x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

06
Abr
2018
Gracias a Todos PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Jesús Hernández Gallardo

La luna deja que su brillo se desvanezca, que se vaya retirando de la vanguardia celestial. La Semana Santa acabó y poco a poco va decreciendo su silueta, va menguando conforme a la sistemática astral, parece que deja de interesarle lo que va ocurriendo, como si estuviera cargada de sentimientos y vida.

Las hermandades vamos plegando nuestros atalajes, los trajes y túnicas van llegando de nuevo a los armarios y el fulgor pascual se va aposentando en el pasado, dando ruta a fechas más del tiempo ordinario y nos cruzamos con la realidad más actual.

Los costaleros, anderos y nazarenos en general vamos dejando en la cuneta de la vida ya el cansancio acumulado estos días de esfuerzo y nos aplicamos en los afanes de la vida tras completar una Semana Santa emulando otro año más a la Pasión de Cristo. Seguramente a muchos nos quedará ese regusto dulce, las actividades con todos los miembros de la Hermandad, el ajetreo que ha supuesto la puesta en marcha de cada una de las procesiones, estabilizando los pasos respectivos y el regreso de nuevo a los lugares de reposo.

Las iglesias, que han sido foco de atención en estos días, regresan a lo cotidiano, a una vida más tranquila y sosegada, sin las urgencias que se han tenido en estas fechas tan laureadas en la catarata de Fe que inspira la Semana Santa. Para nosotros en la Vera Cruz ha sido inolvidable, nos ha hecho vivir intensamente este periodo de la Pasión de Cristo y a la vez nos ha proporcionado mucha empatía, cercanía entre los hermanos.

La luna ha pasado página, ya no se esmera tanto, porque quizá sus desvelos los concentraba en la intermediación celestial, la conexión que podemos creer que existe de manera exotérica y astral, aunque al final todo es la imaginación que concentramos en este peregrinar de Semana Santa. La luna seguirá siendo el año próximo un atractivo a tener en cuenta, por su belleza, su presencia nítida y llena y nos alumbrará en los momentos de penumbra en cada uno de nosotros. Damos las gracias a Dios, al cielo por permitirnos disfrutar otro año más de las oraciones y la exaltación del Cristo de la Vera Cruz y de la Virgen de la Soledad. Pensamos ya en la Semana Santa próxima y nos queda el agradecimiento de todos los que han estado con uno mismo, codo con codo esforzándose por subir el listón de la excelencia logrado. Gracias a todos los hermanos, somos Vera Cruz.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas