x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

22
Sep
2019
La exalcaldesa de Camarma se sienta en el banquillo acusada de prevaricación PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Camarma de Esteruelas
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de Camarma El Fiscal pide seis años de cárcel para Consuelo Mendieta por impedir que un aspirante obtuviese la plaza de arquitecto técnico

Hacía mucho que su nombre no volvía a los periódicos. Hasta hoy, pues Consuelo Mendieta Coronado, la polémica exalcaldesa de Camarma, se enfrenta hoy a la petición de hasta seis años de cárcel por un presunto delito de prevaricación cometido cuando era alcaldesa con el Partido Popular. El Ministerio Público solicita seis años de cárcel y diecinueve de inhabilitación para Consuelo como presunta autora de los delitos de prevaricación administrativa, infidelidad en la custodia de documentos y falsedad en documento oficial. También están acusados los que, por aquel entonces, eran secretaria interventora y vicesecretario del consistorio, María del Carmen O.B. y Javier O.V., para quienes la Fiscalía reclama seis años de prisión y diez de inhabilitación para la primera por los dos últimos delitos y cuatro de cárcel y cinco de inhabilitación para el segundo por la falsedad.

Según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía el 14 de noviembre de 2006 la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Camarma de Esteruelas aprobó las bases para la provisión de una plaza de funcionario arquitecto técnico. A las pruebas selectivas de concurso oposición se presentó J.C.V., quien realizó tres ejercicios entre abril y mayo de 2008 en los que obtuvo más puntuación que el otro aspirante. Sin embargo no fue publicado el resultado de la última prueba, que quedó bajo la custodia de Consuelo Mendieta y María del Carmen O.B., en su calidad de presidenta y secretaria del tribunal, "no quedando contenido de ese tercer ejercicio en el expediente del proceso seleccionador, afirmando las acusadas que se había extraviado". Ante esta circunstancia los otros tres miembros del tribunal acordaron proponer a J.C.V. para que le fuera asignada la referida plaza por ser el candidato con mayor puntuación global.

La Fiscalía relata que entonces para evitar que se otorgara la plaza a J.C.V. Consuelo Mendieta anuló en marzo de 2011 la composición del tribunal calificador de aquel proceso selectivo, nombró uno nuevo y convocó a los dos candidatos declarados aptos en el primer y segundo ejercicios para realizar el tercero, que no llegó a celebrarse al ser impugnada esta decisión por J.C.V. Para justificar las resoluciones en las que adoptó estas decisiones previamente Consuelo Mendieta había indicado en enero de 2010 a Javier G.V. que elaborara un informe, que firmó Carmen O.B., haciendo constar que la fecha de su expedición era el 30 de junio de 2009 y poniendo de manifiesto que el tribunal para dicho proceso selectivo no estaba legalmente constituido. En el informe hicieron constar que ello se debía al no haber estado presente la secretaria en la apertura de las plicas del tercer ejercicio ni en su corrección y que no pudo dar fe del resultado del mismo. En febrero de 2012, con ocasión del cambio de gobierno, apareció una carpeta con el tercer ejercicio del proceso selectivo entre los documentos del despacho de Consuelo Mendieta. Finalmente J.C.V. fue nombrado por decreto de la Alcaldía de 14 de septiembre de 2015 funcionario de carrera como arquitecto técnico en ejecución de una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 12 de Madrid de junio de ese año, que anuló la resolución municipal de marzo de 2011", concluye el fiscal.

Mendieta saltó a los medios pocos meses antes de las elecciones de 2011, cuando un juez de Alcalá la condenó por agredir a una concejala socialista para impedir que accediera a la documentación de un Pleno. Tras la sentencia, Esperanza Aguirre decidía que Consuelo no siguiese al frente del gobierno local, eligiendo como candidato a Domingo Higuera. La alcaldesa no se rindió ante la maniobra y fundó su propio partido, ACDE, que se convirtió en la llave del gobierno municipal. Mendieta optó por una decisión salomónica: dar el gobierno a los populares votándose como alcaldesa, pero impedir cualquier medida que tomasen sus compañeros de partido. En 2015 la estrategia de Consuelo dio sus frutos: el PP perdía dos concejales mientras que Consuelo mantenía los suyos. En 2019 su partido conservaba un escaño, a pesar de la mayoría que dio el gobierno a las izquierdas.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas