x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

06
Ene
2019
Cabalgata Torrejón 2019: La fábrica de juguetes explotó en fuegos artificiales para cerrar la Cabalgata PDF Imprimir E-mail
TorreNews - Sociedad Torrejón
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Por primera vez en muchos años el desfile torrejonero no contó con la participación de animales

Ni ocas, ni camellos, ni los animales de Fauna Aventura, ni tampoco ponis. Esta vez la Cabalgata de Reyes de Torrejón dejó fuera a los animales por primera vez en muchos años. Así los únicos animales que participaron en un largo desfile de tres horas y media fueron cabras, osos, caballos, gaviotas, peces y cisnes... hinchables.

Esta era la primera sorpresa de una larga tarde en la que la ola de frio no consiguió congelar la ilusión de los niños, que aguantaron el paso de sesenta elementos entre carrozas y pasacalles, por la Avda de la Constitución. Y entre los participantes, además de los habituales, se colaron un Peter Pan de enormes dimensiones, una Campanilla flotante un águila tripulada o una carroza dedicada a la nueva película de Dragon Ball, que se estrenará en pocos días.

A las seis de la tarde comenzaba el penúltimo acto de las Mágicas Navidades de Torrejón: una Cabalgata de Reyes que llegaba a la Plaza a eso de las nueve de la noche para proceder al gran fin de fiesta. Tras llegar al Ayuntamiento y saludar a los niños desde el balcón municipal, los Reyes se “teletransportaban” hasta la puerta de la iglesia, para participar en el último pase del videomapping que ha llenado de magia las tardes de Torrejón durante mes y medio.

Esta vez, sin embargo, el espectáculo fue muy diferente, pues el dinosaurio que destruía la fachada de la iglesia reconvertida en fábrica de juguetes, esta vez dejaba en paz el espacio para que los Reyes y los Guachis pudiesen completar el reparto de regalos de la noche más especial del año, un reparto que no dejó indiferente a nadie.

Así, la fábrica lanzó un cohete cargado de juguetes que explotó en un espectáculo de fuegos artificiales de unos seis minutos que supuso la destrucción de la fábrica que terminó ardiendo por el fuego de los cohetes. Eso sí, como la Noche de Reyes es una noche mágica, volvió a reconstruirse para que los Reyes pudiesen despedirse definitivamente de los torrejoneros hasta el próximo año.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Telescopio TV

A Todo Color



































Noticias Relacionadas