x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

01
Abr
2021
Rotación PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

Todo va rotando además de la Tierra. Estamos en una transición más de la pandemia, esta mutante y rebelde lucha contra el virus mortal. Parece ser que el tiempo abre mayores posibilidades a este monstruo que no cesa de matar, de llevarse para sí como un imán a las personas más debilitadas que entran a los hospitales y comienza una lucha encarnizada, una tremenda batalla exponiendo nada menos que su propia vida.

Las diferentes mutaciones del virus desconciertan a los científicos, las estudian y tratan de añadir a sus vacunas elementos que atiendan también estas variantes díscolas e innovadoras. Cada una de las olas pandémicas que se van produciendo aporta otros ingredientes distintos que trastocan los métodos de defensa. Parecemos cada vez más vulnerables, como un cascajo de nuez en un mar embravecido por una tormenta que no para de emitir ingredientes malignos a la mala mar.

Por otra parte las políticas empleadas por nuestro Gobierno son poco nítidas, sometidas a variantes dependiendo de cuándo y quien atienda el vendaval. También cada Comunidad Autónoma tiene amplitud para adoptar normativas en su ámbito territorial, convirtiendo la realidad sanitaria en un circo comandado por políticos y no por técnicos de salud que serían los más capacitados para dictar soluciones.

Las vacunas parecen a priori la solución a este mar de desconciertos existentes en la defensa del mal; pero las empresas farmacéuticas no son capaces de producir el tesoro salvador en una proporción suficiente para sosegar a la sociedad mundial, a la población que espera, como el maná del cielo, este elixir milagroso. Todavía estamos dando tumbos, tropezando entre las diferentes olas, colocando a las economías mundiales en un bajo ralentí de producción con tal de negociar con el binomio salud-producción.

Ahora ya en Semana Santa nos encontramos con disparates e invasiones de extranjeros a nuestro país, sin capacidad de movilidad a los españoles. Mientras en gran parte de Europa tienen ahora un agresivo azote de contagios, parece que en España nos movemos en cifras más sosegadas, aunque con muy dudosa estabilidad; no obstante se vienen a España a explotar sus ansias festeras, todo un peligro para la delicadeza del momento pandémico.

La rotación de esta agresiva pandemia va sombreando el mapa, tanto de España, Europa o el mismo globo terráqueo. Va tiznando determinadas zonas sin una coherencia manifiesta que responda a criterios de seguridad, quizá más bien al libre albedrío de una antojista atmósfera insana que nos tiene acotados. El uso de la mascarilla también parece rotar, gira en torno a las decisiones de unos políticos que no tienen capacidad científica, ahora dicen que es obligatoria siempre…se dice que se matizará; será la próxima rotación.

Ante esta rotación mortal que se ciñe en nuestro planeta habría que centrar los esfuerzos en la presteza y producción de las vacunas, sin que dominen los intereses económicos de las empresas farmacéuticas que seccionen las ilusiones de la población de nuestro planeta. Nuestra palabra anhelada es inmunidad.

 

Jesús Hernández Gallardo

Exfuncionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas