x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
May
2017
Nueva Realidad Socialista PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por PSOEJesús Hernández Gallardo

Corren las aguas estancadas en las estancias del PSOE, no sé bien qué pensar, si habrá sido una victoria el triunfo de Pedro Sánchez o quizás un fracaso y decepción. La sangre se mezcla a borbotones con la pureza cristalina de las directrices que han guiado a este partido por la senda del honor.

Se han quedado helados los iconos socialistas, han petrificado su imagen en lugares emblemáticos de la historia del pasado cercano; ahora deambulan en manos de una corriente más roja, quizás púrpura, teñida por Podemos y las circunstancias de actualidad. Los votantes más incisivos apuestan por una carrera virtual en el mundo electoral, es primordial superar a Podemos, existe un paralelismo entre ellos, parece que el triunfo está en una guerra de robos de unos a otros en las urnas. En lugar de dar prioridad a los fundamentos doctrinales del socialismo, se afanan por triturar al enemigo, por zancadillearse electoralmente, y si procede, aniquilarse o fagocitarse por ampliar las diferencias; se olvidan los principios que han dado carácter y sintonía. Ya no les vale el tatuaje del puño y la rosa en el horizonte, ahora eso está pisoteado por otras premisas más actualizadas que tienden a fulminar al contrario.

Desde que ha aparecido Podemos en el panorama político español, se ha comenzado desde el PSOE a trazar un esquema con turbias razones políticas, basadas en la demolición, en el derrumbe de Podemos. Queda patente que es su enemigo más letal, quien está quitando el sueño y el electorado a los que están en faenas de gobierno en tan ilustre formación. El perfil del afiliado socialista ha cambiado, está más preocupado por los resultado que por razones de mayor nobleza, tales como por hacer que la sociedad actual sea más justa y que la calidad de vida de la ciudadanía aumente.

Por otra parte se ha notado un desencanto por parte de los iconos del pasado, los que se han creído con poderes inherentes tan solo por su labor de otros tiempos. El paso dado con el triunfo de Pedro Sánchez ha significado un descrédito de los Felipe González y Zapatero, les ha descubierto y retirado la corona de laurel con la que se les ha nominado siempre como simbólica, lo que parecía un códice de sabiduría y respeto.

De ahí la deserción de Corcuera, el desencanto de Javier Fernández y de otros barones que han estado empujando con todas sus fuerzas la candidatura de Susana Díaz. Ha parecido esta alternativa como la última bocanada por respirar de todos ellos, el único billete marcado para seguir en el crédito del partido.

Ahora ya, con estos aires de revancha que se intuye, con este blindaje que está asegurando a sus huestes Pedro Sánchez, parece que se acabó una época y comienza una senda incierta, preocupada por llegar a la meta antes que Podemos, dándose codazos y lanzándose dardos para ver si encuentra cada uno de ellos la fórmula magistral para derrocar al contrario con armamento de instinto destructor.

Mientras tanto, desde posiciones más cómodas de gobierno y triunfo erosionado, desde el PP, se mira de refilón, quizás buscando un PSOE con ideales que les dé ese aroma de nobleza y alejamiento a posiciones más amoratadas y mayor sintonía de futuro.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas