x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

23
Oct
2018
Garrido y Carmena constituyen el Consejo de la candidatura de El Retiro y el Prado a Patrimonio Mundial de la UNESCO PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridEn enero se presentará el proyecto ante el organismo

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha destacado que lograr que El Retiro y el Paseo del Prado se conviertan en Patrimonio Mundial de la UNESCO, en la categoría de Paisaje Cultural, “contribuirá a impulsar un Madrid volcado con la cultura, abierto al mundo y hospitalario con quienes nos visitan”.

Garrido ha participado, en el Palacio de Cibeles, en el pleno constituyente del Consejo Cívico y Social de la candidatura, uno de los pasos previos para que en enero se conozca en París si la propuesta española resulta viable de acuerdo con los criterios de la UNESCO para alcanzar su último objetivo que es la inclusión en la lista de Patrimonio Mundial. Este órgano reúne a todos los agentes implicados para poner en común iniciativas que impulsen esta candidatura para conseguir su declaración.

El presidente regional ha subrayado la “necesaria colaboración institucional” para alcanzar este objetivo y ha remarcado el “apoyo e impulso” de la Comunidad, que en esta iniciativa tiene un “doble compromiso”: tanto con los madrileños como con la protección del patrimonio, “que nos brinda la oportunidad única de difundir la singularidad de uno de los primeros paseos arbolados de Europa”. Esta zona, ha proseguido, “supone un atractivo cultural y turístico de primer orden para toda la región”.

El Consejo Nacional de Patrimonio eligió el pasado mes de abril el espacio del Paseo del Prado y El Retiro, a propuesta del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid, como candidato a ser declarado Patrimonio Mundial como Paisaje Cultural por su excepcionalidad al constituir un paseo arbolado que se diseñó para el disfrute de los ciudadanos en torno a la cultura, la ciencia y la naturaleza.

En el pleno de constitución del Consejo Cívico y Social de la candidatura, Garrido ha invitado a las instituciones, organismos y asociaciones que lo integran a que “colaboren y apoyen activamente” la candidatura para conseguir su éxito. En el acto han participado también la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Todos los bienes que optan a ser declarados Patrimonio de la Humanidad deben poseer lo que la UNESCO denomina Valor Universal Excepcional. En el caso de El Retiro y el Paseo del Prado este valor está ligado a la mezcla de cultura y naturaleza. Esta zona, enclavada en el corazón de la ciudad, cuenta con una superficie de 190 hectáreas, de las cuales el 75 % son espacios verdes.

El bien que aspira a ser declarado Patrimonio Mundial incluye el Paseo del Prado entre Cibeles y la Plaza de Atocha, todo el parque de El Retiro y el barrio de los Jerónimos. Esta zona atesora una concentración de instituciones excepcional en número y heterogeneidad. Así, en ella se encuentran el Palacio de Cibeles, el Banco de España, la Casa de América, el Cuartel General del Ejército de Tierra (Palacio de Buenavista), el Banco de España, el Museo Thyssen-Bornemisza, el Congreso de los Diputados, los hoteles Palace y Ritz, la Bolsa, el Cuartel General de la Armada, el Museo Naval o el Museo del Prado.

También se ubican el Museo Nacional de Artes Decorativas, la Real Academia Española de la Lengua, la Iglesia de los Jerónimos, el Real Jardín Botánico, el Real Observatorio Astronómico, el Museo Nacional de Antropología, el Palacio de Fomento, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la Cuesta de Moyano, el CaixaForum, el Museo Reina Sofía, la Puerta de Alcalá, las fuentes de Cibeles, Apolo, Neptuno y la Alcachofa, el Monumento a los Caídos por España o el monumento a Alfonso XII en el estanque de El Retiro.

En total, este ámbito incluye más de 21 Bienes de Interés Cultural y muchos de los fondos y colecciones que contiene son de dimensión universal, como la Real Academia, las obras de Goya, Velázquez y Picasso, las colecciones de láminas y archivo del Real Jardín Botánico o el Real Observatorio de Madrid.

El Paseo del Prado es el primero de los paseos arbolados urbanos europeos. Los ciudadanos lo usaron desde el siglo XV como lugar de esparcimiento y Felipe II se encargó de acondicionarlo y embellecerlo con árboles y fuentes. Fue durante el periodo ilustrado (concretamente bajo el reinado de Carlos III) cuando se produjo la más importante intervención urbanística en este enclave, que se convertiría en modelo para muchas ciudades españolas y latinoamericanas.

Una característica especial y única es la incorporación de las ciencias al paisaje urbano de la zona, con la creación del Gabinete y Academia de Ciencias Naturales –hoy Museo del Prado– el Real Jardín Botánico (desde donde partieron las expediciones botánicas que exploraron los territorios de ultramar y reunieron un tesoro científico que se conserva en su archivo) y el Real Observatorio Astronómico. Incorporaciones muy ligadas al espíritu pedagógico de instrucción de los ciudadanos característico de la época.

Precisamente ha sido la ciudadanía quien ha hecho pervivir el espíritu del lugar, convirtiéndolo en escenario de las grandes demostraciones populares de los madrileños, desde la proclamación de la República a las manifestaciones contra el golpe del 23-F y el terrorismo, pasando por la concurrida Feria del Libro o las grandes celebraciones de los éxitos del Real Madrid y del Atlético de Madrid, la Fiesta de la Bicicleta y el Maratón de Madrid, entre otros.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha presentado el Consejo Cívico y Social para la candidatura ‘El Paseo del Prado y El Buen Retiro, Paisaje de las Artes y de las Ciencias’ a la lista de patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. El órgano que nace hoy será el encargado de asesorar y proponer las distintas actividades que se lleven a cabo relativas a la candidatura tanto por el propio Ayuntamiento de Madrid como por las entidades públicas y privadas o por particulares que participe en la candidatura.

En la presentación de este Consejo Cívico y Social, que es colegiado y reúne a representantes de diferentes instituciones, ha estado presente también el ministro de Cultura y Deportes, José Guirao, y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, así como representantes de las principales instituciones que están presentes en la zona que abarca la candidatura, desde el Museo del Prado al Banco de España, por citar dos de ellos. Las encargadas de entrar en el detalle del Consejo Cívico y Social y en la propia candidatura han sido, por un lado, Carmen Rojas, Coordinadora del Área de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, y Monica Luego, responsable de la redacción del expediente de la candidatura.

Con la candidatura ‘El Paseo del Prado y El Buen Retiro, Paisaje de las Artes y de las Ciencias’, Madrid se presenta a la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. El bien aspira a ser declarado Patrimonio de la Humanidad en la categoría de Paisaje Cultural y para ello debe demostrar lo que la UNESCO denomina Valor Universal Excepcional, en el caso de Prado-Retiro este valor está ligado a la unión de cultura y naturaleza. Esta zona, enclavada en el corazón de la ciudad, cuenta con una superficie de cerca de 200 hectáreas, de las cuales el 75% son espacios verdes.

Al mismo tiempo, esta zona atesora un importante valor como paisaje cultural donde se concentra un gran número de instituciones de diversas procedencias públicas o privadas, y en el que la ciudadanía ha mantenido vivo el espíritu del lugar, escenario histórico de participación colectiva, disfrutando además de sus jardines y paseos en pleno corazón de Madrid.

Esa unión entre espacio natural e institucional, escenario de la historia de la sociedad civil madrileña, ha sido subrayado por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que se ha felicitado “de la unión de instituciones pero también de toda esa sociedad civil, aquí presente, que han cuidado esta espina verde de Madrid. Todo su esfuerzo, por encima de los nombres o pertenencias, da el valor singular y especial que tiene esta candidatura”.

En esa línea, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, también ha resaltado que esta candidatura “nos brinda la oportunidad única de difundir la singularidad de uno de los primeros paseo arbolados de Europa”.

Tras la creación del Consejo Cívico y Social, el siguiente paso será en enero cuando se entregue de forma definitiva la candidatura de Madrid a la UNESCO. En ese sentido, el ministro de Cultura y Deportes, José Guirado, ha cerrado con el deseo de que “este ejemplo de patrimonio que ponemos delante del mundo, sea también un buen ejemplo de crecimiento ilustrado, que la próximas generaciones puedan sentirse orgullosas de lo que hicimos. Que dentro de un siglo pueda decir que fuimos ejemplares”.

El Paseo del Prado es el primero de los paseos arbolados urbanos europeos. Los ciudadanos los usaron desde el siglo XV como lugar de esparcimiento y Felipe II se encargó de acondicionarlo y embellecerlo con árboles y fuentes.

Fue durante el periodo ilustrado, concretamente bajo el reinado de Carlos III cuando se produjo la más importante intervención urbanística en este enclave, que se convertiría en modelo para muchas ciudades españolas y latinoamericanas.

Una característica especial y única es la incorporación de las ciencias al paisaje urbano de la zona, con la creación del Gabinete y Academia de Ciencias Naturales –hoy Museo del Prado– el Real Jardín Botánico, desde donde partieron las expediciones botánicas que exploraron los territorios de ultramar y reunieron un increíble tesoro científico que se conserva en su archivo, y el Real Observatorio Astronómico, situado en la llamada Colina de las Ciencias. Incorporaciones muy ligadas al espíritu pedagógico de instrucción de la ciudadanía característico de la época.

Precisamente ha sido la ciudadanía la encargada de hacer pervivir el espíritu del lugar, convirtiéndolo a lo largo del tiempo en escenario de las grandes demostraciones de participación de los madrileños, desde la proclamación de la Segunda República a las manifestaciones contra el golpe de estado del 23F, pasando por la concurrida Feria del Libro o las grandes celebraciones de los éxitos del Real Madrid y el Atlético de Madrid, la fiesta de la bicicleta, el Maratón de Madrid, la última etapa de la Vuelta Ciclista a España entre otros acontecimientos.

El bien que aspira a ser declarado Patrimonio de la Humanidad en la categoría de Paisaje Cultural incluye el Paseo del Prado entre Cibeles y la Plaza de Atocha, todo el parque de El Retiro, y el barrio de los Jerónimos.

Esta zona atesora una serie de instituciones excepcionales tanto en número como en heterogeneidad. En ella se encuentran el Palacio de Cibeles, actual sede del Ayuntamiento de Madrid, el Banco de España, la Casa de América, el Cuartel General del Ejército de Tierra (Palacio de Buenavista), el Museo Thyssen-Bornemisza, el Congreso de los Diputados, los hoteles Palace y Ritz, la Bolsa, el Cuartel General de la Armada, el Museo Naval, el Museo del Prado, el Museo Nacional de Artes Decorativas, la Real Academia Española de la Lengua, la Iglesia de los Jerónimos, el Real Jardín Botánico, el Real Observatorio Astronómico, el Museo Nacional de Antropología, la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Cuesta de Moyano, CaixaForum y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, entre otros.

A ellos se suman la lista de monumentos tan conocidos como la Puerta de Alcalá, las fuentes de Cibeles, Apolo y Neptuno, la de la Alcachofa, el Obelisco a los Caídos o el monumento a Alfonso XII en el estanque del Retiro. Incluye más de 21 Bienes de Interés Cultural y muchos de los fondos y colecciones que contiene son de dimensión universal, como la Real Academia, las obras de Goya, Velázquez y Picasso, las colecciones de láminas y archivo del Real Jardín Botánico o el telescopio Herschfeld.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas