x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

04
May
2011
150 años viajando sobre raíles PDF Imprimir E-mail
Lente de Aumento - Torrejón Secreto
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El año 2010, que ya está acabando nos deja muchas celebraciones, pero hay una que ha pasado desapercibida a todo el mundo: los cien años de la llegada del Tren de la Azucarera a Torrejón, un tren comercial, y de uso privado de la empresa Azucarera de Madrid que tendrá una enorme importancia durante la Guerra Civil, pero empecemos la historia desde el principio...

La historia del ferrocarril en Torrejón nace mucho tiempo antes de que la Azucarera decida poner los primeros raíles de su vía. Concretamente, el día 24 de febrero de 1856. Ese día, la Corona de España decide sacar a pública subasta la concesión de un ferrocarril que uniese las localidades de Madrid y Zaragoza. Era este un ambicioso proyecto, declarado de interés público que buscaba una conexión, pasado el tiempo, entre Madrid y París.

 

A esta subasta se presentaron cinco posibles concesionarios, pero la alianza de tres de ellos será la que posibilite la creación de una empresa destinada a poner en marcha el tren a Zaragoza.

La nueva empresa recibirá el nombre de Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y a Alicante (MZA), y nace con una estación ya construida, la Estación de Atocha, propiedad del Marqués de Salamanca, primer vicepresidente de la nueva compañía.

El primer proyecto preveía la creación de una nueva estación cerca de la Puerta de Recoletos, donde hoy se sitúa la Cibeles, pero dificultades económicas obligaron a utilizar la estación que ya existía. Desde Atocha comienzan a ponerse las vías que en 1859 ya llegan hasta Guadalajara.

En ese momento, la Compañía, falta de liquidez decide paralizar la construcción y establecer un servicio de diligencias desde Guadalajara a Zaragoza, por lo que, el día 3 de mayo de 1859 se inaugura y entra en servicio, con, entre otras, la Estación de Torrejón en su trazado, el servicio de ferrocarril entre Madrid y Guadalajara.

Hasta 1863 la vía no llegará a Zaragoza, pero en Torrejón funcionará desde 1859. Tanto es así que cincuenta años después, una empresa privada, la Azucarera de Madrid decide utilizar la estación de Torrejón para dar salida a sus productos. La Azucarera consigue una concesión para crear un nuevo ferrocarril, de vía estrecha, que una dos estaciones ya construidas: la de Ciempozuelos y la de Torrejón. Este nuevo tren se inaugura en 1910, hace ahora cien años, y hubiera pasado a la historia sin pena ni gloria, de no ser por algo que sucedía un 18 de julio de 1936.

En 1938 se produce la Batalla del Jarama, una de las más importantes y decisivas de la Guerra Civil española. Las tropas franquistas dominaron la contienda, y lograron cortar la vía férrea entre Madrid y Alcázar. Así conseguían sitiar Madrid, e impedir toda conexión con el Levante donde se había refugiado el gobierno republicano.

Ante esta situación, Negrín decide poner en marcha un plan de emergencia para recuperar la conexión con la capital. Se construiría un nuevo ferrocarril alejado de la línea de combate para garantizar el suministro al Madrid ocupado. Y así se hizo: un nuevo trazado ferroviario, conocido como "El tren de los 40 días", por el tiempo que se tardó en construirlo, nace desde la estación de Torrejón.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















Mitula





A Todo Color








Noticias Relacionadas