x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

14
Jul
2021
Dehesa Vieja, Santa Mónica y Paracuellos, por encima de 250 de incidencia PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Noticias Zona Este
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ministerio de CienciaEmpeora la situación en toda la Comunidad, y especialmente en la capital

La llegada del verano provoca que los laboratorios no funcionen como el resto del año, y esperemos que esa sea la razón de que el informe de esta semana del seguimiento de la epidemia diga lo que dice, pues la otra alternativa es inquietante. Así, el análisis de este martes desvelaba que más de la mitad de las pruebas de cribado pertenecen, o bien a una cepa desconocida, o bien a secuenciaciones pendientes de analizar.

Si se trata de secuenciaciones pendientes, motivadas por la ralentización de los laboratorios en el mes de julio, estaríamos en un escenario de absoluto predominio de la cepa india; pero en caso contrario la situación empezaría a ser compleja, pues, si la mayor parte de los contagios corresponden a una cepa no identificada por el cribado, que ya se habría convertido en dominante, sólo hay dos opciones: la nueva cepa española que está creciendo en Navarra; o la cepa peruana que ya es dominante en Cantabria.

A pesar de que la esperanza está puesta en que estos datos se deban a una simple ralentización, el resto de indicadores no van en esa dirección, pues el crecimiento exponencial de contagios de la última semana apunta a una curva muy parecida a la de la región cántabra. Eso sí, si bien la cepa peruana es algo más virulenta que la india (lo que explicaría el aumento de ingresos y ocupación de la última semana) está muy lejos de la gravedad de las cepas anteriores, como demuestra que las UCIs sigan vaciándose.

Los datos concretos del cribado muestran que el apartado de otras variantes, o pruebas pendientes supone el 42,5% de los contagios de la última semana, frente al 33,9% de la cepa india, el 20,2% de la cepa británica, y el 3,4% de las cepas brasileña, sudafricana y colombiana. En datos totales, la última semana se han detectado, por cribado aleatorio, dos casos de cepa sudafricana, seis de cepa sudafricana y brasileña, dos de la variante de Manaos, dos de la cepa brasileña, 377 de cepa india, y 544 de otras cepas. Por secuenciación se han detectado un caso de la variante de Manaos, 52 de la cepa india y dos de la cepa colombiana.

El empeoramiento global de los datos está tirando ya de la incidencia en todas las franjas de edad, incluso aquellas que más vacunadas están (lo que, por cierto, encajaría con una fuerte presencia de la cepa peruana, pues su escape vacunal es superior al de otras cepas), destacando el repunte en la población de más de ochenta años, que se sitúa de nuevo por encima de 25 de incidencia.

Los datos de incidencia siguen empeorando en Madrid, aunque bastante menos que en el resto de España, pues la región suma, en el último informe del Ministerio, 254 de incidencia, por encima del nivel de riesgo extremo de la OMS. Sin embargo, los de Madrid son los séptimos mejores datos de España, a años luz de los 1.014 de Cataluña. Navarra y Cantabria, con alta incidencia de las nuevas cepas, están también por encima de 500, mientras que Castilla y León ya está en 700. A nivel general, la media de España se sitúa en 436 de incidencia.

Eso sí, los datos de incidencia no tienen nada que ver con la situación asistencial, pues la ocupación de camas sigue por debajo del 5% en toda España menos en Cataluña. En Madrid se sitúa en un 3,18%. El porcentaje de camas UCI también sigue cayendo en toda España menos en Cataluña, donde roza el 20%. En Madrid los datos mejoran con respecto a la semana anterior, y ya se sitúa en un 10%. La positividad en Madrid está en un 8,45%. Esta semana la llegada de casos importados vuelve a centrarse en la capital, que recibe 155 de los 387 detectados en España. Cataluña, que ha estado a la cabeza en las tres últimas semanas, esta semana sólo suma nueve positivos.

Hablando ya de la situación por municipios, el panorama es muy distinto al del anterior informe, con una subida generalizada de la incidencia que, como ya marcaban los datos de las depuradoras, se concentran en Madrid capital y la Sierra Oeste. De tal forma, si los confinamientos perimetrales siguiesen en vigor, esta semana habría que subir la barrera hasta los 250 de incidencia, a pesar de lo cual hay treinta municipios y 75 zonas básicas de salud por encima. En la Zona Este, por ejemplo, superan el nivel de riesgo extremo Braojos (485), Corpa (414), Torremocha (372), Paracuellos (289), Olmeda de las Fuentes (289), Cobeña (267) y Meco (252); y las zonas básicas de Dehesa Vieja en SanSe (252), Santa Mónica en Rivas (287), y Paracuellos (289).

En concreto, SanSe comenzaba la semana con la incidencia más alta entre las ciudades de la Zona Este, al marcar 231 casos por cien mil habitantes. Todas sus zonas básicas rozan los 250, a excepción de Reyes Católicos, por debajo de doscientos. Sin embargo, los datos de SanSe son buenos comparados con su vecino del sur. La Moraleja, en Alcobendas, marca 392 de incidencia esta semana.

Rivas, en el Sureste, marcaba este domingo 224 casos por cien mil habitantes, con dos zonas básicas por encima de doscientos: La Paz y Santa Mónica. Si la incidencia de Rivas es alta, no pasa lo mismo con Arganda, que comenzaba la semana en 118 de incidencia con sus dos zonas por debajo de 150. Aranjuez sigue con datos estables, al marcar 135 en total, con Las Olivas ligeramente por encima de 150.

En el Corredor, San Fernando se sitúa en 194 casos, mientras que Coslada marca 149. Todas las zonas básicas están por debajo de 150, a excepción de Ondarreta, que registra 225 de incidencia.

Torrejón empeora ligeramente sus datos, pero bastante más que el resto de las ciudades de más de cien mil habitantes, por lo que abandona el puesto de ciudad con menos incidencia para quedarse en el cuarto puesto con una incidencia de 133 casos por cien mil habitantes. Por zonas básicas, la situación empeora en todas, siendo muy significativo lo ocurrido en Juncal, que, en siete días, ha pasado de 51 a 192 de incidencia. Brújula, con 155; La Plata, con 135; y Veredillas, con 131 están por encima de cien; mientras que Fronteras, con 83; y Fresnos, con 96 están por debajo del nivel de epidemia, a pesar de haber empeorado sus datos en la última semana.

Si Torrejón está en proceso de “quinta ola”, en Alcalá parece que el agua todavía no ha llegado, pues la ciudad complutense marca 126 de incidencia, la cifra más baja de las ciudades de la Comunidad de Madrid, y eso que empeora en cincuenta puntos la incidencia de la semana pasada. Por zonas básicas, tres están por debajo de cien: Puerta de Madrid, Nuestra Señora del Pilar y Luis Vives.

En Madrid capital es donde más se está notando el aumento de casos, pues la ciudad ya marca 256 de incidencia global, por encima del nivel de riesgo extremo. Por distritos, Centro, Chamberí y Salamanca superan los cuatrocientos; mientras que Villaverde, Vallecas, Puente, Carabanchel, Latina y Usera están por debajo de doscientos.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas