x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

08
Mar
2021
Cinco bandas latinas se disputan Torrejón PDF Imprimir E-mail
Lente de Aumento - Torrejón Secreto
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de TorrejónLa caída de Chamaquito convierte a la localidad en territorio en disputa

Como en los últimos años 80, hablar de Torrejón desde hace unos meses es hablar de inseguridad, y es que las bandas latinas se han hecho dueñas y señoras de la localidad. Así hasta cinco bandas operan en la ciudad, reclutando miembros, peleándose entre ellos y aspirando a controlar las calles. Tal es la situación que el Isaac Peral organizaba hace una semana una charla con dos exmiembros de bandas latinas para advertir a sus alumnos de los peligros que entrañan. Y es que, si bien llevan funcionando casi diez años, es en los dos últimos cuando la situación se ha convertido en un problema de orden público.

Las bandas latinas llegaron a Madrid en el año 2007, pero no será hasta 2015 cuando comiencen a ser percibidos como un problema. Desde entonces no han parado de crecer, primero por la capital, y, desde hace dos años, por los municipios de la región. Según la Policía, el año pasado había más de 1.200 jóvenes integrantes de bandas latinas en Madrid.

De entre ellas quizás la más conocida, aunque esté en declive, sea los Latin King. Nacida en los años 50 en Chicago, en sus orígenes buscaba una respuesta por parte de los Chicanos a la discriminación de los estadounidenses. Pero en los 70 la situación cambia, y comienza a controlar la banda las mafias del narcotráfico. Los Latin visten de amarillo y negro, llevan coronas de cinco puntas tatuadas y, en España, está integrada por ecuatorianos, dominicanos y colombianos. Tras ser la banda más activa, su cúpula es desarticulada por la Policía en 2013, y desde entonces, están en claro declive. Precisamente su caída será la que permita la entrada en España de otras bandas. Aún así sigue habiendo Latin en Móstoles, Alcobendas, Fuenlabrada, La Elipa, 12 de Octubre o Vallecas.

Tras el declive de los Latin King serán tres bandas las que ocupen su espacio: Ñetas, Trinitarios y Dominican Don´t Play. Los Trinitarios enseguida se convertirán en la banda más activa, además de la más violenta, según la Policía.

Los Trinitarios nacen en una cárcel de Nueva York en 1989, donde los presos de origen dominicano se unen para hacer frente al resto de reclusos. Tras salir de la prisión, el dominio de los Trinitarios se va extendiendo, no tardando demasiado en controlar los cinco distritos de Nueva York. La clave de su éxito está en exacerbar el nacionalismo dominicano. El propio nombre de la banda hace referencia a los tres principales líderes de la revolución que terminó con la independencia del país. Su lema es “Dios, Patria y Libertad”, el mismo de República Dominicana, y visten con los colores de la bandera del país (rojo, azul y blanco), además de un característico verde lima. A Madrid llegan en 2015 y se hacen fuertes en Leganés, Vallecas, Alcalá, Usera, Cuatro Caminos, Fuenlabrada, Parla, Collado Villalba y Orcasitas. A Torrejón llegarán en el verano de 2020, aprovechando la caída de “Chamaquito”, y no tardarán en hacerse notar. Desde entonces han sido detenidos cinco miembros de la banda tras participar en dos peleas multitudinarias.

Muy vinculados con los Trinitarios están los Dominican Don´t Play. Nacida en 1990 en Manhattan, enseguida luchará con la otra banda por hacerse con los nuevos reclutas. Los Dominican visten de rojo, blanco y azul y su ropa es holgada. Su llegada a España se sitúa en 2004 y, tras la caída de los Latin, se convierten en los principales controladores de las calles. Se distribuyen por Alcobendas, Lavapiés, Tetuán, Usera, Villaverde, Argüelles y Pozuelo. En Alcalá luchan por hacerse con el territorio de los Trinitarios; mientras que en Torrejón se hacen con el control tras arrebatárselo a los Ñetas. Los Dominican controlarán la localidad hasta que, en verano del año pasado, es detenido su líder. Tras la caída de Chamaquito, Torrejón vuelve a ser “terreno conquistable”, lo que está detrás de buena parte de los problemas que se han producido en los últimos meses. Los Dominican buscan recuperar el liderazgo perdido, y ya han sido detenidos varios de sus miembros por robar en trasteros y apuñalar a un chico hace dos meses.

Antes del control de los Dominican, Torrejón era territorio de los Ñetas. Nacidos en los 70 en una cárcel de Puerto Rico como asociación de lucha por los derechos de los presos, el asesinato de su líder, Carlos Torres Iriarte, les convertirá en una banda criminal Los Ñetas no tardarán en extenderse por Estados Unidos, enfrentándose a los Latin King, y por España. Visten de blanco, rojo y negro, y llevan pañuelo o gorra en la cabeza. Su símbolo característico es el corazón y la letra ñ. Los ñetas, tras la caída de los Latin King, se asientan en Vallecas, Quintana, Villaverde, Arganzuela, Parla y Torrejón, donde serán el grupo predominante hasta la llegada de los Dominican. Precisamente, el principio del fin de su dominio llegará en octubre de 2018, cuando una pelea a machetazos entre Ñetas y Trinitarios en plena Plaza de España termine con un Ñeta herido.

Además de tener presencia de todas las grandes bandas latinas, Torrejón tiene el honor de tener su propia banda foránea, los Big Boys, que atemorizaron a los jóvenes de la localidad hace seis años. La banda, que comenzó sus actividades en 2014, fue desarticulada a finales de 2015, y, desde entonces, no han vuelto a tener actividad.

Los que sí tienen actividad, y bastante, son los recién llegados Forty Two. Recién llegados, o más bien, reconstruídos, ya que fueron protagonistas de hechos violentos en 2005 que terminaron con la detención de su cabecilla y la práctica desarticulación de la banda. Pero en los últimos meses parecen haber vuelto, tras haberse refugiado en Alcorcón y Leganés. Los Forty Two, según la Policía, son los responsables de la desaparición de menores que se ha producido en Azuqueca en las últimas semanas, y tienen su nueva sede en Torrejón.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas