x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
Mar
2018
Sentir el Via Crucis PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

Entre los actos penitenciales de la Semana Santa de la Hermandad de la Vera Cruz está el Vía Crucis. Es un clásico en el inicio de los eventos de la Hermandad y, con ello, ponemos en ruta todo un despliegue de medios materiales y humanos que certifican nuestra intención de participar y entregar nuestro servicio a la gente de Torrejón de Ardoz, que busca estos momentos de identificación con la Iglesia Católica.

Este año, si tengo que decir la verdad, me he visto desde el interior del Vía Crucis como el primer sorprendido gratamente, por la carga de simbolismo y ambiente que ha perdurado durante todo el recorrido. El sacerdote ha ido expresando, en cada una de las estaciones que lo conforman, un reproche al mundo, una mácula a los diferentes territorios que lo componen. Se ha acordado de las diferencias entre el mundo rico y el pobre, del viejo y del nuevo, la persecución a los cristianos, del egoísmo de algunos territorios y la paciencia de otros, de la problemática de los jóvenes, de lo sagrado que representa la vida en el mundo, un sinfín de conceptos que nos han hecho pensar y variar mentalmente nuestro día a día. Ese mérito ha conseguido encadenar a la gente que se ha congregado y nos ha servido de atractivo para realizar una oración de mucho valor personal y colectivo.

Me he sentido parte importante del Vía Crucis, como lo ha sido el sacerdote, como también lo han sido mis hermanos de la Vera Cruz, que en cada uno de sus papeles han expresado su compromiso de oración profunda y real. También han sido importantes cada una de las personas que allí se han congregado, volcadas con el acto en sí, al final, dados los acontecimientos, todos hemos formado el Vía Crucis, ha sido una explosión de individualidades, hemos ido dibujando una entretela colectiva en la oración, una belleza espiritual y expresividad estética. El Cristo en la Cruz ha sido acompañado por anderos que lo han ido llevando en todo el recorrido a hombros, con una delicadeza y sensibilidad que me ha encogido el corazón.

Vía Crucis significa el camino de la luz, la estampa que todos buscamos para nuestras vidas, para el caminar individual por el mundo y, con la sinceridad mostrada, seguro que encontramos respuestas para superar los tropiezos, así como los ha ido superando nuestro Maestro Jesús, alzándose a cada una de las caídas en su camino al monte Calvario.

La participación de la gente de Torrejón se ha hecho notar y, entre todos, hemos empezado la Semana Santa de nuestra Hermandad enalteciendo de manera clásica a Cristo, de la mejor manera, en comunión y enlazando mentalmente con cada una de las participaciones futuras de la Hermandad de la Vera Cruz, todo un aliciente, sin duda.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas