x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

25
Nov
2019
Nieve, hielo y fuego en la inauguración de las Mágicas Navidades PDF Imprimir E-mail
TorreNews - Sociedad Torrejón
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Torrejón cerró su fiesta de inauguración con fuegos artificiales

El pasado viernes Torrejón vivió su propia “Canción de Hielo y Fuego” en la inauguración de las Mágicas Navidades, pues estos dos elementos fueron el principio y final de una fiesta de dos horas y media que consiguió sacar a los vecinos a la calle a pesar del frío y la lluvia. Así, a las seis de la tarde, y con el Recinto Ferial y la Plaza de España ya en funcionamiento, la pista de hielo se ponía en marcha, y lo hacía, como marca la tradición, con una exhibición de patinaje a cargo de tres figuras emergentes del patinaje madrileño. A esa misma hora se abría también la exposición sobre los ángeles en el Belén, una muestra que ocupará el Museo de la Ciudad durante toda la Navidad. Y a las siete la acción se trasladaba hasta la Casa de la Cultura, donde la Asociación Micológica de Torrejón presentaba su nueva exposición.

A las siete y cuarto, y tras cruzar las calles Hospital y Enmedio, llenas de unos curiosos pingüinos navideños de colores, tocaba poner en marcha la iluminación de la Plaza, y eso hacía el alcalde acompañado del encargado de suceder a las Gipsy King como padrino de las Mágicas Navidades, un padrino que, además, repetía, tras haber encendido el botón hace tres años. Emilio Pineda, copresentador de Madrid Directo, encendió la Navidad tras un primer intento fallido, mostrando el nuevo montaje de la Navidad torrejonera.

Y así lo que escondían las sombras se desvelaba al fin, con una Ciudad de los Sueños dedicada a los cuentos infantiles en la que la nieve artificial, el humo y las burbujas fueron protagonistas. Cinco minutos después la acción se trasladaba hasta la fachada de la iglesia, donde comenzaba el primer pase del videomaping “Fantasía de Navidad”, una curiosa historia con el genio del reloj de la torre como protagonista. A las siete y media los Guachis hacían acto de presencia iniciando la primera actuación de las que celebrarán durante los dos próximos meses, y a esa misma hora sus “amigos” de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos comenzaban un largo viaje hasta el Recinto Ferial acompañando a los Gigantes Anunciadores de la Navidad.

Y así los Gigantes descubrían el nuevo paso subterráneo de la calle Enmedio, y el recortado parking disuasorio, ocupado por el Bulevar de Luz con montajes transitables a imagen y semejanza de los que ocupan las calles de Vigo. Acompañados por el largo mural efímero pintado por Manuel Ojeda, comenzaba un paseo por el Parque del Ocio cargado de sorpresas: la Casa de Papá Noel, un sorprendente Bosque de Estrellas con un efecto de lluvia de estrellas, el Lago decorado con varios Santa Claus, o una exposición de animales gigantes iluminados.

Pero el centro de las miradas estaba en la Puerta Mágica, el espectáculo de luz y sonido de Mariano Light que abarrota el Recinto Ferial. Y la sorpresa se desveló: la empresa italiana decidió traerse el montaje “Lights of the Cathedral” que impactó en Scorrano el pasado verano, aunque con cambios muy importantes. Así decidieron montar una gran pantalla justo delante que escondía las formas de la imponente estructura lumínica. A pesar de ello, los torrejoneros y visitantes disfrutaron con un espectáculo con sorpresa, pues entre las muchas imágenes proyectadas aparecía la Virgen del Rosario, Patrona de la localidad.

Tras ver cómo se encendía la Puerta Mágica parecía que todo había terminado, pero no fue así. Justo tras el final tocaba inaugurar el último espacio del Paseo Navideño, un Recinto Ferial convertido, como en junio, en Feria, en que una atracción destacaba sobre las demás: una gran noria situada, al igual que las de Vigo y Alcalá, entre las más altas del país y con capacidad para cerca de doscientos pasajeros. Y para estrenarla por todo lo alto, la Noria llegaba con un espectáculo de fuegos artificiales sorpresa, ya que no se había anunciado. El final, único en el centro de España: las cestas estallaban en una rueda de fuego que arrancaba el aplauso del público.

Así terminaba la tarde, pero no el fin de semana, pues durante los días siguientes se ponía en marcha la tradicional Muestra de Villancicos, una muestra inaugurada el sábado por los profesores y alumnos de la Escuela de Música de la Caja del Arte; y que continuaba el domingo con la actuación de la Agrupación Lírica de Torrejón. Los líricos, así, ofrecían durante cerca de media hora un repertorio de villancicos y canciones navideñas que terminaba con un popurrí de villancicos tradicionales coreado por el público arremolinado junto a la puerta del Ayuntamiento. Un concierto, por cierto, que sirvió de previo al que están preparando para cerrar las Mágicas Navidades el próximo 11 de enero en el Rodero.

 




 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Telescopio TV

A Todo Color



































Noticias Relacionadas