x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

07
May
2020
Madrid presenta al Gobierno la documentación para pasar a Fase 1 PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CCOO MadridLos sindicatos creen que no se cumplen las condiciones

24 horas después de anunciar que iban a pedir la entrada en Fase 1 este mismo lunes, llegaba la sorpresa: la Comunidad no remitía al Gobierno de España la documentación técnica necesaria para que el comité de expertos decida si se cumplen las condiciones para pasar de fase. Así las cosas, el Ministro de Sanidad llamaba a la Consejería pidiendo explicaciones, y estas no tardaban en llegar: a primera hora de la noche la Comunidad enviaba toda la documentación que ahora debe ser valorada por el comité técnico antes de tomar una decisión que se hará pública hoy o mañana.

La Comunidad de Madrid ha presentado formalmente la documentación requerida por el Ministerio de Sanidad para solicitar formalmente el paso a la Fase 1 en el plan de desescalada del Gobierno por el COVID-19. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, como autoridad sanitaria del Gobierno regional, ha aportado el Informe de Madrid sobre las Capacidades Estratégicas Sanitarias dentro del Plan de Transición hacia una nueva normalidad.

Dentro de ese informe, la Consejería de Sanidad ha explicado el descenso de todos los indicadores provocados por esta epidemia en la región, y especialmente el descenso mantenido en el último mes desde el pico de la crisis -registrado entre los días 31 de marzo y 1 de abril- de las hospitalizaciones en los centros sanitarios madrileños y de los ingresos en UCI.

En concreto, la red de hospitales, tanto públicos como privados, ha registrado un descenso de un 84% en el número de personas hospitalizadas en planta y de un 64% en los ingresados en puestos de cuidados intensivos.

El consejero de Sanidad quiere trasladar a los madrileños que esta decisión se toma desde la “máxima prudencia” y pidiendo la “máxima colaboración” de todos los ciudadanos para hacer frente al Covid-19 porque esta crisis hay que afrontarla también “desde la responsabilidad que tenemos que tener todos desde el plano individual para seguir escalando y creciendo en las siguientes fases, sin olvidar nunca de dónde venimos” y recordando “que entre todos vamos a poder combatir al virus”.

En una reunión la Consejería de Sanidad ha comunicado al Ministerio de Sanidad su decisión y éste ha emplazado a la Comunidad de Madrid a un nuevo encuentro para estudiar la documentación aportada pasar solicitar el cambio a la Fase 1 en el proceso de desescalada.

CCOO Madrid considera que deben ser los expertos y responsables del Ministerio de Sanidad los que tomen la decisión sobre si la Comunidad de Madrid cumple o no con los criterios adecuados para pasar a la fase 1 de la desescalada el próximo lunes 11.

El secretario general de CCOO Madrid, Jaime Cedrún, ha declarado sobre la posibilidad de que la Comunidad de Madrid pueda pasar a la fase 1 del proceso de desescalada el próximo día 11, que “tienen que ser los expertos del Ministerio de Sanidad y sus responsables quienes nos tienen que decir si estamos preparados o no”. A su juicio, “por un lado, sería bueno para la Comunidad” poder pasar a dicha fase “desde un punto de vista socioeconómico pero, por otro, tenemos que tener garantías absolutas de que se van a cumplir todas las medidas de salud pública, y que estamos en condiciones de poder abordarlo sin que se produzca un rebrote y vuelvan otra vez los contagios”.

El próximo lunes 11 de mayo está previsto que algunas de las comunidades autónomas comiencen a iniciar su paso a la fase 1 del proceso de desescalada, en función de los criterios sanitarios marcados por el departamento que dirige el ministro Salvador Illa, ante la crisis provocada por la pandemia del Covid19.

La Comunidad de Madrid, una de las más afectadas y con mayor número de fallecidos y contagiados, ha solicitado a través de su Gobierno Regional el paso a dicha fase a partir de la próxima semana por entender que se dan las condiciones para hacerlo. Sin embargo, para Jaime Cedrún “tal y como está actuando la Comunidad de Madrid, con esa falta de transparencia y esa opacidad, y con los datos que tenemos hasta el momento, la decisión por parte del Ejecutivo madrileño no parece muy fiable”.

Por ello, Cedrún se muestra esperanzado en la decisión del Ministerio de Sanidad, en que “acierten y a ver si es verdad que cumplimos con todos los criterios y el lunes podemos pasar a la fase 1”.

El anuncio de que la Comunidad de Madrid ha solicitado acceder a la Fase 1 de la desescalada es calificada como “prematura y precipitada” por el Sindicato de Enfermería en Madrid que considera que “ni los profesionales ni las infraestructuras serían capaces de asumir una nueva escalada en caso de aumentar significativamente los casos de Covid-19 en nuestra región”.

“Hubiéramos preferido que la Comunidad hubiera permanecido un tiempo en la Fase 0 y durante ese periodo se hubiera preparado para dar el salto a la 1. La Atención Primaria, la que ha de liderar esta desescalada, sigue con la misma dinámica de funcionamiento y con los mismos profesionales que antes de iniciarse la pandemia y así no podremos atender y hacer un seguimiento correcto de los pacientes que van a demandar nuestros cuidados. Son necesarios muchos miles de profesionales, especialmente de Enfermería, y aún nadie nos ha comunicado cuándo y dónde se van a incorporar”, afirman desde el Sindicato de Enfermería madrileño.

Hay que avanzar pero priorizando la seguridad sanitaria y eso, pensamos, que no se ha tenido tanto en cuenta. Es verdad que la situación en los hospitales ha mejorado pero los profesionales sanitarios, especialmente los de Enfermería, “necesitan imperiosamente descansar, desconectar de las jornadas estresantes y de producirse una nueva escalada de casos no sabemos si estaríamos en las mejores condiciones para ofrecer los cuidados que hay que dar”.

Entrar en una nueva Fase no solo es decirlo, abrir comercios y pedir responsabilidad a los ciudadanos para que lleven mascarilla y mantengan la distancia social. “Hay que hacer un trabajo sanitario previo de acople y organización a la nueva realidad, especialmente en Primaria, y no pretender que seamos los profesionales (como ha ocurrido hasta ahora) los que nos organicemos y seamos los que ofrezcamos soluciones, especialmente si la dotación de medios tanto materiales como humanos no es la correcta”.

De igual forma, explican desde SATSE Madrid, esperamos que los responsables de la Comunidad que han tomado la decisión sean conscientes de que los centros de salud de Madrid son los que menor número de profesionales por habitante vienen de todo el Estado “por lo que habrá que contratar a miles de enfermeras que, por otro lado, necesitarán directrices claras de qué han de hacer, cómo han de hacerlo y, sobre todo, en qué condiciones”.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, exige al Ministerio de Sanidad, como máxima autoridad, y al conjunto de las comunidades autónomas que refuercen la Atención Primaria para afrontar con garantías la inminente Fase 1 de desescalada.

El personal de la sanidad afronta con incertidumbre y falta de información la entrada en este nivel de desescalada y temen que se produzca un nuevo foco de contagios por la falta de previsión en este ámbito. En este sentido, de entrada, CSIF reclama que se hagan pruebas masivas de anticuerpos, que aseguren un correcto diagnóstico serológico de cada profesional.

Desde CSIF dudamos que se cumplan las exigencias mínimas en cuanto a material de protección y realización de pruebas. Hay que tener en cuenta que, a partir de ahora, la atención primaria va a tener un papel protagonista para hacer detección, aislamiento y seguimiento de los casos. La atención primaria siempre es la puerta de entrada al sistema sanitario de cualquier enfermedad y ahora también lo será del coronavirus.

Otra cuestión que preocupa a CSIF es la situación de las plantillas y las miles de bajas que se han registrado por contagio. Las plantillas siempre están al límite, más ahora en esta situación de crisis (tenemos 44.000 personas contagiadas y miles de bajas sin cuantificar) y aunque la presión hospitalaria haya descendido debemos estar preparados ante una posible nueva oleada. Además hay que afrontar la lista de espera generada a la de por sí elevada demora en pruebas asistenciales e intervenciones, sin olvidar que las plantillas están exhaustas (hacen falta relevos, coger días libres, festivos y obviamente sus vacaciones cuando llegue el verano).

Esta crisis ha puesto encima de la mesa también la precariedad de muchos profesionales de la sanidad. Muchos/as profesionales ganan poco más de 1.000 euros, afrontan jornadas superiores a las 8 horas y las contrataciones realizadas estas semanas lo han puesto mucho más en evidencia. Por no hablar de las notables diferencias salariales entre comunidades autónomas.

CSIF también pide responsabilidad a las comunidades autónomas ante la falta de información. La falta de transparencia nos hace temer que las comunidades, como La Rioja o Madrid, donde más se ha sufrido el impacto del Covid-19 ofrezcan datos sesgados para pasar cuanto antes a la Fase 1 de desescalada. Estaremos vigilantes.

En otras, como Castilla-La Mancha, CSIF rechaza de pleno la petición del Ejecutivo autonómico de entrar el próximo lunes en la fase 1 de desescalada. Mientras en otras comunidades ha descendido significamente el número de contagios e incluso han reducido a cero la cifra de muertes, ayer mismo se registraron en la región 510 nuevos positivos y 31 fallecidos.

Castilla-La Mancha ha sido y sigue siendo un punto negro: 2.647 fallecidos, que colocan a la comunidad con la mayor tasa de mortalidad de todo el país, con 130,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes. Además, Ciudad Real es la provincia que registra la mayor tasa de mortalidad de toda España (203 fallecidos por cada 100.000 habitante), un triste honor en el que le acompaña Cuenca en segundo lugar y con el resto de provincias también en los primeros puestos.

A pesar de los informes de la Consejería de Sanidad sobre tasa de contagio, realización de test, dotación de EPIS y asistencia sanitaria, CSIF considera que la región no está preparada para la fase 1 porque además la Junta no ha elaborado un Plan de Seguridad y Contingencia para asegurar la salud de los trabajadores, pacientes y usuarios frente al COVID-19, tal y como le ha reclamado el sindicato, además de que es ahora cuando se está preparando un plan organizativo en Atención Primaria cuando es algo que se debería tener ya previsto e implantado".

Desde CSIF pedimos que se establezca un triaje ágil, para que se atienda sin demoras y de manera inmediata a pacientes infectados por COVID-19 tanto de forma presencial como en domicilio, así como acceso inmediato a Radiología y analítica de protocolo COVID. Solicitamos que se establezcan protocolos homogéneos de tratamiento y seguimiento de pacientes con coronavirus para todos los centros de salud; modificación de los tiempos de atención con el fin ofrecer una atención de calidad, como históricamente se viene reclamando y evitar la aglomeración de pacientes.

También pedimos: desinfección del centro una vez por turno de forma ordinaria; circuito de residuos y lavandería rápido; potenciación de los medios de transporte, conductores, vehículos, etc., para incrementar la atención domiciliaria; aceso inmediato a PCR inicial, aislamiento precoz y consejos a los convivientes y Test rápidos para diagnóstico, toma de decisiones de individuos, familias o contactos; acceso a material de protección individual sin restricciones; protocolo de acceso de los usuarios al centro con guantes, mascarilla y geles desinfectantes a la entrada, asegurando distancia mínima de 2 metros tanto en zonas comunes, consultas y salas de tratamiento.

Del mismo modo, entendemos necesario que se establezcan circuitos diferenciados de canalización y separación física de pacientes con y sin coronavirus, o incluso, si los datos epidemiológicos así lo aconsejan, establecer centros monográficos COVID; retomar progresivamente la actividad normal a crónicos y tratamientos, fisioterapia, trabajo social, matronas, etc.; establecer medidas de disminución de procesos burocráticos, procesos de IT, recetas de crónicos, otras prestaciones, con herramientas informáticas que disminuyan las aglomeraciones frecuentes de pacientes en los centros de salud.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas