x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

15
Abr
2020
Desalojan una iglesia de San Fernando con cinco feligreses dentro PDF Imprimir E-mail
Zona Este - San Fernando de Henares
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMA pesar de que el sacerdote recordó a los agentes que la celebración de misa está expresamente permitida por el Decreto del Estado de Alarma, obligaron a la suspensión del culto

De nada le sirvió al sacerdote de la parroquia Santos Juan y Pablo de San Fernando explicarle a la Policía Nacional que la celebración de misa está expresamente permitida por el artículo 11 del Decreto de Estado de Alarma, pues los agentes decidieron suspender la celebración al constatar que los cinco únicos feligreses presentes no llevaban mascarilla.

Todo sucedía el pasado lunes por la tarde, cuando un vecino llamaba a la Policía para informar de que un grupo de feligreses estaba entrando en la iglesia. Rápidamente se acercaba una patrulla que, tras constatar que, a pesar de cumplirse sobradamente las medidas de distanciamiento social, los vecinos no llevaban guantes ni mascarilla, por lo que decidían pedirles que se fueran dando por suspendido el oficio.

Tras lo sucedido el sacerdote publicaba un largo mensaje en redes sociales en que explicaba todo lo ocurrido, y como “por más que les he mostrado lo que el artículo 11 del decreto de alarma y los feligreses han mostrado todos el papel del Obispado que nos invitaron a repartir como salvoconducto hacia la Policía, me han dicho que si no suspendía la misa nos sancionaban”.

Miguel Ángel Nieto calificaba como “allanamiento de morada” lo ocurrido, tras explicar que “la Policía no puede entrar en un templo ni paralizar una misa sin un requerimiento judicial firmado. Si insisten en denunciar, que denuncien. Se recurre y ellos serán sancionados por precaución por saltarse la ley”.

Y es que lo sucedido en San Fernando no es lo único que ha ocurrido en estos días de Semana Santa, los más importantes para los cristianos. En Torrejón, por ejemplo, también han sido varios los vecinos que llamaban a la Policía tras ver cómo los fieles entraban en varias parroquias de la localidad, pero, a diferencia de lo ocurrido en San Fernando, los agentes, tras visitar los templos y constatar que se cumplía el distanciamiento social (un aforo no superior al 33% del total), salían de ellos sin interrumpir los oficios.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas