x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

12
Ago
2022
El 93% de los sanitarios ha pasado el coronavirus PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridCasi el 70% de los que sufren secuelas no tienen reconocida incapacidad temporal

Un estudio de la CCOO Sanidad Madrid, en colaboración con el Colectivo Covid Persistente de Madrid, revela que el 69% de los y las profesionales de los sectores sanitarios y sociosanitarios con COVID persistente no tienen reconocidas las secuelas en su baja médica, siendo la Comunidad de Madrid una de las que presenta tasas más altas de Incapacidad Temporal.

El trabajo de campo se realizó durante el primer semestre de 2022, sobre una muestra de 760 personas, de las cuales un 85% eran mujeres, con edades comprendidas entre los 40 y los 59 años en el 68% de los casos.

El trabajo de CCOO pretendía conocer la incidencia de los problemas de salud que afectan a las personas trabajadoras de los sectores sanitarios y sociosanitarios y su enorme impacto, ya que a fecha de hoy continúan presentando síntomas tras haber padecido COVID-19. Además pretendía obtener una aproximación de la percepción subjetiva del estado de salud de los participantes y qué tipo de problemas físicos, psicosociales y mentales quedan como secuela a medio y largo plazo.

Los resultados ponen de manifiesto que el 93 por ciento de los y las encuestados había padecido COVID-19. De ellos y ellas el 13% precisó ingreso hospitalario, el 3% en UCI. El 90 por ciento cursó baja laboral por una incapacidad temporal (IT). Las IT, en el 37% de los casos fueron de menos de un mes; en el 31%, de uno a seis meses; en el 9%, de seis a 12 meses; y en un 24%, de más de 12 meses.

Además, una de cada tres personas precisó posteriormente un nuevo periodo de baja por IT. De estos casos, el 31% se consideró recaída y un 69% requirió una nueva incapacidad temporal que fue considerada como una nueva IT, a pesar de tener la misma etiología.

A la vista de los datos, cabe destacar que ocho de cada diez personas que han respondido a este cuestionario (un 78%) continúa con síntomas. Los principales síntomas son: fatiga (74%), dolor articular (62%), niebla mental (61%), problemas de memoria (58%) y dificultad para respirar 38%. El 58% percibe limitaciones o secuelas como: incapacidad para realizar sus labores habituales dificultades respiratorias; astenia; graves dificultades de concentración; alteraciones en la deambulación; anosmia (pérdida del olfato), ageusia (ausencia de gusto para saborear comidas); imposibilidad de realizar ejercicio físico; artralgias (dolor articular); hipertensión arterial; mialgias; urticaria; cefaleas; fibrosis pulmonar; insomnio y alteraciones visuales. Con respecto al seguimiento de estos pacientes, en el 69% de los casos no se han recogido a su alta médica estas secuelas que ha dejado el COVID-19, y solo 55% de los casos ha tenido seguimiento después del contagio.

A juicio de CCOO, cada vez hay evidencias más sólidas de que la pandemia tiene un efecto negativo sobre la salud psicosocial de la población en general y que ha tenido importantes repercusiones en la salud de las y los trabajadoras de estos sectores en particular. Dada la magnitud y su dimensión, sanitaria, social y económica, este sindicato requiere de las Administraciones públicas que ofrezcan respuestas adecuadas y específicas para estos colectivos de profesionales. Y propone, entre otras medidas, unidades de tratamiento específico en la sanidad pública y, por supuesto, el reconocimiento de las bajas e incapacidades laborales.

Por ello, reclama la puesta en marcha de más intervenciones destinadas a reducir los impactos negativos y a reparar los daños causados por la enfermedad, a través del tratamiento y en su caso rehabilitación de los síntomas y secuelas de la COVID persistente. El sindicato seguirá demandando a las empresas que identifiquen y evalúen todos los riesgos asociados a estas actividades y, de manera particular, los riesgos psicosociales existentes.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas