14
Jun
2011
La Justicia anula los servicios mínimos de la huelga salvaje de Metro del año pasado Imprimir
Otras Noticias - Regional
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La Comunidad ya ha informado de que habrá recurso

La justicia dice que los servicios mínimos no eran legales2011-06-15

La Sección Novena de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado los servicios mínimos decretados los días 29 y 30 de junio por la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad para la huelga de Metro de Madrid por considerar que vulneran el derecho a huelga de los empleados.

En una sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, los magistrados estiman el recurso de protección de derechos fundamentales interpuesto por la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras de Madrid, contra la orden de 22 de junio de 2010 de la Consejería de Transportes.

De este modo, la Sección Novena declara la orden dictada por la Comunidad de Madrid al estimar que la misma infringe el Derecho Fundamental de Huelga amparado en el artículo 28.2 y, por tanto, acuerda anularla. La misma Sala anuló el pasado 12 de abril los servicios fijados por la Comunidad de Madrid el día 28 de junio.

Al igual que en la resolución del pasado abril, los magistrados señalan que en el caso presente "tampoco se establecen con la necesaria determinación los criterios para identificar los servicios establecidos como esenciales".

La sentencia se desglosa por partes. La primera hace referencia a los servicios de las Unidades Operativas y del Puesto Central y Desarrollo Técnico, y en concreto, a lo relativo al personal relacionado con la circulación de trenes, fijada en un 50 por ciento para la huelga.

Según el TSJM, "carece de la necesaria justificación por cuanto el mismo adolece de imprecisión si se tiene en cuenta que resulta lógicamente necesario diferenciar entre las horas que se estimen como punta o de mayor afluencia de usuarios y las que no tienen tal condición".

Por otro lado, también "resulta necesario", partiendo del ámbito geográfico de cobertura de la red de Metro, "precisar qué zonas o recorridos de líneas resultan coincidentes con otros medios públicos de transporte que puedan resultar alternativos en atención al mayor número de usuarios que sobre la utilización normal puedan asumir".

Todo, ello, asegura, "conforme a estudios estadísticos existentes y contando también con estimaciones sobre el incremento que pueda realizarse de medios privados de transporte".

Respecto al resto de profesionales, señalan que "si bien resulta ausente de justificación el relativo a los Técnicos de Línea, y, asimismo, acontece con el personal relacionado con la atención directa, información, asistencia y seguridad del usuario, con excepción del personal de estaciones cuyo porcentaje de afectación resulta razonado".

En segundo lugar, en lo relativo a la Unidad de Mantenimiento de Instalaciones y Material Móvil, la Sala llega a "idéntica conclusión" si se tiene en cuenta que los "porcentajes podrían claramente ponerse en relación con los correspondientes a las incidencias que durante 24 horas resulten habituales y que resulten imprescindibles corregir y a las labores de mantenimiento que no pueden dejar de llevarse a cabo durante un día de convocatoria de huelga".

Por todo ello, el TSJM entiende que en la orden no se expresan "los criterios identificativos de los servicios establecidos como esenciales que permitan apreciar la existencia de la necesaria proporción entre el sacrificio que determinan para el derecho de huelga y los bienes o derechos que han de salvaguardar infringiendo con ello el derecho fundamental de huelga amparado por el artículo 28.2 CE".

En consecuencia, procede a la anulación sin que la sección "aprecie indicio alguno de presunta prevaricación" a la que hacía referencia Comisiones "cuando se trata de resoluciones que han de dictarse caso a caso en atención a los concretos e individualizados supuestos de hechos presentes".

La Comunidad de Madrid recurrirá la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que anula los servicios mínimos de Metro durante la huelga del pasado 29 y 30 de junio de 2010 al considerar que estos están "suficientemente justificados de acuerdo con las exigencias establecidas en otra sentencia anterior y dictada por la misma sala y el mismo juez ponente".

Según ha informado el Gobierno regional en un comunicado, la sentencia se refiere a los dos días en los que no se cumplieron los servicios mínimos y la huelga fue declarada "ilegal" por el juzgado de lo Social número 16 de Madrid, basándose en que el servicio de Metro es "esencial" para la región" y que los servicios mínimos establecidos "se incumplieron de manera total".

Además, recuerdan que la Comunidad, Metro y la Fiscalía habían pedido que se desestimara el recurso contencioso administrativo presentado por CC.OO. contra los servicios mínimos de aquellos días de huelga. "Sorprende que el TSJM haya fallado en contra de la opinión de la Fiscalía", lamentan desde la Comunidad.

Por otra parte, el Gobierno regional considera que el TSJM "exige nuevas obligaciones a las que el mismo juez ponente había hecho referencia en sentencias anteriores".

También recalcan que la sentencia señala expresamente que "no hubo prevaricación", ya que el consejero de Transportes e Infraestructuras "sí es competente para fijar los servicios mínimos". En esta línea, insisten en que los servicios mínimos fueron comunicados "correctamente" a los sindicatos.