x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

17
Jul
2021
De Virgen de Fátima a Virgen del Carmen PDF Imprimir E-mail
Punto D Vista - Otra mirada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de TorrejónJesús Hernández Gallardo

Estas dos advocaciones marianas son el símbolo que ha tatuado en mí el gesto de la vacunación del Covid-19, porque son las fechas en que me han puesto las dos dosis. Será la irrupción en nuestras vidas de un tambaleo sanitario que ha conmocionado al mundo, nuestro mundo atacado y aterrado en todo centímetro cuadrado de su superficie. Hablar de esta pandemia supone decir que en España han fallecido más de cien mil personas, es una cifra letal, desbordante, cargada de penalidad y de sentimiento. Estas personas han dejado de existir sin sus familias, en las camas de hospitales y, eso sí, con las bondades de sanitarios que han sustituido en lo posible el sentimiento familiar, sujetando sus manos y haciendo gestos inolvidables en favor de un compromiso humano al que representa su dedicación.

Entre dos Vírgenes, que son la misma, entre dos fechas que marcan mi calendario de vacunación, las dos dosis de AstraZéneca, la que me toco por mi edad. Al finalizar mi posibilidad de entrar al amparo de mi inmunización, bajo el manto de la Virgen; han sido vacunadas en España de manera total el 50 % de la población activa y otro pellizco más a medio camino.Son los esfuerzos que las comunidades autónomas realizaron de manera titánica y los que seguirán llevando a cabo hasta la inmunización total de la población. Somos privilegiados, yo así me siento, protegido por las dos advocaciones virginales que han matizado mi camino de auxilio en la crisis.

Para cada persona tendrá un significado, será un oasis en el desierto, un punto final de su pesadilla, el borrón y cuenta nueva de otros. En mi caso se trata de ese gesto celestial impulsado por la Virgen de Fátima y la Virgen del Carmen, ambas dentro de mi percepción religiosa y reimpulsadas de nuevo en mi mente, como escudo contra el Covid-19. En mi recuerdo está la Virgen de Fátima en Cova da Iria, apareciéndose a los niños Lucía, Jacinta y Francisco, todo un símbolo para el cristianismo y un orgullo para todos nosotros, especialmente a nuestra nación hermana, Portugal.

La Virgen del Carmen en España es la patrona del mar, de la Armada Española y en otros países también representa el símbolo fervoroso relacionado con la marinería. Todo parece estar sujeto a la dualidad, como un paralelismo que nos persigue en este mundo binario, que si afinamos en la apreciación, observamos que no lo es. La inmunidad es solamente un concepto que nos socorrerá gracias a una vacuna, la Virgen María es única por mucho que la podamos identificar unas veces como la Inmaculada, Soledad, Virgen de Fátima, Lourdes o la Virgen del Carmen.

En menos de un año se ha conseguido llegar a conseguir la vacuna, un esfuerzo titánico de los científicos que han estado estrujando su sabiduría para alcanzar el ansiado bienestar de todo el planeta, el que nos acoge bajo la mirada atenta de nuestro Dios, acompañado siempre por su Santa Madre María.

 

Jesús Hernández Gallardo

Exfuncionario del Estado

Torrejón de Ardoz

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas