen parte de Madrid, la ciudad de las familias que queremos construir”, ha señalado el delegado del área social, que ha insistido en que esta política también hará énfasis en la lucha contra el acoso escolar para los niños LGTBI que “lamentablemente sigue siendo una realidad que sufren muchos menores”.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas