x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

21
Ene
2022
El La Salle bendice una imagen de Santa Filomena por protegerles de la explosión de La Paloma PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMLa nevada evitó que los niños estuvieran en el patio  del colegio

«Tal como lo vivimos nosotros, fue un milagro». Por eso, un año después de la explosión de gas en un edificio de la parroquia La Paloma, la directora del colegio La Salle, Visitación Salazar, asegura que vivirán este 20 de enero de 2022 como un día de «acción de gracias». Una tapia es la única separación que hay entre el patio del centro y el edificio que albergaba el complejo parroquial y las viviendas de los sacerdotes, que voló por los aires al filo de las 15:00 horas del 20 de enero de 2021.

Aquella mañana, la directora y el equipo del centro habían decidido no sacar a los niños al patio. Era el primer día de colegio tras el paso de la tormenta Filomena. «Vinimos días antes para quitar nieve; estuvimos vaciando la azotea, que estaba llenísima, y lanzándola al patio, con lo que se acumuló mucha más nieve», cuenta la directora. Así que los primeros días de la vuelta, hasta que la nieve se derritiera, los niños se quedarían dentro en los recreos para evitar los riesgos de tanta nieve y hielo.

En condiciones normales, a la hora de la explosión los alumnos de este centro, que acoge las etapas de Infantil y Primaria, habrían estado en el patio. Pero «no nos pasó nada», y por eso este jueves, 20 de enero, a las 15:30 horas, celebraron una Eucaristía de agradecimiento en La Paloma, presidida por el párroco, Gabriel Benedicto. Una iglesia con la que tienen mucha relación ya que en ella celebran, cada año, varias Eucaristías con alumnos y padres, además de otras celebraciones en momentos litúrgicos destacados.

Durante la ceremonia, el párroco bendijo una imagen de santa Filomena, no precisamente por la tormenta, sino por un cuidado especial ligado a la familia de la directora. La abuela de su marido, también profesor del centro, había fallecido hacía tres años. Se llamaba Filomena, Filo. El matrimonio, con un hijo en el colegio y otra, la mayor, que justo en el momento del siniestro estaba en un autobús bajando la calle Toledo hacia el centro, fue consciente de que «podíamos haber caído los cuatro». Y se acordaron de la abuela, «¡cómo nos ha cuidado sabiendo que estábamos todos aquí!».

Así que el profesor, junto a su madre, decidieron donar una imagen de la santa patrona que daba nombre a la abuela que se situará en una ménsula en la galería del patio. Los niños tendrán siempre con ellos a esta adolescente mártir –según la tradición– de la Iglesia primitiva, cuyos restos fueron hallados en la catacumba de Santa Priscila de Roma. El padre Pío, quien le profesaba una devoción particular desde niño, se refería a ella como «princesita del Paraíso».

El colegio La Salle se siente también muy cuidado por la Virgen de la Paloma, más desde que en el muro colindante con el templo se instaló, el pasado mes de mayo, un mosaico con la imagen de esta Soledad. «¡Estamos muy protegidos!», exclama la directora. Una imagen situada en la calle, en el lugar en el que se inició su devoción en el siglo XVIII, y que está despertando de nuevo la veneración popular. «Es curioso ver cómo prácticamente a diario la gente se acerca, se santigua, les ves rezando...».

Con motivo del primer aniversario del trágico suceso, en el que fallecieron cuatro personas –entre ellas Rubén Pérez, sacerdote, y David Santos, feligrés de la parroquia–, la propia parroquia y el Arzobispado de Madrid han organizado varios actos, que arrancaron este miércoles, 19 de enero, a las 20:00 horas, con un concierto de recuerdo y homenaje en la parroquia programado por la asociación AVEGAST (Amigos de las Víctimas de la Explosión de Gas de la calle Toledo).

Este jueves, 20 de enero, cuando se cumple justo un año de la explosión, hubo varias celebraciones adaptadas a la situación de pandemia. Además de la Misa de acción de gracias del colegio La Salle, se rezó el rosario ante el mosaico de la Virgen a la hora en que se produjo la explosión y se celebró una Eucaristía solemne, a las 20:00 horas, en la catedral de la Almudena, presidida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro.

«Cristo, mi esperanza, ¡ha resucitado! Y nos precede en Galilea. Y nos precede en Galilea». Con esta canción, repetida a una sola voz por los centenares de fieles reunidos en la catedral de Santa María la Real la Almudena, ha arrancado este jueves, 20 de enero, la Misa solemne en recuerdo de las víctimas de la explosión de un edificio parroquial de La Paloma hace justo un año.

Igual que ha ocurrido desde aquel «tremendo acontecimiento» –en expresión del cardenal Carlos Osoro–, las familias de las cuatro víctimas mortales (el sacerdote Rubén Pérez Ayala, David Santos Muñoz, Stefco Ivanov Kocev y Javier Gandía Sepúlveda) han sido arropadas en la celebración por numerosos familiares, seres queridos y miembros de las comunidades neocatecumenales de la parroquia. También han estado presentes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

«Nos reunimos porque creemos en Jesucristo resucitado, que el triunfo es de Cristo», ha asegurado el arzobispo de Madrid. «Nuestra vida está en manos de Dios siempre y, cuando desaparecemos de este mundo, volvemos a las manos de Dios», ha aseverado, acompañado en el altar por el arzobispo emérito, cardenal Antonio María Rouco Varela; el vicario general, Avelino Revilla; el rector del Redemptoris Mater, Eduardo Zapata; el hermano de Rubén, Pablo Pérez Ayala, y los sacerdotes de la parroquia (Gabriel Benedicto, Alejandro Aravena y Matías Quintana), entre otros.

En su homilía, el también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española ha incidido en que, «aunque a veces haya enfrentamientos» tal y como se lee en Fratelli tutti, «la vida es el arte del encuentro», y ha animado a encontrarse «entre nosotros» y «con Dios». «El encuentro es como el oxígeno de la vida», ha abundado, y puede «ayudarnos a superar esos momentos como los que vivimos hace un año».

En este sentido, ha pedido que se cumpla «la voluntad» del Señor y su vida «esté presente en la vida de los hombres» para que se sepan «en manos de Dios», sobre todo «en este momento de la historia» marcado por la pandemia y por la «vulnerabilidad». «Dejémonos abrazar por su amor. Dejémonos abrazar por ese sentido que dan a nuestra vida su vida, su amor, su presencia. Y hagamos posible que esta tierra se deje iluminar por la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo», ha concluido.

La Misa, que se sumaba a otros actos de recuerdo y homenaje, ha estado animada por las guitarras e instrumentos de una veintena de miembros del Camino Neocatecumenal y, en distintos momentos de la misma, se ha podido escuchar a los hermanos de David Santos y a una hermana de Rubén Pérez Ayala, Ángela.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha asistido a la Misa Solemne en recuerdo de las víctimas de la explosión del edificio de la Calle Toledo, 88 que tuvo lugar en enero del año pasado. La ceremonia ha tenido lugar en la Catedral de la Almudena y ha estado oficiada por el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. La presidenta ha trasladado el “cariño y apoyo” del Gobierno regional a los familiares de los cuatro fallecidos en la explosión y de las diez personas que resultaron heridas. En un “momento tan difícil”, Díaz Ayuso ha señalado que aunque “cada vida es insustituible”, las familias tienen que saber que “no están solas” y tienen el recuerdo de los madrileños.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas