x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

15
Abr
2022
Nuestra Pasión de Jueves Santo PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

Para el andero la Semana Santa es un conjunto de actos que suman vínculos, sensaciones, inquietudes compartidas que se entregan desinteresadamente con la intención de alabar a Dios de la mejor manera, un empujón interior que nos une y nos sensibiliza.

Así ha sido el Jueves Santo, afrontando un recorrido muy prolongado en la distancia y en el tiempo; tres horas y media cargando con la Virgen de la Soledad por las arterias principales de Torrejón de Ardoz, mostrando equilibrio y ganas de cumplir con la exigencia del momento.

La procesión del Silencio del Miércoles Santo supuso el regreso a la realidad cofrade, comprendiendo abiertamente las trabas de este trabajo, el túnel de la pandemia nos hizo olvidar sentimientos explicados en la colectividad y el Jueves Santo se han encontrado en ese concepto de unidad, sumando trabajos y voluntades que miran en sintonía única.

La música que puso en práctica la Banda Municipal de Torrejón cambió de argumento, regresando a las marchas procesionales propiamente dichas, se dejó atrás la exquisitez del Silencio anterior, muy de acuerdo con el recogimiento y la meditación.

La gente se agolpaba en las inmediaciones de la Iglesia de San Juan Evangelista para no perder ni una mirada a la belleza de la Virgen de la Soledad, radiante en la presentación en el paso penitente.

Las demás imágenes conducidas en la procesión son diferentes escenas de la pasión de Cristo, resaltando la Santa Cena representada en las andas que portaban los niños de nuestra Hermandad de la Vera Cruz.

La procesión se prolongó en exceso, por causas ajenas a quienes protagonizábamos los diferentes pasos y en la Plaza Mayor coincidimos la Virgen de la Soledad y la Santa Cena, compartiendo diferentes figuras de indudable plasticidad y aprecio por parte del público asistente.

La gente asistente en abundancia motiva de manera especial a quienes participamos en la procesión, sintiendo en muchos momentos una gran conexión y empatía.

En la Hermandad de la Vera Cruz y Nuestra Señora de la Soledad recordamos con cercanía a nuestro hermano Vicente, sabiendo que su lucha pasa por una recuperación física que todos anhelamos; nuestras oraciones están enfocadas en ese sentido y cada acto penitencial es momento de recuerdo. ¡Abrazos Vicente!

 

Jesús Hernández Gallardo

Exfuncionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas