x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

10
May
2020
Villar del Olmo, hábitat perfecto para los anfibios en peligro de extinción PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Sureste
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de Villar del OlmoSegún un estudio del CSIC

Villar del Olmo es el hábitat perfecto para la reproducción de anfibios como el sapo partero común y el sapillo moteado común. Así se desprende de un estudio que un grupo de investigación del Museo de Ciencias Naturales - CSIC acaba de publicar en la revista internacional ‘Herpetological Conservation and Biology’.

Es una de las conclusiones a las que ha llegado el equipo de Íñigo Martínez-Solano, al que pertenece Carlos Caballero-Díaz, uno de los investigadores del trabajo, que subraya la importancia que juegan estos puntos artificiales, como albercas, pilones, abrevaderos, canteras o charcas artificiales, para que los anfibios puedan reproducirse y persistir a lo largo del tiempo en ambientes rurales mediterráneos.

En este estudio realizado en el sureste madrileño, Villar del Olmo figura como uno de los municipios más propicios para la reproducción del sapo partero común, que se encuentra en peligro de desaparición en otros puntos de la región como el Parque Nacional del Guadarrama.

“La Fuente del Quemado y las charchas artificiales del Pinar de la Pililla forman parte de nuestro patrimonio histórico y natural, siendo protagonistas imprescindibles de que la naturaleza siga funcionando correctamente en el municipio”, explica Caballero-Díaz, sobre las dos zonas en las que se concentra esta especie que, actualmente, está catalogada como “en régimen de protección especial” a nivel nacional.

Pero en el término de Villar del Olmo se localizan también otros encharcamientos y zonas fluviales donde especies como el sapo corredor, el sapillo pintojo ibérico y el sapillo moteado común -catalogado como vulnerable en la Comunidad de Madrid- depositan sus huevos.

Las alarmas sobre el descenso de población del sapo partero saltaron en 2006, con un estudio del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC sobre la necesidad de convertir el sureste madrileño en el último vestigio de esta especie debido a la proliferación del “hongo asesino”. Desde entonces, se ha creado una red de charcas que han conseguido recuperar estas especies y convertir la comarca de Las Vegas en su hábitat preferido.

“Es un privilegio que estas especies puedan reproducirse y habitar los espacios naturales de Villar. Es una muestra más de que años de trabajo por conservar nuestro patrimonio natural dan sus frutos”, comenta la alcaldesa, Lucila Toledo, recordando que, desde hace décadas, el Ayuntamiento ha colaborado activamente con el proyecto Sapos SOS de la Comunidad de Madrid para la recuperación de estos anfibios.

Un proyecto que además está incluido en las Sendas Verdes de la región, así como en las rutas interactivas a vista de dron del municipio. Un interesante recorrido herpetológico que comienza en el Mirador del Valle y que se suma a los importantes recursos paisajísticos que hacen de Villar del Olmo uno de los mejores ejemplos de bosque mediterráneo de la Comunidad de Madrid.

En el artículo publicado por ‘Herpetological Conservation and Biology’ se señala además la importancia de mantener pilones y charcas en buen estado. La reproducción de anfibios es compatible y beneficiosa para las actividades tradicionales desarrolladas en los puntos de agua y mediante medidas sencillas se puede conseguir que los anfibios completen su metamorfosis correctamente. Medidas que tienen que ir acompañadas de revisiones periódicas que se basan en no soltar especies invasoras, limpiar pilones en épocas sin larvas, amontonar piedras o construir rampas de entada y salida en pilones para que los anfibios puedan entrar y salir, además de no verter residuos o no molestar a los renacuajos.

Y es que los anfibios juegan un papel esencial en el ecosistema como controladores de plagas, algo fundamental para el éxito de la agricultura. También, reducen la proliferación de enfermedades como la malaria, e incluso pueden ayudar a hallar la cura de enfermedades. El artículo científico está disponible en http://www.herpconbio.org/

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas