x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

13
Jul
2020
El Sobre Adjunto PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por PSOE CosladaJesús Hernández Gallardo

Las Mareas han dejado de existir en Galicia; pero me refiero a las mareas que en verdad han ido mareando a las gentes con sus extravagancias en política, nunca al devenir natural de sus costas. Han sido un visceral conglomerado de voces de extrarradio que han afeado a la autonomía, pero que realmente no han aportado nada positivo a la democracia. Eso han pensado los gallegos y, en consecuencia, les han eliminado del mapa geo-político de Galicia, que con el PP va viento en popa y a toda vela. Mareas es sinónimo de Podemos, de Pablo Iglesias, su versión gallega.

A muchos gallegos les ha apetecido hacer una criba de gentes innecesarias, de rarezas que no dan ningún valor al conjunto, tan solo han ido berreando por las esquinas y ellos mismos se han ido marginando de la idea central, la que ha dado fuerza a una autonomía viva que es imprescindible en el conjunto de nuestro país.

Pero lo curioso del asunto es que sus votos, esas dislocadas intenciones de sus votantes, se han largado en una pequeña parte al PSOE y el resto al BNG. Son ironías de la vida, un varapalo en toda regla, para aderezar un poquito más la realidad de una política que ha puesto un dedo en la racionalidad y el sentido común. Yo me alegro, pero mucho más se alegrarán los gallegos, separando el polvo de la paja y dejando su Parlamento con un aspecto más serio y potencialmente mucho más efectivo.

Pero trasladando esa tendencia de Galicia a nivel nacional, supongo que íntimamente le habrá entrado un cosquilleo, flojera y retortijón a Pablo, Irene y su séquito de vividores, y que más de uno se habrá levantado con la tripa mareada y suelta, todo un poema de achique. Claro que de cara a la galería mediática dirán que son problemas de la erosión de los tiempos y toda esa cantinela de suficiencia, justificando su fuerte cimentación como grupo a nivel nacional y todas esas respuestas generales sin ningún sentido real. El PP de Nuñez Feijóo machaca al resto, consigue otra nueva mayoría absoluta y sigue con su maquinaria engrasada, aumentando el peso específico de una Comunidad Autónoma que nos prestigia como país.

Por su parte el PSOE ha sumado un solo escaño, es decir, con toda la propaganda y el refuerzo a nivel nacional que han tenido, tan solo han aumentado escasamente unas migajas, entendiendo el concepto con el debido respeto, sin intención de ofender, tan solo de analizar comparativamente el destrozo ocasionado. Seguro que Pedro Sánchez, si se atreviera a analizar los resultados, diría que han aumentado el número de votantes, aunque no mencionaría nunca que la izquierda gallega pierde cuatro escaños en el global autonómico. Son paradojas de la vida política, pero la realidad es que va perdiendo fuelle el cuento progresista.

Se arruga Podemos a nivel nacional, se les deshincha ese globo que crearon a golpe de mentiras y, ya en el día a día, van haciendo aguas allá donde posan su sello, dejan sus basuras y su hedor, es su marco identificativo. Los moscones empalagosos con líderes adinerados y dueños de mansiones van mostrando sus voluntades. Para las próximas votaciones a nivel nacional sería bueno sumar al voto de la urna otro sobre adjunto con una ayuda para las letras de la propiedad de Pablo e Irene, o Dina, o Tania o Lilith.

Jesús Hernández Gallardo

Funcionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas