Carmena dedica el San Isidro de este año a las mujeres | eltelescopiodigital
x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

11
May
2018
Carmena dedica el San Isidro de este año a las mujeres PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridAlmudena Grandes pregonó las Fiestas más castizas

Eran las ocho de la tarde cuando arrancaban oficialmente las fiestas de San Isidro. Lo hacían con la voz y la palabra de la escritora Almudena Grandes, y desde el balcón de la Plaza de La Villa, “un espacio tan pequeño y, al mismo tiempo, el más grande al que puede aspirar una madrileña”, ha dicho la escritora que ha reconocido que nunca ha pronunciado una frase con los pronombres correctos. “Hablo demasiado deprisa, me como la última ‘d’ de todos los participios, y hasta llevo el nombre de la patrona”, decía Grandes, quien recordaba que los veranos no los pasaba en el pueblo: “Me quedaba con mi familia callejeando por la calle Fuencarral, Lope de Vega, enfrente de las Trinitarias”, dijo.

Desde entonces parece que “hemos cambiado mucho y no hemos cambiado nada–decía la pregonera de estas fiestas. Ahora somos más variados, más altos. Yo creo que también más guapos, porque hay madrileñas con ojos rasgados, madrileños con la piel de ébano, chulapos andinos, chulaponas eslavas, chilabas, turbantes, túnicas de todos los colores, ecos de lenguas imposibles y bellísimas en los vagones del metro. Ellos y ellas son nosotros, nosotros somos todos, y todos somos Madrid, una ciudad enamorada de la felicidad. Sed felices en estas fiestas”.

Unas fiestas que vuelven un año más para invitarnos a disfrutar de plazas y calles con música, baile y verbena para celebrar la festividad de su patrón, con más de 200 citas en 15 escenarios diferentes. La programación acoge todo tipo de actividades vinculadas al folclore madrileño, dando continuidad a la herencia cultural y castiza de la ciudad para disfrute de todas y todos.

La celebración de San Isidro vuelve un año más para invitarnos a disfrutar de nuestras plazas y parques, animadas por la fiesta patronal más callejera del año. Del 11 al 15 de mayo, la programación de San Isidro 2018 reúne más de 200 citas de acceso libre y para todos los públicos en 15 escenarios diferentes. Un cóctel variado, que va de lo castizo a lo más innovador, para disfrutar al aire libre en lugares tan emblemáticos de la ciudad como La Plaza Mayor, el parque de El retiro, la Plaza de Isabel II y la de Oriente, Las Vistillas, la Pradera de San Isidro o el Parque de Tierno Galván.

Plaza Mayor

La plaza más multitudinaria de Madrid acogerá en estas fiestas propuestas de música y danza en el escenario de estas fiestas. Hoy viernes 11 de mayo, a las 22 horas inaugura la programación Coque Malla acompañado por la Banda Sinfónica Municipal. Sandra Bernardo, con su voz cálida y aterciopelada, ofrecerá un concierto de jazz vocal con ritmo latino mañana sábado día 12 a las 21 horas, seguida de Omou Sangaré, una de las grandes voces femeninas de la música africana contemporánea, incansable activista y defensora de los derechos de las mujeres en su Mali natal.

El domingo día 13 a las 22 horas, concierto de zarzuela organizado en colaboración con el Teatro de la Zarzuela, con la participación de Ainoa Arteta, José Antonio López y Lucero Tena, entre otros. Y al día siguiente, 14 de mayo, celebramos el 25 cumpleaños de M80 con un concierto homenaje a cargo de Celtas Cortos, Gran Cañón, Elefantes e Inaculate Fools.

El 15 de mayo, el guitarrista flamenco José Luis de la Paz, ofrecerá su arte en concierto y dará paso a la actuación de Diego El Cigala, quien pondrá el broche de oro a la programación de San Isidro en la Plaza Mayor, el 15 de mayo a las 22:20 horas.

En horario de mañana, el escenario de la Plaza Mayor acoge dos citas con el folclore y la tradición. El 12 de mayo entre las 12 y las 14:30h, la XXXIV edición del Festival de Danzas Madrileñas, a cargo de diferentes asociaciones folclóricas de la ciudad, ofrecerá muestra de los bailes típicos de la región y de la escuela bolera madrileña y goyesca. Y el 15 de mayo, de 11 a 14h, las casas regionales afincadas en Madrid participarán del ‘Homenaje a San Isidro’ que se celebra de forma ininterrumpida desde 1953, con bailes y danzas procedentes de todos los rincones de España.

Plaza Conde de Barajas

¿Se puede bailar trap, reggaeton y hacer poesía a la vez? En la plaza Conde de Barajas se ofrecerán dos espectáculos relacionados con la música y la poesía vistas desde dos perspectivas completamente diferentes.  Por un lado, los amantes de la poesía, el reggaeton y el trap, no pueden faltar a la propuesta de ‘twerking poético’, el 13 de mayo a las 19.00 horas, en la plaza del Conde de Bajaras, para experimentar esta mezcla explosiva. El 12 de mayo, en el mismo escenario y a la misma hora, ‘Tenemos la palabra’ ofrecerá un espectáculo de música y poesía en el que se reformulan los códigos más vanguardistas de ambas disciplinas artísticas.

Además, La Juan Gallery, en la calle Juanelo 21, ofrecerá una sesión de moda, performance y música, el día 12 a las 18 horas, en un evento de moda experimental que invita a los jóvenes modistas a explorar otras formas de mostrar su trabajo, en diálogo con otras artes, inscribiendo la moda también en un contexto artístico.

Parque Enrique Tierno Galván

El Madrid de los 80 volverá a sonar, los días 14 y 15 a las 22:30 horas, en el Parque de Tierno Galván. El músico y compositor Luis Miguel Cobo revivirá la ‘movida madrileña’ con versiones de grupos como Los Secretos, Tino Casal o Azul y Negro, acompañadas de un espectáculo piromusical con el que se homenajeará al que fuera alcalde de la ciudad de Madrid entre los años 1979 y 1986, primer alcalde de Madrid en democracia, en el centenario de su nacimiento.

Además, sesiones de música electrónica con Dj Jaimote Island el día 14 y Dj Carlito Groove el 15, ambos días a las 20h.

Plaza de Oriente

Danza flamenca, zarzuela, teatro de humor y espectáculos acrobáticos se darán cita en la plaza de Oriente durante San Isidro. ‘Clásicos excéntricos’ ofrecerán su particular visión de la música, el 12 de mayo a las 11.30 horas, interpretando las partituras clásicas con instrumentos insólitos y actitudes poco convencionales. Y la zarzuela será protagonizará la mañana del día 13, a las 11.30 horas, con un taller dirigidos a los niños y niñas con ganas de aprender y conocer el mundo lírico. El día 13, la danza y el flamenco se mezclarán en este espacio con la actuación de Sara Cano, a las 19.00 y 19.40 horas.

El 14 de mayo, las acrobacias de Vincent Martínez divertirán a niños y mayores a las 19.00 horas y el día 15 a las 11:30 horas, el ‘Carnaval de los animalitos’ reunirá a leones, gallinas y tortugas para contarles los secretos de la ópera a los peques a partir de 3 años.

La Rosaleda del Parque del Oeste

La música inclasificable de Daniel Lumbreras, el nuevo disco de Joana Serrat, el aire latinoamericano del dúo La Loba y varios concursos de diversa tipología se darán cita en la Rosaleda del Parque del Oeste entre el 12 y el 15 de mayo.

La actuación de Daniel Lumbreras, el 12 de mayo a las 11:30 horas, inaugurará las actividades de San Isidro en este parque madrileño con su música inclasificable, que abarca influencias africanas, celtas y brasileñas. Al día siguiente a la misma hora, le tomará el relevo el ‘Dúo La Loba’, procedente de Argentina, con su particular fusión de folk riplatense, melodías pop y música alternativa contemporánea. El día 15 también a las 11.30h, la cantautora Joana Serrat ofrecerá un concierto country con marcado por su personal voz y un sonido vanguardista.

Entre el 11 y el 16 de mayo, La Rosaleda acogerá el certamen ‘Rosa de Madrid’ en el que los madrileños y las madrileñas podrán escoger su rosa favorita. También en relación con esta flor, el 15 de mayo a las 13.30 horas se celebrará la demostración floras ‘Las rosas de tu vida’, en la que destacados floristas de la ciudad realizarán arreglos florales para ilustrar los diferentes momentos cruciales que se presentan en la vida. Y el 16 de mayo a las 17:30 horas, el VIII Certamen de Pintura Infantil reunirá a los y las jóvenes participantes en un concurso orientado a la concienciación del cuidado del medio ambiente.

El Templo de Debot

Los atardeceres con música clásica llenarán de magia del Templo de Debot con la actuación, el 13 de mayo a las 20.30 horas, del ‘Cuartero Pergolesi’, compuesto por músicos profesionales rusos afincados en Madrid que interpretarán estilos diferentes dentro de la música clásica con un sello único y personal. La formación ‘Enol Ensemble’, especialista en investigar diferentes estilos y épocas de la música de cámara, ofrecerá un concierto de trío de cuerda, el 14 de mayo a las 20:30 horas, para interpretar las ‘Variaciones Goldberg’, obra maestra de Bach.

‘Universo Zapico’, integrado por los hermanos Zapico, completará la programación de este escenario con danzas españolas e italianas barrocas el 15 de mayo a las 20:30 horas.

Plaza de Colón y de Sánchez Bustillo

Flamenco Madrid, en su 4ª edición, se da cita de nuevo, el 13 de mayo a las 12:00 horas, en la Plaza de Colón con la intención de batir el récord del año pasado, en el que 3.000 personas se juntaron para bailar y aprender flamenco.

Y entre los días 12 y el 14 de mayo, los vecinos de la plaza Sánchez Bustillo bailarán ritmos tropicales, norteamericanos y urbanos. Este cóctel musical se combina con un taller de aprendizaje de ritmos vinculados al swing el 12 de mayo a las 19.00 horas; con un baile que mezclará el cha cha cha, compases latinos y tropicales el 13 de mayo a las 19.00 horas, y con los ritmos urbanos que se darán cita en la plaza el 14 de mayo, también a las 19.00 horas.

Dispositivo de Policía Municipal

Con motivo de las fiestas, el cuerpo de Policía Municipal desplegará un dispositivo especial de seguridad. El CECOR (Centro de Coordinación) se instalará en la Casa de la Panadería los días 14 y 15 de mayo. Además, se reforzarán los efectivos en la Plaza Mayor, desde las 20 horas, con motivo de las actuaciones musicales de los días 12, 15 y 15 de mayo, un espacio donde se controlarán los accesos con vallas reforzadas en las horas de los conciertos.

En cuanto a los espacios de La Pradera y parque de San Isidro, desde hoy viernes, y hasta el día 15, habrá cortes de tráfico en el paseo Ermita del Santo (desde Vía Carpetana hasta cruce con paseo de San Illán, del 7 al 18 mayo, y desde el puente de San Isidro hasta el paseo de San Illán, el 15 de mayo). En la Pradera se establecerá un perímetro de refuerzo especial el día del espectáculo pirotécnico; y se desplazarán efectivos de la Unidad de Gestión de la Diversidad (UGD). En las Vistillas se ampliará el número de efectivos durante la celebración de los conciertos, los días 12 y 14 de mayo, y se trabajará en colaboración con la Unidad de Apoyo a la Seguridad (UAS).

Finalmente, con motivo de la procesión del día de San Isidro, a las 19 horas el día 15, participarán en la seguridad 4 policías de gala, efectivos del Escuadrón de Caballería y la Sección de la Banda de Música de Policía Municipal.

La campaña ‘Fiestas libres de violencias machistas’ arranca por segundo año consecutivo, coincidiendo en esta ocasión con las fiestas de San Isidro, que comienzan este viernes 11 de mayo. El Área de Políticas de Género y Diversidad del Ayuntamiento de Madrid, presidida por Celia Mayer, quiere con ella avanzar en la lucha contra las violencias sexuales que se ejercen en la ciudad. El objetivo es informar y sensibilizar para prevenir las agresiones sexuales durante las fiestas de verano que se celebran en Madrid, además de formar para atender a las mujeres que sean víctimas de este tipo de violencias.

Este año se repite de nuevo el eslogan “No es no. Cuando sea. Como sea. Donde sea”, porque su éxito y calado popular lo ha convertido en un grito unánime de las mujeres contra la violencia machista.

Para empezar, se instalarán dos puntos violetas mientras duren estas fiestas. Uno, en el paseo de la Ermita del Santo, dentro del recinto de fiestas, y el otro, en el paseo Quince de Mayo. En ellos se ofrece información, asesoramiento y ayuda sobre dónde acudir y qué hacer ante una agresión sexual. También se realiza una labor de concienciación y sensibilización para transmitir al conjunto de la sociedad que todos y todas podemos hacer algo para acabar con las violencias machistas en Madrid. Están atendidos por voluntarias que previamente han recibido formación en atención y prevención de la violencia sexual. Asimismo, por primera vez este año se ha impartido formación especializada a la Policía Municipal destinada en las zonas de fiestas.

En mayo, se instalarán puntos violetas en las fiestas de los distritos de Arganzuela y Carabanchel (San Isidro), y en Latina (fiestas de Aluche). En junio, habrá en Retiro, Tetuán, Moncloa, Latina, Carabanchel, Ciudad Lineal, Usera, Puente de Vallecas, Moratalaz y Hortaleza.

Julio es el mes para los festejos populares de Chamberí, Usera, Puente de Vallecas, Hortaleza, Villaverde y San Blas. Los puntos violetas también estarán presentes en la cita de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma, durante el mes de agosto en el distrito Centro, y en Villaverde, Vicálvaro y Barajas. En septiembre le toca el turno a Chamartín, Arganzuela, Moncloa, Latina, Carabanchel, Ciudad Lineal, Hortaleza, Villa de Vallecas, San Blas y Barajas, y en octubre a Salamanca, Fuencarral y Vicálvaro.

Teléfono de atención a las víctimas

El Ayuntamiento de Madrid también tiene habilitado un teléfono de atención a las víctimas de agresiones sexuales. El número es el 628 18 60 76 y estará operativo de viernes a domingo, desde las 22 a las 7 horas.

Aunque poner una denuncia es una decisión particular de cada víctima, saber algunos consejos es muy útil. Por ejemplo, que antes de denunciar se deben tomar medidas como no lavarse, conservar la ropa que se llevaba durante la agresión o guardar los mensajes de todo tipo y en todo tipo de soporte. Ofrecer ayuda psicológica, social y jurídica, es una prioridad para el Área de Políticas de Género y Diversidad.

En la calle y en las redes sociales

Durante el transcurso de la campaña, que estará en la calle y en las redes sociales, se distribuirán tarjetas con teléfonos de información y denuncias, pegatinas, chapas, carteles y servilletas con el logotipo de una boca abierta y un mensaje directo contra cualquier tipo de agresión.

En paralelo a esta iniciativa y como en el 2017, el Área de Políticas de Género y Diversidad pondrá en las redes sociales vídeos cortos protagonizados por personas del mundo del cine, la música y la televisión, dado que tienen más visibilidad social. Son las caras y las voces de actrices como Leticia Dolera, Lucía Martín y Natalia Rodríguez, actores como Javier Pereira, Álex García y Fernando Guallar, las y los presentadores de televisión Quique Peinado, Paula Vázquez y Marta Nebot, las chicas del grupo de música Hinds o la economista y actriz Marta Flich. En ellos se pone de manifiesto que luchar contra la violencia machista es responsabilidad de toda la sociedad y que es el agresor el que debe sentir vergüenza y quedarse solo. Los mensajes reivindican respeto y libertad.

Las agresiones sexuales, una forma de violencia poco visible

La violencia sexual es una de las formas de agresión que se encuentran más naturalizadas y que son más comunes: los tocamientos, el acoso verbal, la invasión del espacio personal… son habituales en el día a día de las mujeres. A menudo este tipo de agresiones no se denuncia y son muy difíciles de contabilizar en las estadísticas oficiales.

Según el Ministerio del Interior, en España se produce una violación cada ocho horas. Para la Federación de Asociaciones de Asistencia a Mujeres Violadas, estas cifras son sólo una pequeña parte de la realidad, ya que se calcula que de cada seis violaciones sólo se denuncia una. De ahí la importancia de este tipo de campañas.

En el enlace noesno.madrid.es está toda la información sobre qué hacer en caso de agresión y los materiales de la campaña para difundir:

Ante una agresión, ¿qué hacemos?

Además de la información que facilitan los puntos violetas abogando por unas fiestas libres de violencias machistas, y los datos para saber qué hay que hacer ante una agresión, estos datos figuran en los programas de mano de las fiestas de San Isidro repartidos por múltiples lugares de Madrid, como centros culturales, sociales o turísticos. Consultar qué servicios y qué teléfonos están al alcance de las víctimas de violencia sexual también es factible vía on line en noesno.madrid.es

Si has sufrido una agresión machista: Unidad de Apoyo y Protección a la Mujer, Menor y Mayor (UAPM). Policía Municipal de Madrid. Teléfono: 900 222 100 (gratis)

Orientación general ante una agresión sexual: Número habilitado por el Ayuntamiento de Madrid: 628 18 60 76, de viernes a domingo y de 22 a 7 horas

Para denunciar una agresión sexual: Unidad de Atención a la Familia y Mujer Madrid (UFAM). Policía Nacional. Teléfono: 091

Asistencia psicológica y asesoría jurídica: Centro de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia Sexual de la CM (CIMASCAM). Teléfono: 915340922, de lunes a viernes, de 10 a 20 horas

Centro de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales (CAVAS). Teléfono: 915 740 110, de lunes a jueves, de 9 a 18 horas; los viernes, de 9 a 15 horas.

 

Pregón San Isidro 2018 – Almudena Grandes -

 

Queridos vecinos, queridas vecinas, camaradas y cómplices de los trabajos y los placeres de la vida en Madrid, gracias por haber venido. Querida alcaldesa, gracias sobre todo a ti, por invitarme hoy a este balcón, un espacio muy pequeño y, al mismo tiempo, el más grande al que puede aspirar una madrileña. Nadie de mi familia había llegado tan lejos desde que en 1932, mi tía abuela Camila Rodríguez fue elegida Miss Chamberí en la verbena del Carmen, que se celebraba entonces en el solar donde ahora se levanta el mercado de Barceló, o sea, enfrente de mi casa.

Esas son mis raíces. Cuando era pequeña, echaba de menos un lugar al que volver en Navidad, porque mis amigas se iban a algún pueblo, o a Galicia, a Sevilla, a Barcelona, donde tenían tíos, primos, casas de piedra con jardines repletos de helechos de un metro de altura, patios azulejados con buganvillas que trepaban hasta el techo, pisos antiguos en avenidas remotas donde comían canelones el 26 de diciembre. Yo siempre me quedaba en Madrid, donde vivían todos mis tíos, todos mis primos, e iba a las fiestas familiares andando, porque la casa de mis abuelos paternos estaba en Fuencarral 92, a la vuelta de la esquina, y la de los maternos en la calle Lope de Vega, justo enfrente de la iglesia de las Trinitarias, total, un paseo, y cualquiera coge un taxi en Navidad, con los atascos que se forman, y como el metro va hasta arriba, pues tampoco merece la pena…

Esas fueron las enseñanzas que recibí de mis mayores. Mientras mis amigas memorizaban los nombres de los árboles y las señales que distinguen las setas venenosas de las comestibles, mientras aprendían a bailar sevillanas o miraban al mar, a mí me enseñaron que mejor andando que en metro, mejor en metro que en autobús, hay que llegar adonde sea media hora antes para poder entrar, y como fuera de casa, no se está en ninguna parte. La lección principal -tú tranquila, que aquí no eres nadie y nunca lo serás-, era tan obvia que no se molestaron en explicármela con palabras.

Como un hada madrina populachera y generosa, Madrid hace a sus hijos dos regalos en el instante de su nacimiento. Uno es el agua, la incomparable delicia de beber directamente del grifo. El otro es el anonimato. Porque en esta villa plebeya, que se enorgullece de su condición tanto o más que otras de sus viejos y aristocráticos blasones, nadie es más que nadie. A los madrileños nos traen sin cuidado los orígenes, los apellidos y la distinción de nuestros conciudadanos. Yo lo sé bien, porque no tengo otro lugar de donde ser, unos tatarabuelos míos tenían un café en la Red de San Luis, nunca he pronunciado una frase con los pronombres correctos, hablo demasiado deprisa, me como la última ‘d’ de todos los participios, y hasta llevo el nombre de la patrona, pero ni uno solo de esos atributos me ha servido jamás de nada, nunca me ha servido para nada, en esta bendita ciudad que carece radicalmente de vocación de sociedad cerrada, dividida en estratos de familias viejas y advenedizas.

Ese es el Madrid que amo, un caos misteriosamente ordenado, la Villa que se ha fundado a sí misma a espaldas de Palacio, y que no es distinguida, ni falta que le hace. La corte de los milagros, claro que sí, porque ¿acaso no es un milagro el azul – hoy no- el cielo que nos cubre? Aunque, para milagros, los del santo, nuestro Isidro, que fue capaz de convertir el descanso en fervor, la pereza en una hazaña de los laboriosos ángeles. No existe patrón más vago, ni más simpático, tampoco más digno de una ciudad como la nuestra, esta impecable síntesis del brillo y la cochambre.

Madrid es una ciudad que se quiere poco, mucho menos de lo que debería. Frente al narcisismo contumaz de los habitantes de otras capitales, que alardean de no viajar porque afirman que la suya ya es la ciudad más bella del mundo, muchos madrileños se pasan la vida diciendo que esto es un asco y que se van a ir, aunque nunca se vayan. Madrid es una ciudad muy hermosa, una urbe inmensa, con grandes edificios, con amplias avenidas, con parques antiguos y muchísimos árboles, y sin embargo, seguimos escuchando a diario las célebres tonterías del secarral y del poblachón manchego. Todos los días alguien se burla del Manzanares porque no entiende nada. Que el verdadero río de Madrid es La Castellana. Que su virtud suprema es la velocidad. Que su patrimonio más valioso es su espíritu de resistente, la feroz determinación con la que se aferra a la vida hasta en los momentos peores, que los hemos tenido, y han sido muchos, y muy malos.

Vivimos en una capital que, sin renunciar nunca a su condición, siempre se ha empeñado en ejercerla a contracorriente, separando la Villa de la Corte, enorgulleciéndose de atributos villanos que capitales más pequeñas, menos importantes, despreciarían. Esa es su grandeza, el tesoro que transmite en herencia a sus descendientes. Porque aquí, lo vetusto brilla más que lo nuevo, la gracia que florece en las aceras es más elegante que la moda de los escaparates, y el barullo de las mañanas de domingo, de las noches de verano, resulta mucho más poderoso, más embriagador que la belleza canónica de los monumentos.

Las hazañas del pueblo de Madrid son más nobles, más ejemplares, más heroicas que los escudos que coronan sus aristocráticas fachadas. Capital del dolor, capital de la gloria, esta es la ciudad que nunca se detiene, una superviviente capaz de renacer una y otra vez de sus propias cenizas. Aquí nunca hemos tenido mar, ni Olimpiadas, ni Exposiciones Universales. Pasamos en un suspiro de ser la capital mundial del antifascismo a convertirnos en la capital del único fascismo superviviente en Europa, una oscura ciudad de funcionarios que bebían café con leche. Eso seguían diciendo cuando Malasaña, que es mi barrio, hervía ya todas las noches. Ninguna apuesta es más arriesgada que darnos por muertos.

Y aquí estamos otra vez, más vivos que hace tiempo, dispuestos a hacer lo que mejor sabemos, estar fuera de casa, colonizar las calles, apropiarnos de las plazas y los jardines para bailar, para cansarnos, para resistir hasta el último aliento, más chulos que un ocho. Los más jóvenes verán amanecer al fresco, se tomarán un chocolate con churros mientras la primera intuición de la luz aclare apenas el cielo, y sólo se irán a la cama cuando hayan empezado a trabajar los barrenderos. Los que ya no lo somos, jóvenes, recordaremos nuestras propias noches infinitas con una envidia sonrosada y sana, y tomaremos el relevo a media mañana.

Hemos cambiado mucho y no hemos cambiado nada. Ahora somos más variados, más altos. Yo creo que también más guapos, porque hay madrileñas con ojos rasgados, madrileños con la piel de ébano, chulapos andinos, chulaponas eslavas, chilabas, turbantes, túnicas de todos los colores, ecos de lenguas imposibles y bellísimas en los vagones del metro. Ellos, ellas somos nosotros, nosotros somos todos, y todos somos Madrid, una ciudad enamorada de la felicidad.

Tenemos que aprender a amarla, y la mejor manera de lograrlo es ser felices, así que ya sabéis lo que tenéis que hacer. Sed muy felices en estas fiestas de San Isidro, pero no rompáis nada, por favor. Recordad que Madrid no es sólo nuestra. Es también de los madrileños, de las madrileñas del futuro. Cuidémosla porque algún día de mayo, alguien que no ha nacido aún saldrá a este balcón para sentir la misma emoción que siento yo ahora mismo, al pronunciar la última palabra de este pregón.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas