x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

12
Jul
2015
Rajoy baja otro cuatro por ciento el techo de gasto para 2016 PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Economía
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por MoncloaMontoro prevé que la Administración Central cierre 2018 con un déficit del 0,2%

El Consejo de Ministros ha dado el primer paso para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado del próximo año con la presentación del conocido como 'techo de gasto' y del cuadro macroeconómico.

Según ha explicado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ambos elementos "marcan el entorno en el cual se van a desarrollar esas cuentas públicas, en una situación económica de crecimiento y de expansión, como están reconociendo distintos informes internacionales". La vicepresidenta ha recordado que, según el Fondo Monetario Internacional, la economía española "está a la cabeza del crecimiento este año entre las economías avanzadas", con unas tasas de aumento del PIB que duplican "con creces" la media de la zona euro.

Sáenz de Santamaría ha añadido que ese crecimiento "está permitiendo acelerar la creación de empleo, que es el objetivo especial y esencial de este Gobierno desde el primer día", lo que se refleja en que España será el país desarrollado que más trabajo creará este año y el siguiente, según la OCDE.

"Hemos corregido los desequilibrios porque hemos puesto en marcha reformas de calado, y ahora al Gobierno le toca devolver a la sociedad española los esfuerzos realizados durante los momentos más duros de la crisis", ha manifestado la portavoz del Ejecutivo.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha explicado que la evolución de los datos ha llevado al Ejecutivo a actualizar las proyecciones macroeconómicas para este año y el próximo que figuraban en el Programa de Estabilidad aprobado a finales de abril y remitido posteriormente a Bruselas.

La previsión de aumento del Producto Interior Bruto (PIB) pasa del 2,9 al 3,3% en este ejercicio -con una aportación más positiva por parte del sector exterior- y del 2,9% al 3% en 2016. De Guindos ha apuntado que la economía ha estado creciendo en el primer semestre a ritmos cercanos al 4%, por lo que "seguimos siendo, como ocurre habitualmente, prudentes, cautos y bastante conservadores desde el punto de vista de la proyección".

En cuanto a la evolución del empleo en términos de la Encuesta de Población Activa (EPA), el ministro ha indicado que en 2015 se crearán 602.000 puestos de trabajo y que el total de nuevos empleos entre este año y el anterior superará el millón. Además, ha subrayado que en el cuarto trimestre de 2015 habrá más ocupados y menos personas en paro que en el mismo periodo del año 2011. La tasa de desempleo, ha agregado, también mejorará: se situará en el 21,1% de la población activa a finales de 2015, un punto y medio por debajo de su nivel al inicio de la legislatura.

El Consejo de Ministros ha actualizado el cuadro macroeconómico 2015-2016 con una revisión al alza de las variables de crecimiento y empleo. Para este año se prevé un aumento del PIB del 3,3 por 100, cuatro décimas más de lo fijado en el último Programa de Estabilidad, y del 3 por 100 en 2016, una décima más. El mercado laboral cerrará 2015 con un aumento de 602.000 en el número de ocupados, el 3,4 por 100 más, y una tasa de paro del 21,1 por 100.

Se trata de unas previsiones prudentes y realistas, en línea con lo estimado por diferentes analistas privados. Corroboran, además, que la economía española encabezará este año el crecimiento y la creación de empleo entre los países desarrollados, como han certificado estos días los organismos internacionales.

Estos objetivos son realizables porque se fundamentan en una política económica orientada a la corrección de los desequilibrios macroeconómicos. La intensa reducción del déficit público, lograda en un marco de recesión severa, el proceso de desendeudamiento, las ganancias de competitividad y la obtención de superávit y capacidad de financiación frente al exterior, dan a las proyecciones económicas una alta credibilidad.

Es la primera vez que en la economía española presenta un período tan largo de saldo exterior positivo, cuatro años si contamos 2016. Y lo mismo sucede con la capacidad de financiación, que se prolongará durante cinco años, al menos. A ello hay que añadir la ausencia de presiones inflacionistas, que ha permitido mejorar la capacidad adquisitiva de las familias y facilitar, junto con la creación de empleo, que la recuperación se empiece a percibir en el día a día de un mayor número de ciudadanos.

Crecimiento

Los datos demuestran que España enfila la salida de la crisis con mayor fuerza de la estimada hace muy pocos meses. El crecimiento del 3,3 por 100 previsto para 2015 (media anual) se basa en la buena evolución durante el primer semestre del año, que en tasa anualizada registra un aumento del 4 por 100. Tanto la demanda interna, con una aportación de 3,3 puntos, como la externa neta, con una mejora de dos décimas, contribuyen de forma equilibrada y sostenible a esta mejor evolución del PIB. El 3,3 por 100 previsto es la tasa más alta desde el año 2007 y supone, junto al 1,4 por 100 registrado en 2014, recuperar más de la mitad (4,7 puntos) de la renta perdida durante la crisis. Si se tienen en cuenta las previsiones para 2016 (3 por 100), el año próximo la economía española habrá vuelto a los niveles de PIB del año 2008.

Demanda interna

La demanda interna tirará del crecimiento en 2015, con una evolución mejor de la prevista. El consumo privado aumentará el 3,4 por 100, impulsado por la reactivación más rápida de lo esperado del empleo, la moderación de los precios de consumo y la disminución de impuestos derivada de la reforma fiscal. La inversión en capital fijo se prevé que aumente un 6,4 por 100 en 2015, gracias a los bienes de equipo (9,3 por 100) y, en especial, la construcción (5,5 por 100). Este sector crecerá por vez primera en 2015 después de siete años de caídas consecutivas, con una recuperación del segmento residencial (3,2 por 100) y, en mayor medida, de las otras construcciones (7,3 por 100).

Mercado de trabajo

En el caso del mercado de trabajo, el mayor crecimiento del PIB en 2015 se traducirá en una más elevada creación de empleo. Al cierre de este año, el número total de ocupados (EPA) será de 18,171 millones, un 3,4 por 100 más que un año antes. Esta cifra supera a la del cierre de 2011 y el ritmo de crecimiento es el más alto desde 2007. Supone que al finalizar 2015 se habrán creado 602.000 empleos en el año. Si a esta cifra se suman los del pasado año, se alcanza los 1,036 millones de empleos nuevos en los dos ejercicios. La tasa de paro también mejora, hasta el 21,1 por 100 de la población activa a finales de 2015, por debajo de la del cierre de 2011.

Recuperación de la economía

El año 2016 continúa la recuperación de la economía, con un crecimiento esperado del 3 por 100 gracias a que la demanda nacional aporta 2,9 puntos y la demanda externa neta, una décima. La consolidación de la recuperación económica dentro y fuera de la Unión Europea impulsa al alza las exportaciones de bienes y servicios, que avanzan a un ritmo del 6 por 100 anual en volumen, y las importaciones crecen el 6,4 por 100, cuatro décimas más que en 2014. El empleo crece a un ritmo medio anual del 3 por 100 y la tasa de paro se reducirá al 19,7 por 100.

El Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo por el que se fijan los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda para los años 2016-2018 y el límite de gasto no financiero del Presupuesto del Estado para el próximo año.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha explicado que para el conjunto de las administraciones públicas se contempla un déficit máximo del 4,2% del Producto Interior Bruto (PIB) para 2015; del 2,8% en 2016; del 1,4% en 2017 y del 0,3% en 2018, con lo que prácticamente se alcanzaría el equilibrio presupuestario. En el desglose por administraciones, el déficit de la administración central se reducirá progresivamente hasta alcanzar el 0,2% del PIB en 2018. Las administraciones territoriales también alcanzarán el equilibrio en esa fecha, siguiendo con la política de consolidación fiscal. La Seguridad Social irá reduciendo su déficit hasta situarlo en el 0,1% ese año.

Montoro ha aclarado que la administración central y las comunidades autónomas han hecho un "esfuerzo parecido" en términos de ajuste de corrección del déficit público. En cuanto a los objetivos de deuda pública, el ministro ha indicado que el total de administraciones cerrará este año en el 98,9% sobre el PIB, en 2016 con el 98,5%, que se reducirá al 96,5% en 2017 y al 93,2 en 2018.

Cristóbal Montoro ha recalcado que las políticas presupuestarias del Gobierno tienen como objetivo el crecimiento económico y la creación de empleo: "Si hubiéramos hecho otra política presupuestaria no estaríamos creciendo de esta manera y no se estaría creando empleo de esta manera. Razón por la que el Gobierno, como adelantaba el presidente, no tiene ninguna intención de cambiar ni la orientación ni el contenido de sus políticas económicas básicas, incluida la presupuestaria".

Respecto a las pensiones, el ministro ha señalado que se ha incurrido en déficit de forma deliberada. "Hemos hecho crecer las pensiones, además del crecimiento vegetativo, porque entendemos que eso es cohesión social", ha dicho.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha indicado que los ingresos tributarios crecerán un 4% en 2016, situándose en 193.520 millones de euros, y los no tributarios un 3%. El total de ingresos, tras la cesión de un 7,9% a las administraciones territoriales, se situará en 133.773 millones de euros, un 0,8% más que en 2015.

El límite de gasto no financiero del Estado para 2016 asciende a 123.394 millones de euros, un 4,4% menos respecto al Presupuesto de 2015. Esta disminución obedece a la reducción de la carga de intereses en el pago de la deuda y a la disminución de las aportaciones al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) debido a la reducción del desempleo.

El ministro ha afirmado que el presupuesto está marcado por criterios de austeridad con el objetivo de reducir el déficit público pero no "tiene nada que ver con recortes". Se trata, ha añadido, de evitar incrementar gastos porque eso iría en contra de la recuperación económica y de que lideremos el crecimiento en el mundo desarrollado.

El Consejo de Ministros ha aprobado un Acuerdo por el que se fija el límite de gasto no financiero del Presupuesto del Estado para 2016 en un total de 123.394 millones de euros. El Acuerdo recoge también el objetivo de estabilidad presupuestaria y deuda para los años 2016-2018. De esta forma, se da aplicación a lo establecido por la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera y se inicia el proceso de elaboración de los Presupuestos Generales del Estado.

Cabe recordar que el pasado 30 de abril el Gobierno remitió a Bruselas el Programa de Estabilidad en el que se contiene la senda de consolidación fiscal hasta el año 2018, cuyo objetivo sigue siendo reducir el déficit público y cumplir los compromisos de consolidación fiscal con la Unión Europea, en un contexto de firme crecimiento económico, de incremento de los recursos tributarios y de confianza de los mercados en España, gracias a este mismo compromiso y a las medidas adoptadas por el Gobierno en los últimos años.

Baja el pago por intereses y desempleo

Junto al objetivo de estabilidad presupuestaria, el Gobierno remite a las Cortes Generales para su tramitación el límite de gasto no financiero del Estado para 2016, que asciende 123.394 millones de euros, un 4,4 por 100 menos respecto al Presupuesto de 2015. Esta disminución se debe a la reducción de la carga de intereses y de las aportaciones al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) debido a la continua reducción del desempleo.

Este límite es consistente con el gasto en términos de Contabilidad Nacional que resulta del objetivo de déficit establecido para el Estado y de los ingresos no financieros previstos.

 

Objetivos de déficit

Por lo que se refiere a los objetivos de estabilidad presupuestaria para el conjunto de las Administraciones Públicas, se contempla un déficit máximo del 4,2 por 100 del PIB para 2015, el 2,8 por 100 del PIB en 2016, el 1,4 por 100 del PIB para 2017, y el 0,3 por 100 del PIB para 2018.

Este esfuerzo de reducción del déficit público supone continuar aplicando una política de control del gasto público en el conjunto de administraciones públicas que ha de conducir a alcanzar el objetivo de déficit del 2,8 por 100 del PIB en 2016, en coherencia con las recomendaciones dadas por el Consejo Europeo, finalizando el Procedimiento de Déficit Excesivo y, una vez alcanzado este objetivo, seguir avanzando hacia el equilibrio presupuestario a medio plazo.

En el desglose por administraciones públicas, el déficit de la administración central se reducirá progresivamente hasta alcanzar el 0,2 por 100 del PIB en 2018.

Las administraciones territoriales también se suman al esfuerzo de consolidación fiscal. Tanto las Comunidades Autónomas, como las Entidades Locales, tendrán equilibrio presupuestario en 2018.

Finalmente, la Seguridad Social irá reduciendo su déficit hasta situarlo en el 0,1 por 100 del PIB en 2018.

Capacidad (+) Necesidad (-) financiación pública en % del PIB

 

2016

2017

2018

Administración Central

- 2,2

- 1,1

- 0,2

Comunidades Autónomas

- 0,3

- 0,1

0,0

Entidades Locales

0,0

0,0

0,0

Seguridad Social

- 0,3

- 0,2

- 0,1

Total Administraciones Públicas

- 2,8

- 1,4

- 0,3


Objetivos de deuda

En cuanto a los objetivos de deuda pública para el periodo 2016-2018, se han fijado los siguientes para el conjunto de administraciones públicas y para cada uno de sus subsectores:

Objetivos de deuda pública (% del PIB)

 

2016

2017

2018

Administración Central y Seguridad Social

72,6

71,5

69,2

Comunidades Autónomas

22,5

21,8

20,9

Entidades Locales

3,4

3,2

3,1

Total Administraciones Públicas

98,5

96,5

93,2

El informe de situación que acompaña a este Acuerdo de Consejo de Ministros establece la tasa de referencia de crecimiento del Producto Interior Bruto de medio plazo de la economía española. La variación del gasto computable nominal de la Administración Central, de las Comunidades Autónomas y de las Corporaciones Locales no podrá superar dicha tasa de referencia en este periodo, siguiendo la Ley Orgánica de Estabilidad y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento:

Tasa de referencia nominal (% variación anual)

2016

2017

2018

1,8

2,2

2,6

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto Ley de medidas urgentes para reducir la carga tributaria soportada por los contribuyentes del IRPF y otras medidas de carácter económico. Con ello se hace efectivo el adelanto de la rebaja del IRPF prevista para 2016. La citada rebaja es adicional a la que entró en vigor en enero de este año.

La vicepresidenta del Gobierno ha destacado que este adelanto es posible porque "la evolución de la economía y de la recaudación ha sido más positiva de lo esperado" y porque con ello mejorará el crecimiento y la creación de empleo. Además, ha recordado que las retenciones volverán a bajar para 20 millones de ciudadanos y sus familias: "Los contribuyentes podrán contar con esta rebaja a partir de sus nóminas de agosto y algunos de ellos, incluso, en julio".

Por su parte, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas ha añadido que la rebaja del IRPF se puede adelantar por la mejora de la recaudación fiscal hasta mayo que, en términos de contabilidad nacional, ha crecido un 7,4%. En particular, los ingresos directos asociados al IRPF y al Impuesto de Sociedades han crecido del 8,3%.

Cristóbal Montoro ha resaltado que la inyección de liquidez, de 1.500 millones de euros, supondrá un impulso aún mayor al crecimiento económico y generará efectos positivos en el consumo y la creación de empleo. En su opinión, se crea un sistema tributario más equitativo, con una mayor rebaja para las rentas medias y bajas, beneficios sociales para familias con hijos o con personas con discapacidad.

Se establece una tarifa transitoria para todo el año con unos tipos que irán desde el 19,5% al 46%. A partir de 2016, se fija una  tarifa definitiva de entre el 19% y el 45%. La rebaja media final de la reforma será del 12,5%. Un millón seiscientos mil contribuyentes dejarán de tributar por IRPF. De ellos, a 750.000 con ingresos inferiores a 12.000 euros ni siquiera se les practicarán retenciones.

Por otra parte, se reducen las retenciones a los autónomos del 19% actual al 15%, con independencia de su nivel de ingresos. Esta medida beneficiará a casi 800.000 profesionales, que verán incrementada su liquidez en lo que queda de año en 263 euros de media.

La tributación del ahorro se verá favorecida con una rebaja adicional del IRPF ya desde este mismo mes. En este caso, se aplicará también una única tarifa transitoria, con efectos desde enero hasta diciembre de 2015.

El Real Decreto Ley también recoge otras medias tributarias como limitar la posibilidad de embargos de determinadas ayudas públicas concedidas a colectivos en riesgo de exclusión social. Además, se declararán exentas de tributación las ayudas concedidas por las comunidades autónomas y entidades locales para atender a ciudadanos en situación de emergencia, riesgo de exclusión social o para atender necesidades de alimentación o escolarización. También estarán exentas de tributación las ayudas y asistencia a las víctimas de violencia de género y las otorgadas para la adaptación de las antenas colectivas de la Televisión Digital Terrestre.

El Real Decreto-Ley de medidas urgentes incluye varias medidas destinadas a rebajar la factura de la luz que pagan los consumidores y las empresas, según ha indicado la portavoz del Ejecutivo.

En primer lugar, el Gobierno va a reducir entre los meses de agosto y diciembre de este año la parte del recibo eléctrico sobre la que puede actuar, la regulada. En concreto, aplicará una bajada media de la factura para los consumidores del 2,1% (del 2,2% en el caso de los consumidores domésticos). Sáenz de Santamaría ha argumentado que esta reducción es posible gracias a que "la reforma eléctrica ha permitido eliminar el déficit de tarifa que existía en el sistema".

En segundo lugar, el texto introduce una modificación en la Ley del Sector Eléctrico para disminuir las cargas administrativas y de gestión de los pequeños consumidores -menos de 10 kilovatios- que deciden autoconsumir, por ejemplo, a través de placas en los techos de sus viviendas. La exención, ha afirmado la vicepresidenta, "se desarrolla garantizando en todo momento tanto la seguridad como la sostenibilidad económica y financiera del sistema eléctrico".

Por último, se refuerza la protección social de los trabajadores del sector de la minería anticipando, con carácter voluntario, el acceso a la prejubilación de aquellos que tuviesen previsto hacerlo antes del 31 de diciembre de 2018. La medida, ha asegurado Sáenz de Santamaría, "ya ha sido acordada y pactada con los sindicatos mayoritarios".

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto Ley de medidas urgentes para reducir la carga tributaria soportada por los contribuyentes del IRPF y otras medidas de carácter económico. Con ello se hace efectivo el adelanto de la rebaja del IRPF aprobada para 2016. La citada rebaja es adicional a la que entró en vigor en enero de este año. Su adelanto a julio se hace posible gracias a la mejora de la recaudación tributaria, fruto del mayor crecimiento del PIB tras las reformas económicas emprendidas por el Gobierno. Supondrá una inyección adicional de renta disponible de 1.500 millones de euros para los veinte millones de contribuyentes del impuesto. Ello generará efectos positivos en el consumo y la creación de empleo, suponiendo un impulso aún mayor al crecimiento económico.

El adelanto a julio de la rebaja del IRPF prevista para 2016 se aplicará mediante una única tarifa que, con carácter transitorio, tendrá efectos desde enero a diciembre de 2015.

Esta nueva tarifa intermedia sustituirá, por tanto, a la que entró en vigor este año, con la rebaja aprobada para 2015, y, además, contendrá los efectos de la rebaja adicional inicialmente aprobada para 2016 y que dejará notar sus efectos en el segundo semestre del año. El efecto económico de la tarifa intermedia es el equivalente a adelantar la tarifa de 2016 a mediados de 2015.

Nueva Tarifa

La nueva tarifa general (transitoria) sitúa los tipos a nivel intermedio de los aprobados para 2015 sitúa los tipos a nivel intermedio de los aprobados para 2015 y 2016. Así, se reduce del 20 por 100 al 19,5 por 100 el tipo marginal mínimo del impuesto, que será aplicable, con efectos retroactivos desde enero de 2015. En 2016, quedará en el 19 por 100, como estaba previsto. Por su parte, el tipo marginal máximo se reduce al 46 por 100 (estaba situado en el 47 por 100). En 2016 quedará en el 45 por 100.

Base imponible

Tipo

2015

2016

2015 RDL

Hasta 12.450

20%

19%

19,50%

12.450 - 20.200

25%

24%

24,50%

20.200 - 34.000/35.200*

31%

30%

30,50%

34.000/35.200 - 60.000

39%

37%

38,00%

60.000 - En adelante

47%

45%

46,00%

* Hasta 34.000 euros en 2015 (inicial y RD-L); y 35.200 euros en 2016

Esta rebaja realizada en la tarifa general será asumida por completo por el Estado, es decir, sin necesidad de que las Comunidades Autónomas aprueben una nueva tarifa autonómica.

La Agencia Tributaria tendrá disponible en breve la aplicación informática con la nueva tabla de retenciones salariales con el fin de facilitar a los pagadores todos los trámites necesarios. Las empresas que no puedan llegar a adaptar las nuevas retenciones a las nóminas de julio por efecto de sus respectivos calendarios de pago deberán regularizar la situación en la nómina de agosto.

Bajan las retenciones a los autónomos

Por otro lado, el Real Decreto Ley extiende el tipo de retención reducido del 15 por 100 en el IRPF a todos los profesionales, con independencia de su nivel de ingresos. Hasta ahora este tipo estaba reservado, desde julio de 2014, a los profesionales que tuvieran rentas inferiores a 15.000 euros. Al resto de profesionales se le aplicaba hasta ahora un tipo del 19 por 100. La reducción del tipo de retención del 19 por 100 al 15 por 100 se aplicará también a los rendimientos de trabajo derivados de impartir cursos, conferencias, seminarios y similares, y de obras literarias, artísticas o científicas.

También se rebaja al 7 por 100 el tipo aplicable durante los tres primeros años del inicio de la actividad, actualmente en el 9 por 100.

La ampliación a todo el colectivo de profesionales, con efectos desde la entrada en vigor del Real Decreto Ley, permitirá una inyección de liquidez al sector de 350 millones de euros. La medida beneficia a cerca de 800.000 autónomos, que verán incrementada su liquidez en 283 euros de media en lo que queda de año.

Rebaja tarifa del ahorro

El adelanto de la rebaja del IRPF incluye no solo las rentas salariales sino también las procedentes del ahorro. Por tanto, la tributación del ahorro se verá favorecida de una rebaja adicional del IRPF, ya desde este mismo mes. En este caso, se aplicará también una única tarifa transitoria, con efectos desde enero hasta diciembre de 2015. El efecto de esta tarifa intermedia es equivalente a adelantar la tarifa del ahorro de 2016 a mediados de 2015.

Base imponible

Tipo

2014

2015

2016

2015 RDL

Hasta 6.000

21%

20%

19%

19,5%

6.000 - 24.000

25%

22%

21%

21,5%

24.000 - 50.000

27%

22%

21%

21,5%

50.000 - En adelante

27%

24%

23%

23,5%

Progresividad

La reforma del IRPF supone en su totalidad una rebaja para los veinte millones de contribuyentes del impuesto. Saldrán más beneficiadas las rentas bajas y medias, y las familias con hijos y/o con personas con discapacidad a su cargo. Después de la aprobación del Real Decreto Ley, los contribuyentes con una renta salarial de 60.000 euros anuales tendrán en 2015 una rebaja del 5,4 por 100 en su tipo medio, respecto a 2014. La rebaja será del 11,5 por 100 para los que ingresan 20.000 euros al año, y del 20,8 por 100 para los que tienen unas rentas de 15.000 euros. Finalmente, para las rentas de hasta 12.000 euros el ahorro es completo, del 100 por 100 de la cuota.

Nuevas exenciones

El Real Decreto Ley aprobado hoy recoge también otras medidas tributarias de calado:

  • Ayudas sociales exentas. Se declaran exentas de tributación las ayudas públicas concedidas por las Comunidades Autónomas y las entidades locales para atender a ciudadanos en situación de emergencia, riesgo de exclusión social o para atender necesidades de alimentación o escolarización y demás necesidades básicas de menores o personas con discapacidad. Se fija un límite máximo anual conjunto de 1,5 veces el indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM).

  • Limitación de embargos. Se limita la posibilidad de embargo de determinadas prestaciones y ayudas concedidas por las Administraciones Públicas mediante la aplicación de las reglas que ya rigen en la actualidad en la Ley de Enjuiciamiento Civil en relación con los embargos del salario, sueldo o pensión. De esta forma, la protección a este tipo de colectivos vulnerables es doble ya que, además de evitar el embargo de las ayudas sociales concedidas, no se tendrá que tributar por ellas.

  • Violencia de género. Se declaran exentas de tributación las ayudas y asistencia a las víctimas de delitos violentos y contra la libertad sexual y, en particular, a víctimas de violencia de género.

  • Adaptación de antenas colectivas de TDT. Se declaran exentas las ayudas otorgadas para compensar los costes derivados de la recepción o acceso a los servicios de comunicación audiovisual televisiva en los edificios afectados por la liberación del dividendo digital.

Medidas en materia energética

El Real Decreto Ley incorpora, asimismo, otras tres medidas relacionadas con el sector energético.

En primer lugar, la eliminación, a consecuencia de la reforma eléctrica, del déficit de tarifa, permite que, ante la mejora de las condiciones de demanda y el ahorro de costes --un 4 por 100-- que se está produciendo, se pueda reducir la parte regulada del recibo eléctrico. Esta reducción va a contribuir a rebajar la factura de la luz que pagan los consumidores y las empresas. Se aplicará, en el período agosto-diciembre, una bajada media de la factura eléctrica para los consumidores del 2,1 por 100, que será del 2'2 por 100 para los consumidores domésticos.

En segundo lugar, el Real Decreto Ley introduce, en materia de autoconsumo eléctrico, una modificación de la Ley del Sector Eléctrico a fin de disminuir la carga para los pequeños consumidores que decidan autoconsumir; por ejemplo, para los que tengan placas en los techos de sus viviendas. En este caso se exceptúa a los pequeños consumidores, de menos de 10 kilovatios, con el fin de aminorar las cargas administrativas y de gestión. De esta manera, estos pequeños consumidores se van a beneficiar de esta exención que se desarrolla garantizando en todo momento, tanto la seguridad, como la sostenibilidad económica y financiera del sistema eléctrico.

Por último, se ha reforzado la protección social a los trabajadores del sector de la minería, anticipando, con carácter voluntario, el acceso a su prejubilación de aquellos que tuviesen previsto prejubilarse antes del 31 de diciembre de 2018. Se establece una regulación de la ayuda, si se adelanta un año la prejubilación, del 4,66 por 100 de aminoración, y del 9,32 por 100 si se adelanta dos años. Esta medida ya ha sido acordada y pactada con los sindicatos mayoritarios.

Por otra parte, el secretario de Economía, Manuel de la Rocha Vázquez, denunció que “el techo de gasto aprobado por el consejo de Ministros obliga a más recortes en sanidad, educación y políticas sociales por parte de las Comunidades Autónomas, ya que el Gobierno carga todo el peso del ajuste sobre estas administraciones, que son que tienen competencias en 3 de los 4 pilares del Estado de Bienestar”.

De la Rocha Vázquez subrayó que “los socialistas estamos por la estabilidad presupuestaria, pero discrepamos radicalmente del reparto de objetivos entre administraciones. Se puede cumplir la estabilidad presupuestaria, sin hacer regalos fiscales electoralistas e injustos y dando margen para estimular la inversión productiva y el fortalecimiento del Estado de Bienestar”.

En concreto, señaló que, desde que gobierna Rajoy, “las Comunidades Autónomas, han realizado un ajuste en estos tres años de 3,4% del PIB. Del 5,1% al 1,7%. Este es un ajuste mayor que el realizado por todas las AAPP. Si no hubiese sido por las CCAA y las entidades locales, hoy Rajoy tendría 1,5 % de PIB más de déficit que cuando llegó al gobierno”.

Sobre la aprobación del Real Decreto que adelanta la rebaja de IRPF, prevista para 2016 al 1 de julio de este año, el dirigente socialista señaló que “el gobierno no podrá comprar el olvido de lo que ha sido la legislatura: un incremento indiscriminado de impuestos a la clase trabajadora y recortes del Estado de Bienestar, que no se compensan con este medida que supone ofrecer el 50% esta bajada de impuestos al 10% que más gana. Por otra parte, el 1% de contribuyentes con mayor renta (aproximadamente 200.000 personas) se beneficia más de esta reforma que el 50% de contribuyentes que menos ganan, y que representan a un colectivo de 10 millones de personas”.

Sobre la rebaja del 2,2% de la parte regulada del recibo de la electricidad, De la Rocha Vázquez ha exigido al Gobierno que garantice que esta bajada preelectoral “no la van a pagar los consumidores en el futuro”, al hacer frente a  un mayor déficit de tarifa.

 

(Rebaja del IRPF)

(Escenario Macroeconómico)

(Techo de Gasto)

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















Mitula





A Todo Color








Noticias Relacionadas