x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

03
Sep
2019
Cada taza de chocolate de la inauguración de MetroEste costó 18 euros PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Coslada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMUn nuevo escrito del juez detalla cómo funcionaba la rama de la Púnica de la que era responsable Granados

Pocas horas después de la imputación de Aguirre y Cifuentes El Confidencial abundaba en la investigación dando luz a otro informe del juez que detalla como funcionaba la rama de la Púnica relacionada con los eventos de Waiter Music, y entre ellos aparece uno que se celebró en la Zona Este, en concreto en Coslada y San Fernando.

Así, según el digital, Waiter facturó a Sacyr y Dragados, empresas responsables de la obra del MetroEste, 26.800 euros por el chocolate con churros para 1.500 personas, lo que da un precio unitario de 18 euros por taza, muy superior al precio de mercado.

Es sólo un ejemplo de una forma de actuar que El Confidencial detallaba. Según el diario, Francisco Granados ideó una compleja trama con dos vertientes cuando estuvo al frente de la Consejería de Transportes. Por una parte, entregaba, a través de Mintra, los contratos de construcción del Metro a constructoras de tamaño mediano a cambio de una comisión, en lugar de dejárselos a las grandes constructoras. Estas obras solían incurrir en sobrecostes que llegaban hasta a duplicar el precio de licitación.

La segunda vertiente se dirigía a las grandes constructoras que, para hacerse con las adjudicaciones de las ampliaciones de Metro, debían asumir los costes de celebración de la puesta de la primera piedra y la inauguración, eventos que gestionaba Waiter Music. Las facturas que giraba Waiter, según el juez, estaban muy por encima de los precios de mercado.

Obviamente la entrada de nuevos jugadores en el terreno de las grandes adjudicaciones levantó suspicacias que llevaron a Esperanza Aguirre a sacar a Granados de la Consejería de Transportes. Pero en su nuevo destino, la Consejería de Presidencia, Granados volvió a tener contacto con otra de las empresas públicas investigadas: Arpegio.

Enlace: Noticia de El Confidencial

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas